Adán Chávez: “No dejaremos que una nueva escalada neoliberal eche por tierra el futuro de Venezuela y Nuestra América”

Adán Chávez, miembro de la Dirección Nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, afirmó que la actual arremetida que enfrenta el Gobierno Bolivariano por parte de fuerzas neoliberales nacionales e internacionales, no responde a un problema personal en contra del presidente constitucional de la República, Nicolás Maduro, sino contra el cambio estructural que el proceso revolucionario está impulsando desde hace 18 años en América Latina y el mundo.

Texto: Prensa MPPC 

“Un cambio que está basado en un modelo humanista, donde reine una verdadera justicia social, con la finalidad de cancelar la infame deuda social que se acumuló durante los años de la cuarta república, en contra de las grandes mayorías del pueblo venezolano”, escribió el también titular de la cartera de Cultura en su columna Sentir Bolivariano este domingo 2 de abril de 2017, titulada “El P..  no es solo con Maduro”.

Producto de esto, Chávez afirmó que Venezuela y América Latina están en presencia de la más grande ofensiva del imperio, debido a los incuestionables logros que han obtenido los países progresistas en la región, a través del poder emergente de las bases populares que constituye una “espina en la garganta” de la oligarquía.

Recordó que contrario a lo que han pretendido vender los sectores de la oposición apátrida, la Revolución Bolivariana tiene como principal objetivo la construcción de una República que encarne un verdadero proyecto de país, caracterizado por una profunda convicción democrática y de defensa de la constitucionalidad y la paz.

Asimismo, señaló que la fortaleza de este proceso está basada en dos pilares fundamentales: en primer lugar, en la existencia de un pueblo consciente y organizado que la apoya y, en segundo lugar, en un gran movimiento cívico-militar, que ha demostrado conocer, querer y defender fervorosamente la Constitución Bolivariana.

Por ello, enfatizó que la Revolución es y seguirá siendo indetenible hasta llegar al punto de no retorno en el camino hacia la ruptura definitiva de los viejos modelos de dominación y con un pueblo que emprendió el rumbo hacia su libertad, la independencia, la soberanía y la justicia verdadera.

“Ningún plan desestabilizador, violento, injerencista, basado en intereses económicos y clasistas, podrá con la fuerza de la convicción ideológica de nuestro heroico pueblo, porque es esta la fuerza de las ideas libertarias, del amor por los semejantes, de la lucha por la justicia social. Es la fuerza hacia la definitiva transformación del estado neoliberal burgués, hacia un modelo de estado humanista y de desarrollo sustentable, es decir, hacia un modelo socialista”, enfatizó.

El ministro aseguró que Venezuela cuenta con un pueblo consciente y de vocación pacífica, no obstante, alertó que dicha “paz no es, y nunca será, equivalente a sumisión”, pues la fuerza patriota está dispuesta a pelear cualquier tipo de batalla para defender su soberanía.

“No dejaremos que una nueva escalada  neoliberal  eche por tierra el futuro de paz, justicia social y unión de Venezuela y de la América Nuestra. (…) Les digo a quienes bajo cualquier pretexto pretenden acabar con la paz y la tranquilidad de Venezuela, que no olviden que aquí se conseguirán a los hijos e hijas de Bolívar y Chávez, junto a Maduro, dispuestos a defender con la vida cada centímetro de esta tierra guerrera, cada conquista alcanzada. Aquí hay un pueblo resteado, valiente, consciente, que sabrá proteger y defender la independencia y la soberanía de la Patria”, sentenció.

A continuación el artículo íntegro:

Sentir Bolivariano

El Peo  no es solo con Maduro…

Estamos en presencia de la más grande ofensiva del imperio en contra de Nuestra América, especialmente en contra de Venezuela. En poco más de una  década, han sido incuestionables los logros en la región y eso es una espina en la garganta del imperialismo y sus aliados de las oligarquías nacionales. El poder emergente que surgió de las bases populares, dio vida  a un nuevo proyecto histórico continental trazando el camino hacia nuestra definitiva independencia, que es también el camino hacia la más perfecta unidad de nuestros pueblos. No dejaremos que una nueva escalada  neoliberal  eche por tierra el futuro de paz, justicia social y unión de Venezuela y de la América Nuestra.

En medio de esta coyuntura, es importante realizar algunas reflexiones en torno al verdadero significado del proyecto de cambios profundos que avanza en nuestra Patria; proyecto que nada tiene que ver con la agenda de violencia, desestabilización e injerencia externa que los desesperados sectores de la oposición apátrida, quieren imponernos a todos los venezolanos. Por el contrario, la Revolución Bolivariana, impulsada por el Comandante Chávez, y continuada por el presidente Nicolás Maduro, tiene consigo la firme intención de construir una República que encarne un verdadero proyecto de país. Un proyecto que, muy por el contrario de lo que pregonan nuestros adversarios, tiene una profunda convicción democrática y de defensa de la constitucionalidad y la paz.

La fortaleza de esta Revolución Bolivariana está basada, en primer lugar, en la existencia de un pueblo consciente y organizado que la apoya; y también, en un gran movimiento cívico-militar, que ha demostrado conocer, querer y defender fervorosamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada por más del 70% de las y los venezolanos.

Ningún plan desestabilizador, violento, injerencista, basado en intereses económicos y clasistas, podrá con la fuerza de la convicción ideológica de nuestro heroico pueblo, porque es esta la fuerza de las ideas libertarias, del amor por los semejantes, de la lucha por la justicia social. Es la fuerza hacia la definitiva transformación del estado neoliberal burgués, hacia un modelo de estado humanista y de desarrollo sustentable, es decir, hacia un modelo socialista.

Esta Revolución ya es indetenible y seguirá avanzando hasta llegar al punto de no retorno. Las presiones, los cruentos ataques económicos, mediáticos, “diplomáticos”, la arremetida descomunal contra nuestra Patria, así lo confirman. Nuestros enemigos actúan así, porque avanzamos sin vacilaciones en el sentido positivo del sentimiento de las mayorías desposeídas, invisibilizadas durante siglos. Es decir, porque vamos, junto a nuestro pueblo honesto y trabajador, por el camino correcto, el de la ruptura definitiva con los viejos modelos neoliberales y de dominación. Estoy seguro que ese pueblo unido vencerá en paz, para gloria de la Patria, para felicidad de nuestras futuras generaciones.

La actual arremetida imperial puesta en marcha, que cuenta con el apoyo de los sectores más recalcitrantes de la derecha endógena y de gobiernos cipayos de la región, está basada en la ideología fascista. Actúan cual dueños del mundo. Se equivocan una vez más. Hace más de 18 años, nuestro pueblo emprendió el rumbo definitivo hacia la libertad, la independencia, la soberanía, la justicia verdadera, y nada ni nadie lo detendrá.

En esta campaña desatada, mantienen estos sectores un discurso permanente en contra del Presidente Maduro, hijo de Chávez, como lo hicieron con nuestro Comandante Eterno. Nosotros sabemos que el verdadero objetivo, el verdadero problema, no es con Maduro, no es un problema personal; el verdadero problema es con el cambio estructural que este gobierno bolivariano, revolucionario, chavista y antiimperialista, está motorizando, cambio que está basado en un modelo humanista, donde reine una verdadera justicia social, con la finalidad de cancelar la infame deuda social que se acumuló durante los años de la cuarta república, en contra de las grandes mayorías del pueblo venezolano.

Por lo tanto, como reza una consigna que he escuchado y coreado en varias de las multitudinarias concentraciones patriotas de estos tiempos, “el peo no es solo con Maduro, es con el pueblo que lo apoya seguro”. Esta frase, surgida de la sapiencia criolla, resume magistralmente el verdadero significado de la batalla que libramos hoy día en el país.

Nuestro pueblo está consciente que, frente al nuevo embate imperial, viene una hora de prueba para nuestra soberanía y nuestra independencia. Hora de prueba que afrontaremos con la misma vocación pacifista que nos ha caracterizado, siempre dejando claro que paz no es, y nunca será, equivalente a sumisión. Es decir, queremos seguir en paz; pero que nadie se equivoque, no renunciamos a ninguna forma de lucha.

A 198 años de la Batalla de las Queseras del Medio, maniobra estratégica de Páez y los lanceros que inmortalizó la estirpe llanera venezolana, les digo a quienes bajo cualquier pretexto pretenden acabar con la paz y la tranquilidad de Venezuela, que no olviden que aquí se conseguirán a los hijos e hijas de Bolívar y Chávez, junto a Maduro, dispuestos a defender con la vida cada centímetro de esta tierra guerrera, cada conquista alcanzada. Aquí hay un pueblo resteado, valiente, consciente, que sabrá proteger y defender la independencia y la soberanía de la Patria.

José Martí nos dijo en una ocasión: “Es la hora de los hornos”. Hoy, en este momento de definiciones, de nuevas amenazas, de amor patrio, digo también: ¡Es la hora de los pueblos! ¡Es la hora del futuro! ¡Aquí no se rinde nadie¡ ¡Por Bolívar y Chávez, con Maduro y nuestro pueblo, sin vacilar, Venceremos!

Viva nuestra Venezuela Bolivariana y Socialista

A la calle, a la carga, a la Victoria

Caracas, 2 de abril de 2017

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz