Cancilleres suspendieron sesión de la OEA al no poder acordar una resolución injerencista contra Venezuela (+Video)

Foto: OEA

Una reunión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA), realizada este miércoles con el objetivo de aprobar una resolución contra Venezuela y su llamado a Asamblea Nacional Constituyente, fue suspendida sin llegar a una resolución final. “Llegaron a buscar un consenso, y el único consenso al que pudieron llegar en esa reunión, es que no hay consenso”, señaló la canciller venezolana Delcy Rodríguez, en un contacto telefónico con el programa Con el Mazo Dando de VTV.

Texto: Alba Ciudad, Telesur y EFE

“Culminó la reunión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA), que provocó que Venezuela se retirase y denunciase la carta de esa organización. Está en curso un plan de intervención, y llegó el grupo de países, el llamado G-15, con su plan de intervención y de tutelaje a Venezuela, a buscar un consenso, y el único consenso al que pudieron llegar en esa reunión, es que no hay consenso”, explicó Rodríguez este miércoles en la noche.

“Se impuso la voz moral y de respeto a las normas internacionales del grupo de países del Alba y Caricom. Fue una batalla política que evidenció la pugna entre dos modelos: el modelo hegemónico dirigido desde los centros de poder de los Estados Unidos, y el modelo que propugna el respeto a la soberanía y la independencia de los países”, indicó.

Canciller Delcy Rodríguez anuncia fracaso de reunión de cancilleres en la OEA sobre Venezuela

Mire este video en Youtube.

Para Rodríguez, el diputado opositor Julio Borges, quien está encabezando esfuerzos a nivel internacional para intentar que Venezuela sea sancionada en congresos y organismos multilaterales, debe sentirse “sumamente frustrado” ante “este fracaso de la OEA, que no les dio el respaldo que han estado buscando y pretendiendo”.

Rodríguez también anunció que el Presidente Nicolás Maduro le instruyó participar personalmente, como canciller de Venezuela, en la próxima asamblea general de la organización, que se realizará en Cancún, México, entre el 19 y el 21 de junio, adonde acudirán “acompañados de los pueblos de Centroamérica, América Latina y el Caribe a defender a Venezuela y ratificar el retiro de la organización, justamente por estas pretensiones intervencionistas que un grupo de países pretenden imponer sobre Venezuela”.

Los embajadores en la OEA deberán acordar ahora una fecha para otra reunión de consulta de cancilleres sobre el mismo tema a celebrarse antes de la Asamblea General de la organización.

Dos resoluciones en conflicto

En la sesión de cancilleres se presentaron dos proyectos de resolución, que no pudieron ser consesuados.

La propuesta de declaración liderada por Estados Unidos y países con gobierno de derecha, como México, Perú, Canadá y Panamá, condenaba la Asamblea Constituyente en Venezuela y era abiertamente injerencista con el gobierno de Nicolás Maduro, mientras que la presentada por los países de la Comunidad del Caribe (Caricom) no recogía la mayoría de esas demandas y era mucho más respetuosa.

Foto: OEA

El proyecto de resolución de los países de derecha, que impulsaron este encuentro, pedía a Maduro “el cese” de la Asamblea Constituyente “en la forma en que está concebida actualmente”, la liberación de lo que ellos denominan “los presos políticos” y un calendario electoral con observación internacional. Además, llamaba a la suspensión de “todo enjuiciamiento de civiles por tribunales militares”, a iniciar un nuevo proceso de diálogo entre Gobierno y oposición y “al cese inmediato de los actos de violencia” que provengan “de cualquiera de las partes”.

También exhortaba al Gobierno venezolano a que “busque asistencia humanitaria internacional” y le ofrecía crear “un grupo de apoyo” para proveer esa ayuda junto con los organismos especializados. Asimismo, planteaba “establecer un grupo u otro mecanismo de facilitación para apoyar un nuevo proceso de diálogo” y “promover la implementación oportuna de los compromisos que asuman las partes”.

Por otro lado, los 14 países de la Comunidad del Caribe (Caricom) presentaron un proyecto que no incluía la mayoría de las demandas del texto del grupo de Perú y México.

En lo que sí coincidían los dos proyectos es en pedir el cese de la violencia a todas las partes, un nuevo proceso de diálogo, la creación de un grupo que lo acompañe y en la invitación a Venezuela a reconsiderar su decisión de dejar la OEA. Ninguna de estas propuestas era de consenso, lo que evidenció que era imposible redactar este miércoles un texto que recabara los 23 votos necesarios, es decir, los dos tercios de los 34 Estados representados (todos menos Cuba).

En contra y a favor de Venezuela

En la reunión de cancilleres, los representantes de gobiernos de derecha, como Brasil, Colombia, Paraguay y Argentina continuaron sus acciones acciones injerencistas contra Venezuela durante el encuentro de cancilleres, informó Telesur.

El canciller de Brasil, Aloysio Nunes Ferreira Filho, en su intervención afirmó que “la solución legítima provendrá de los venezolanos”, sin embargo, instó a la región a no quedarse de “brazos cruzados”. Según el diplomático, el Gobierno venezolano debe convocar a elecciones “elecciones libres” y con “calendario fijo”.

Foto: OEA

Por otro lado, los diplomáticos de Bolivia, Nicaragua, Ecuador y otras naciones rechazaron la reunión de consulta de cancilleres sobre la situación en Venezuela por considerar que interviene en los asuntos internos de ese país.

“La OEA no puede seguir siendo usada por un país para el linchamiento político en contra del Gobierno de Venezuela, es lamentable que un grupo de hermanos países se hayan parcializado en sus apreciaciones y enfoques”, sostuvo el embajador alterno de Nicaragua, Luis Ezequiel Alvarado. El canciller boliviano Fernando Huanacuni condenó lo que considera una “intervención” de ciertos actores de la OEA en los asuntos internos de Venezuela. “Los países de la región no necesitan de protectorados ni tutelajes. Nada de lo que hagamos sera útil sin la participación de Venezuela”, dijo.

La representante de Ecuador, María Íñiguez, se sumó al rechazo de Bolivia y Nicaragua al injerencismo en Venezuela durante la reunión de cancilleres. “Es preocupante que queramos imponer soluciones” a Venezuela, dijo Íñiguez y aseguró que esto “solo recuerda a épocas oscuras cuando la OEA era un instrumento para imponer agendas en nuestra región”.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz