Adán Chávez: La unión cívico-militar está tatuada en nuestro ADN con caracteres heroicos

Adán Chávez (Archivo/Cortesía)

Notablemente emocionado a pesar de haber ya transcurrido un cuarto de siglo, Adán Chávez, hermano mayor del Comandante Hugo Chávez Frías y recientemente designado por el Presidente de la República, Nicolás Maduro, como ministro del Poder Popular para la Cultura, señaló con mucha firmeza que la unión cívico-militar ha sido una acción determinante que siempre ha marcado nuestra historia patria y que la rebelión del 4 de febrero de 1992, no habría podido efectuarse de no haber contado con esa expresión integral del pueblo civil y el pueblo uniformado.


Texto: Cuatro-F (Verónica Díaz-Hung)

Ante un extenso cuestionario que a continuación exponemos íntegramente, el profesor Adán resaltó los valores que formaron a Hugo Chávez como un revolucionario, dejando claro que él nunca cedió en sus más arraigadas intenciones por sumar conciencias y voluntades a la causa bolivariana y socialista y así, poder lograr demostrar en lo concreto, que otro mundo mejor es posible.

– ¿Por qué ocurre el 4F si para aquella época Venezuela era considerada la democracia más estable y duradera de América Latina?

Desde el marxismo nos preguntamos cuando se plantea el tema de la democracia: ¿Democracia para cuál clase? Porque el hecho de que Venezuela haya sido considerada por la clase dominante de entonces “una de las democracias más estables del continente” fue una de las peores falacias propagadas por el Pacto de Punto Fijo y los aparatos de dominación del imperialismo.

Esa idea fue parte del proceso de alienación política contra el cual insurge Hugo Chávez el 4-F. Y en ese sentido la razón política más poderosa fue la entrega de nuestra soberanía e independencia, que en términos concretos implicaba la entrega de nuestros recursos: desde el petróleo y el hierro, entre otros, hasta el recurso más preciado que es nuestra gente, nuestro pueblo, nuestra juventud.

Pero además, atendiendo a esta misma lógica, ese evento insurgente de signo patriótico, revolucionario y bolivariano, fue política y socialmente legitimado por las masas que ya habían explotado espontáneamente en varios momentos antes del 4F. La corrupción del sistema bipartidista liderado por AD y Copei tenía al país en un terrible estado de postración moral, política, económica y social. Levantarse contra esa dictadura disfrazada de democracia, no sólo justificaba la acción revolucionaria de febrero del 1992, sino que la hacía imperativa desde todo punto de vista.

– ¿Cómo el arañero de Sabaneta se convirtió en un revolucionario?

Los valores con los que nos formamos: como el amor al prójimo, la solidaridad, la honestidad, la disciplina y el respeto, constituyeron el punto de partida de la conducta y la vida del Hugo revolucionario.

Las influencias familiares, personales, la vida de la Sabaneta llanera de los años 60, en donde la palabra empeñada y la nobleza de corazón eran sagradas, templaron también el carácter de Hugo. Allí permanecían en el amor del pueblo las gestas épicas de figuras como Simón Bolívar y Ezequiel Zamora, pero también cautivaban los personajes populares como el famoso beisbolista conocido como “El Látigo” Chávez, a quien Hugo admiró profundamente.

Tuvimos también la herencia de tener como bisabuelo a un revolucionario como lo fue Pedro Pérez Delgado “Maisanta”, quien por cierto fue un héroe vilipendiado por la oligarquía y amado por el pueblo, de quien heredamos la rebeldía contra toda forma de opresión e injusticia.

Vivimos el llano, en su poesía y rudeza; y aprendimos a amarlo como espacio de rebeldía, amor y vida.
Conocimos a través de los libros y los relatos llaneros a Bolívar y a otros héroes de nuestra independencia; nos vinculamos a hombres y mujeres destacados de la izquierda revolucionaria de aquellos años, sobre todo después que nos mudamos a Barinas para estudiar bachillerato; y desarrollamos progresiva y científicamente nuestros valores con las ideas del socialismo. Todo animado por la sed insaciable por el estudio, por el conocimiento, que acompañó a Chávez desde temprana edad.

Un hecho muy significativo fue su incursión en las llamadas entonces Fuerzas Armadas Nacionales, en el seno de las cuales, pese a que el control del Estado y el gobierno lo detentaba una clase política con poco o nulo apego a los valores nacionales y a las ideas de redención social, existía (y existe) un hilo de pensamiento patriótico que operó como amalgama de sus ideas, su discurso y sus praxis con el que pasaría a la historia como revolucionario.

–¿Qué es el Árbol de las 3 Raíces?

El Árbol de las 3 Raíces, lo decimos con humildad, es la síntesis perfecta de la filosofía del pensamiento patriota y base programática para la praxis revolucionaria.

Para decirlo en pocas e incompletas palabras, el Árbol de las 3 Raíces alude al imperativo histórico de construir modelos propios en correspondencia con nuestra particular idiosincrasia, formulado por Simón Rodríguez, quien apela a nuestra capacidad intelectual y nuestra creatividad.

Con la raíz del Padre Libertador Simón Bolívar nos ubica en el camino político para conseguir el ejercicio pleno de nuestra independencia y soberanía, bajo un signo internacionalista de hermandad entre los pueblos nuestroamericanos, en oposición al dominio imperialista.

Y con Ezequiel Zamora se perfila la valentía, la unidad, el coraje y el patriotismo del sujeto histórico de nuestra redención: el pueblo venezolano oprimido por la oligarquía, liberado de sus cadenas por su misma acción protagónica.

–¿Cómo le cambió la vida al teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías después del 4F?

Considero desde mi perspectiva y mi experiencia como el hermano y compañero que caminó a su lado antes y después del 4-F, que entonces se inició en la vida de Hugo una larga marcha de sacrificios y grandes esfuerzos por lograr la conquista del poder político en condiciones total y absolutamente adversas para el pueblo.

La institucionalidad, tanto la interna como la foránea, eran contrarias a las ideas, propuestas y prácticas políticas de Chávez. De manera que el cambio en la vida de Hugo después del 4-F fue una especie de remolino que se potenciaba a veces con momentos aciagos y grandes tribulaciones, amenazas y peligros; a veces como momentos felices y venturosos que venían de lo profundo del pueblo. La cárcel de la dignidad le templó el espíritu de lucha; luego, el ir a las catacumbas del pueblo, permitió que el llamado a la liberación de la hegemonía imperial y del funesto pacto de Punto Fijo, se hiciese causa nacional, iniciando así el tránsito a la victoria.

Chávez no fue seducido por los cantos de sirena de la burguesía; no cedió ni un milímetro en sus firmes intenciones revolucionarias y fue vencedor frente a las conjuras de los enemigos de la patria.

Por su talla de líder-estadista, pero sobre todo por su condición de revolucionario, Chávez invocó y practicó el sacrificio como una de las mejores ofrendas de su infinito amor a la patria.

– ¿Cómo cambió Venezuela?

Venezuela ha reencontrado su camino como pueblo, como nación, como país, como Estado. Hoy somos la República Bolivariana de Venezuela: un país verdaderamente independiente y soberano que toma en forma autosuficiente y autónoma sus propias decisiones para labrar su destino. Allí está la herencia de Bolívar y Chávez. ¡Hoy tenemos Patria!

En términos económicos y jurídico-políticos también ha cambiado Venezuela. Todo en un marco constitucional y legal que otorga derechos de todo tipo a nuestros ciudadanos y se encamina de forma progresiva a desarrollar y reforzar dichos derechos. Hoy somos una sociedad de iguales con un poder popular empoderado y comprometido con seguir avanzando en la construcción de la nueva sociedad.

Esos son elementos esenciales que marcan un cambio, una transformación revolucionaria del orden anteriormente establecido. Las conquistas socioeconómicas y en los índices de desarrollo humano son tantas que no podemos enumerarlas, pero todas están signadas por un gobierno bolivariano que manda obedeciendo.
Y si analizamos con mayor profundidad en la subjetividad de nuestro pueblo, que ahora se halla incluido y reconocido como sujeto de derecho, quizás precisemos entre la gente hallazgos política, ideológica y socialmente más significativos que los que hayamos podido identificar. Por eso debemos pensar siempre como vanguardia y actuar en consecuencia para que el movimiento ascendente de las masas no arrolle al liderazgo revolucionario, sino que lo potencie.

No solamente gobernaremos obedeciendo a nuestro pueblo, sino aprendiendo de él sus sabias y permanentes lecciones.

–¿Las Fuerzas Armadas antes y después del 4F?

Ya dijimos más arriba que, aún en los tiempos más oscuros de la “democracia” puntofijista, la Fuerza Armada siempre mantuvo una línea patriótica en su seno que emana, sin lugar a dudas, de su herencia bolivariana. Pero era inocultable el hecho que sus mandos habían sido cooptados por la burguesía criolla y trasnacional y servían al Estado Liberal Burgués en su política de opresión contra el pueblo.

Estas contradicciones catalizaron el 4F la irrupción de la insurrección patriota y abrieron los cauces de interacción entre la Fuerza Armada, hoy orgullosamente una sola, Nacional y Bolivariana, y el pueblo en perfecta conjunción cívico militar.

–¿Cuándo surge la unión cívico-militar?

La unidad cívico militar es una de las expresiones específicas de la unidad popular y esta existe desde que nuestros padres aborígenes resistieron con bravura la embestida colonial. Esta unidad nos convirtió en pueblo libertador vanguardia en América y el mundo, cuya expresión más brillante la conseguimos con la gesta del Libertador Simón Bolívar.

Documentan historiadores que en la gloriosa Batalla de Santa Inés hombres, mujeres y niños tomaron las armas junto al ejército de Ezequiel Zamora para vencer por “tierras y hombres libres”. Y así sucedió en innumerables épicas patriotas a lo largo de nuestra historia.

De manera que en nuestro ADN patriota la unión cívico militar se encuentra tatuada con caracteres heroicos. Ahora, se ha fortalecido en este proceso liderado por Hugo Chávez; y sobre todo, digo yo, después del contundente triunfo del 13 de abril del 2002.

–¿Sin el “por ahora”, Chávez hubiese podido llegar a Presidente?

Sería un ejercicio vano de especulación histórica sacar el “por ahora” del glorioso contexto del 4F. Porque la frase resumió la expresión del juramento patriota tomado por Bolívar en el Monte Sacro y renovado por Chávez ante El Samán de Güere de asumir la causa de la independencia sin reposo ni descanso en contra de cualquier adversidad. Y la Historia que hemos escrito desde esa fecha transforma ese “por ahora” en un “para siempre” cuando nos entregamos a la causa de lograr que nuestra Revolución Bolivariana traspase el punto de no retorno.

– ¿Cree que se han cumplido los objetivos?

Los nuevos tiempos dan lugar a nuevos retos, a nuevas demandas sociales y nuevas expectativas en el pueblo, que ya ha visto satisfacer sus derechos esenciales y aspiraciones más sentidas. Por eso nuestro proceso político es una tarea dialéctica que se expande mientras se perfecciona.

– ¿Rebelión o golpe?

El 4F es un hito de construcción colectiva por parte del pueblo revolucionario y patriota alzado en armas, legítimamente, contra el opresor histórico. Una insurrección cívico militar, para rescatar el proyecto del Padre Libertador.

– ¿Es hoy el 4F una efeméride más?

Chávez lo explicó con suprema claridad: “El 4 de Febrero fue un día que generó fuerzas que todavía están en expansión, el 4 de Febrero no ha terminado, su espíritu insumiso debe acompañarnos cada día porque los poderes que enfrentamos desde hace más de dos décadas persisten aún en su intento de detener el curso de la historia en Venezuela, en nuestra América y en el mundo, son los poderes que amenazan con destruir a la humanidad y el planeta”.

– ¿Qué es el 4F para los jóvenes nacidos en Revolución?

Podemos considerarlo una insurrección futurista por la redención social que apuntaba a reivindicarlos como ciudadanos venezolanos plenos de derechos. Es la construcción de una Patria nueva para ellos; es el mismo compromiso y reto para las generaciones venideras; y de alguna manera, el reto de no permitir que haya ningún retroceso, que sería en definitiva, robarle el futuro a esas nuevas generaciones.

– La oposición dice que por mucho menos de lo que hoy se vive en Venezuela, Carlos Andrés Pérez salió de la presidencia. ¿Semejanzas y diferencias entre la Venezuela de 1992 y la de 2017?

Esa afirmación opositora comprueba cuán de espaldas se encuentran de la realidad, porque comparar ambas épocas constituye un acto de ociosidad desmesurado y estéril. No podemos desconocer las heridas que ha provocado al pueblo el asedio imperialista, sobre todo en materia de guerra económica. Y el Presidente Nicolás Maduro, fiel hijo de Chávez, ha demostrado en lo concreto que defiende con inteligencia y fuerza el bienestar de los venezolanos y venezolanas. Hoy tenemos independencia política, avanza la revolución social, vencemos la guerra económica. El 2017 será el año de la contraofensiva revolucionaria.

– ¿Cuál hubiese sido el destino del país poseedor de las mayores reservas de crudo del planeta si no hubiese ocurrido el 4F?

Lo responderemos con una cita textual de nuestro Comandante Eterno: “…Si no hubiese ocurrido la rebelión militar, popular, apoyada por el pueblo del cuatro de febrero, yo creo que Venezuela hubiese entrado en una guerra civil hace varios años, porque no hay mal que dure 100 años ni pueblo que lo resista. Gracias a Dios ocurrió el cuatro de febrero y evitó tragedias mucho mayores…”. Por ello, que viva el 4 de Febrero. ¡Que viva Chávez! Hoy tenemos Patria; ¡nada ni nadie nos la quitará!

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz