La Nasa anuncia el descubrimiento de siete planetas similares a la Tierra

Ilustraciones difundidas por la NASA, de cómo podrían lucir los 7 exoplanetas descubiertos.

La NASA ha encontrado siete planetas orbitando una única estrella, según ha informado en una rueda de prensa. La agencia espacial estadounidense ha anunciado también de que tres de ellos presentan una alta similaridad con la Tierra y se encuentran en la zona de habitabilidad. La información fundamental del descubrimiento ha sido publicada por la revista Nature este mismo miércoles, unos minutos después del comienzo de la rueda de prensa.

Texto: The Huffington Post

El descubrimiento establece un nuevo récord de planetas potencialmente habitables hallados en torno a una misma estrella fuera de nuestro sistema solar. Según la NASA, los siete exoplanetas podrían contar con agua líquida bajo unas determinadas condiciones atmosféricas, y el hecho de encontrarse en la zona de habitabilidad aumenta las probabilidades.

“Responder a las preguntas de si estamos solos es algo urgente desde el punto de vista científico y encontrar tantos planetas como estos por primera vez en la zona habitable supone un paso enorme en la consecución de ese objetivo”, ha asegurado Thomas Zurbuchen, del Directorio de Misiones Científicas de la NASA.

Junto a él, en el acto, estaban Michael Gillon, astrónomo de la Universidad de Lieja, Sean Carey, director del Centro Spitzer de Ciencia que la NASA tiene en Caltech, Nikole Lewis, astrónomo del Instituto de Telescopios Espaciales de Baltimore y Sara Seager, profesora de ciencia y física planetaria en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Además de los dos telescopios TRAPPIST (el principal de Chile y otro en Marruecos), en el descubrimiento han participado el William Herschel y el Liverpool (ambos en la isla de La Palma, España), el UKIRT en Hawaii (EEUU), el SAAO en Sudáfrica, el HST en India, el VLT del Observatorio Europeo Austral (Chile), el telescopio Hubble y, sobre todo, el telescopio espacial Spitzer, el gran observatorio infrarrojo de la NASA.

Las maravillas de Trappist-1

Los planetas descubiertos forman parte del sistema TRAPPIST-1, localizado a cuarenta años luz de la tierra, en la constelación de Acuario. Los científicos del telescopio que da nombre al sistema de planetas anunciaron en mayo de 2015 que habían localizado tres planetas. Con la ayuda de otros telescopios, en los últimos meses han logrado confirmar la existencia de dos de ellos y, además, han hallado otros cinco.

Ilustraciones difundidas por la NASA, de cómo podrían lucir los 7 exoplanetas descubiertos, su período orbital, distancia a la estrella, tamaño y masa aproximada de cada planeta, y una comparación con cuatro planetas de nuestro sistema solar.

Michael Gillon, principal responsable de la investigación publicada en Nature, ha asegurado que “las siete maravillas de TRAPPIST-1 son los primeros planetas que se han encontrado orbitando este tipo de estrella. Ofrecen también la mejor oportunidad que tenemos para estudiar las atmósferas de estos planetas potencialmente habitables del tamaño de la Tierra”.

La presencia de agua, por supuesto, es clave para cualquier estudio posterior y para albergar esperanzas sobre la existencia de vida en ellos. Buena parte de esas esperanzas pasan por la estrella en torno a la cual orbitan los siete exoplanetas descubiertos: a diferencia de nuestro Sol, es considerada una enana ultra fría, tan fría que el agua líquida podría resistir en la superficie de los planetas que la orbitan.

Posibilidades que se abren

El hallazgo del telescopio Spitzer ha alterado de alguna manera los planes del Telescopio Espacial Hubble, cuyo equipo ha comenzado a monitorizar cuatro de los planetas encontrados, incluidos los tres que se encuentran dentro de la zona habitable. Las observaciones tienen como propósito fundamental confirmar o descartar la existencia en ellos de una atmósfera dominada por el hidrógeno, la típica en planetas gaseosos como Neptuno.

El satélite Kepler también se empleará a fondo en esta observación, y comenzará a llevar a cabo medidas exhaustivas de las variaciones en la estrella del sistema. La misión K2, así se llama el proyecto de Kepler, permitirá mejorar el conocimiento sobre las propiedades de los planetas e incluso buscar algunos nuevos en el sistema. La observación terminará a comienzos del mes de marzo y estará disponible en el archivo público de la agencia espacial.

Qué son los exoplanetas

Estos son llamados también planetas extrasolares porque orbitan una estrella diferente al Sol y, por lo tanto, no forman parte del sistema solar. Aunque habían estado entre las suposiciones de los astrónomos durante muchas décadas, la primera detección confirmada fue llevada a cabo en 1992, cuando se hallaron varios planetas con masa orbitando un púlsar.

Desde 1995, cuando se produjo la primera detección de un planeta orbitando una estrella propiamente dicha, Dimidio, los científicos no han dejado de descubrir exoplanetas. La mayor parte de ellos son gigantes gaseosos, pero entre los más de 500 localizados se encuentran algunos que podrían ser comparables a la Tierra, tanto en tamaño como en composición y condiciones.

La sonda Kepler de la NASA no ha dejado de detectar, desde su puesta en funcionamiento en 2010, exoplanetas con características similares a las de nuestro planeta. El más similar a nuestro planeta localizado hasta ahora era Kepler 438b, descubierto en 2015 y considerado el mejor candidato para albergar vida extraterrestre. Su índice de similaridad con la Tierra es del 88% y se encuentra en la zona de habitabilidad.

¿Qué nos atrae de KOI-4878? Que es un planeta de tamaño similar a la Tierra y que orbita una enana amarilla, es decir, una estrella un poco más grande que el Sol, pero menos masiva. Los astrónomos piensan, además, que presenta una temperatura similar a la de nuestro planeta y que su órbita, de 449 días, lo sitúa en la zona de habitabilidad.

Hay todavía un dato importante más: los científicos creen que su menor densidad respecto a la Tierra puede deberse a la presencia de agua en su superficie. Si se confirmara que es un planeta océano, las probabilidades de que albergue vida serían las más altas barajadas hasta la fecha.

Pero el descubrimiento desvelado este miércoles por la NASA supera ampliamente las expectativas y abre una nueva y apasionante vía de estudio.

NASA & TRAPPIST-1: A Treasure Trove of Planets Found

Mire este video en Youtube.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz