Una buena afeitada puso a reír y llorar al Teatro Nacional

Caraqueñas y caraqueños de varias parroquias de la ciudad se dieron cita la tarde de este sábado en el Teatro Nacional para disfrutar de la obra Una buena afeitada, monólogo escrito y actuado por el argentino Juan Sasiaín.

Texto: Ciudad Caracas

Con esta presentación se inició el menú teatral para el 2017 que trae el Circuito Teatral de Caracas.

Primero risas y luego repulsión causó el personaje creado e interpretado por por Sasiaín. Se trata de un peluquero que rememora sus vivencias de niño, sus amores y su trayectoria como profesional de las tijeras hasta que comienza a revelar su más oscuro secreto.

En un diálogo con Ciudad CCS, Sasiaín comentó que la obra habla, en clave de comedia, sobre las heridas recientes del pueblo argentino relacionadas con el robo de bebés por parte de la dictadura militar del siglo XX.

En el monólogo estrenado en 2002, el actor interpreta a Walter Echeverría, un personaje que al inicio del montaje enamora al público pareciendo ser un hombre afable, pero conforme avanza la trama va revelando su verdadera personalidad.

“Es un personaje que sueña con cumplir ese deseo de ser padre y no le sale; se enamora, trabaja y hace algo espantoso con tal de conseguir ese sueño. Entonces, el que parece un personaje simpático y agradable termina siendo un monstruo, una persona espantosa” explicó el artista.

Sasiaín comentó que este personaje, en clave de comedia, busca despertar una reflexión que él considera es comprensible en todos los pueblos de América Latina.

“Pensarnos como argentinos, como venezolanos, como latinoamericanos,; quiénes somos, porque es un monólogo por la identidad”, dijo.

Inspirado en las abuelas 

Sasiaín enfatizó que este monólogo tiene como gran inspiración la lucha del movimiento de Abuelas de la Plaza de Mayo en la búsqueda de sus nietos robados durante la dictadura militar argentina.

“Así somos desaparecieron más de 30 mil personas durante la dictadura en Argentina, también 500 niños nacieron en cautiverio y se los robaron . Se lo llevaron a gente que no eran sus padres y les dijeron que sí lo eran. Niños que hoy serían como de mi edad, más o menos, que no saben quiénes son, su nombre verdadero, sus padres verdaderos”, reflexionó.

Para el actor, contar en clave de comedia este episodio tan duro para la historia de su país le ha ayudado a llevar el mensaje a más público y a interpelar a la historia desde la perspectiva del victimario.

“Lo primero que uno piensa es denunciar algo trágico con algo trágico pero la comedia destroza las máscaras falsas”, comentó.

Siempre de gira 

Venezuela es un territorio familiar para Juan Sasiaín, quien visitó Venezuela en 2004 trayendo otro monólogo y entre 2008 y 2011 fijó su residencia en Caracas.

Una buena afeitada, que se presentó ayer en una única presentación en Caracas, subió a las tablas en la ciudad de Mérida, donde recibió una amorosa acogida por parte del público local.

El actor, que se confiesa seguidor del director venezolano Gustavo Dudamel y amante de la música de Simón Díaz, parte hoy a Bogotá, Colombia, para presentar allá este mismo monólogo.

Luego regresa a Argentina para consolidar su último proyecto teatral que será dedicado al público infantil. Sin embargo, no aspira pasar mucho tiempo en la capital sureña. “Siempre estoy de gira. Tengo comos seis monólogos en cartel y siempre voy variando”, indicó.

Saiaín quien también se desempeña como cineasta, en marzo pondrá los toques finales a su próxima película que filmará en el mes de mayo en su país. Antes realizó Choele (2013) y tiene en etapa de posproducción Vaimbora, cuya trama relata la historia de Martín, un argentino enamorado de una venezolana.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz