Benito Irady inauguró Capítulo Trujillo del Foro Permanente de la Diversidad Cultural 2017


La guerra a la que ha sido sometida Venezuela en los últimos años es profundamente cultural, afirmó este jueves el viceministro de Identidad y Diversidad Cultural, Benito Irady, durante la Instalación de la XII Edición del Foro Permanente de la Diversidad Cultural 2017, Capítulo Trujillo. “La guerra en este momento no es simplemente una guerra comunicacional, ni una guerra económica, es una guerra profundamente cultural”, alertó desde la Casa de la Diversidad Cultural ubicada en Santa Ana, municipio Pampán, estado Trujillo.

Texto: Prensa MPPC / Fotos: @RBPTrujillo

Aclaró que la lucha que hay que dar desde la cultura radica en lograr que el pueblo entienda sus raíces nacionales pues, en la actualidad, Venezuela sufre la agresión de grupos que buscan arrebatar el imaginario colectivo, espiritual y simbólico que nos caracteriza como pueblo soberano.

“Nosotros tenemos nuestros propios elementos culturales que curiosamente nos lo han arrebatado. Esa política de globalización y de la imposición de un modelo único ha ido progresivamente arrebatándonos nuestras propias pertenencias”, aseveró.

Dijo que los modelos imperiales han devastado pueblos teniendo como excusas problemas culturales. “Las culturas características de pueblos del mundo árabe están señaladas por el gran imperio como hechos de cultura donde hay un determinado fanatismo religioso que provoca muerte y destrucción. Pero, realmente, si vemos con cuidado esas noticias que nos llegan de todas partes del mundo, vamos a descubrir que la verdadera destrucción es la que los imperios han ido generando”, expresó.

De allí la preocupación de la mayoría de los países que forman parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) al ver que durante las guerras se destruyen lugares religiosos y con gran significado cultural. “Es una preocupación para nosotros ver cómo en las guerras lo primero que apuntan a devastar son los sitios sagrados, sitios milenarios, antiquísimos, de antiguas costumbres, creencias y prácticas de fe, templos religiosos. Se trata de borrar toda huella de pertenencia”, explicó.

Una consecuencia palpable de esta guerra cultural es la tergiversación, precisamente, del término: Cultura. “A veces cuando se piensa en la cultura, y es parte de la lucha que tenemos que dar, se piensa en la cultura como un gran evento. Los medios de comunicación nos venden sucesos de cultura que a nosotros no nos interesa (…) nos venden la farándula que se trata de digerir como hecho de cultura”, reflexionó.

De esta manera, propuso seguir el mandato del Comandante Chávez cuando instó a la población a reflexionar sobre el pasado. “Se trata simplemente sobre lo que nos decía nuestro presidente Hugo Chávez Frías quien nos invitaba, en cada momento, a reflexionar sobre lo que fuimos. En sus discursos profundamente llenos de contenido cultural, si bien nos invitaba a reflexionar sobre la política nos estaba invitando, profundamente, a saber lo que éramos, y yo creo que mucho de eso es lo que nos ha faltado”, sentenció.

En esa línea, invitó a los cultores y cultoras que estaban presentes en el evento y a toda la población a reflexionar. “Eso tiene mucho que ver con lo más profundo que es la importancia de entender la cultura para poder entender la política”, manifestó.

En el acto, los creadores culturales leyeron un documento donde solicitaron al Ministerio del Poder Popular para la Cultura poner en marcha políticas sociales en defensa de las tradiciones del estado. Entre ellos, el resguardo de archivos, programas y proyectos “que guarden relación con las culturas tradicionales ancestrales”.

Solicitaron el “establecimiento de acuerdos estratégicos con convenios y alianzas de gestión” para el reconocimiento de la diversidad cultural existente en el estado Trujillo. En el manifiesto, también requirieron el apoyo del Estado para “atender y apoyar el calendario tradicional trujillano”.

En este sentido, dieron importancia a la exportación de sus tradiciones culturales. Para ello, solicitaron dar a conocer su cultura ancestral, tradicional y popular en los países del mundo, especialmente en las naciones que pertenecen a organismos como la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Celac, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA, y el Mercado Común del Sur, Mercosur, “para consolidar un diálogo intercultural, nuestroamericano, para la integración regional expresado en sus tradiciones”.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz