Milenio Libre: Los medios desarman la memoria (+Video)

sin-tituloLa relación entre la memoria, la historia y los medios de comunicación fue el tema que discutieron el filósofo y ensayista Fernando Buen Abad y el historiador Pedro Calzadilla, durante la transmisión del segundo capítulo del programa Milenio Libre, producción del Ministerio del Poder Popular para la Cultura  (MPPC) y la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad que transmite Venezolana de Televisión (VTV) todos los domingos, desde el pasado 6 de noviembre.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Texto: Ciudad Caracas 

Buen Abad, quien es también director del Laboratorio de Escritura Creativa en México y Argentina, inició el diálogo exponiendo cómo en la actualidad los medios operan sistemáticamente con el fin de borrar el trabajo que durante años se ha realizado,para conservar los datos que nos dictan de dónde venimos, cuáles son los enemigos que debemos afrontar, las formas de comunidad que hemos construido a lo largo de la historia y el rumbo que debemos seguir en la construcción de memoria colectiva hacia el futuro.

Milenio Libre #2, Fernando Buen Abad conversa con Pedro Calzadilla

Mire este video en Youtube.

Aseguró que en Italia y Miami (EEUU) existen cinco laboratorios que hacen lo imposible por desorientar a los pueblos de América Latina, despojándolos de identidad y embarcándoles en el camino del consumismo y la mercancía.

Por su parte, Calzadilla explicó que no es casualidad que siempre se toque el tema de los ciudadanos con su pasado como objetivo de guerra.

Explicó que las revoluciones del siglo XX en América Latina han tenido siempre como referente un anclaje en el pasado, para ello puso como ejemplo la Revolución Cubana, que recupera la tradición martiana; la salvadoreña, a Farabundo Martí; a Sandino en Nicaragua, como un punto de congregación de una fuerza histórica; en México, Zapata; en Ecuador, La Revolución Alfarista, y en Venezuela, la figura de Bolívar.

Aseguró que por ello desarmar la historia como un elemento de recuperación de la dignidad es un objetivo a perseguir.

Al respecto Buen Abad explicó el desmontaje de la historia y el proceso de conciencia social y político, poniendo como ejemplo el programa de El Chavo del ocho, instrumento de comunicación multipremiado y transmitido durante 25 años, en el que parece estar borrada la realidad sociopolítica de México.

“Un país que tiene el segundo lugar mundial en niños de la calle, que ya hoy tienen nietos de la calle. Eso expresa una crisis social monstruosa que traiciona con una problemática histórica todo lo que la Revolución Mexicana hizo y sin embargo 25 años de televisión en la que un niño vive dentro de un barril y no ha recibido ni un solo abrazo solidario de la comunidad en donde vive y donde parece que parte del entretenimiento consiste en pegarle a ese niño y que llore”, dijo.

Añadió que al momento de invisibilizar la historia y la realidad de un pueblo a través de un producto mediático, se convierte a ese producto en entretenimiento. Casos como este, aseguró, abundan en América Latina y sirven como procesos deshistoricistas que son consumidos diariamente.

El filósofo enumeró entre este tipo de productos a los noticieros que a través de la vía del miedo, del terror y del ensangrentamiento del imaginario realizan una operación psicológica en los habitantes, a quienes, desde antes de que salgan de sus casas por la mañana, los desliga de la realidad histórica y además los obliga a dar las gracias por ello.

En ese sentido, Calzadilla, explicó que estas prácticas influyen en el pensamiento, no solo desde el desmontaje de la población con su pasado, sino también desde la reapropiación con referencias históricas y culturales que no nos pertenecen.

“Entonces comienza una relación afectiva que va sustituyendo y va colocando en una situación de dependencia o de minusvalía a los propios referentes”, dijo.

Buen Abad añadió que hoy se presenta como desafío lo que denominó la narco cultura que viene a jugar un papel en el escenario político y económico de nuestros pueblos.

A esta narco cultura la describió como una expresión cruda del capitalismo convertida en empresa del crimen organizado, que ha tenido una transferencia directa sobre las pantallas de televisión creando y recreando ídolos y héroes.

Como ejemplo de la misma puso series televisivas estadounidenses como Breaking Bad, que posee supervisión de la Administración para el Control de Drogas DEA (por sus siglas en ingles), y una colombiana como El señor de los cielos, entre otras que muestran a los mafiosos como superhéroes e ídolos a los que acompañan en un paquete con narco corridos, narco- cumbias y hasta narco-modas.

Estos paquetes, explicó Calzadilla, se insertan en la configuración de una nueva sociabilidad asociada al crimen que arma una nueva estructura, al tiempo en el que se reniegan, se desplazan o se transforman algunas estructuras fundamentales, identitarias.

“Al tiempo que eso ocurre tenemos a Obama yendo a Cuba y pidiendo que se olvide el pasado o yendo a la Cumbre de las Américas, pidiendo que no volteemos la mirada sino que veamos hacia adelante”, expresó.

Agregó también que el discurso del presidente Chávez de plantear un reajuste de la identidad se ha intentado desbaratar en estos tiempos de agresión con el discurso del desprecio y el uso en cuñas de televisión y publicidad por parte de las empresas privadas para objetos materiales que satisfagan las necesidades creadas por el capitalismo.

Espacio para el conocimiento

El próximo domingo 20 de noviembre Milenio Libre tendrá como invitados al periodista y analista político William Castillo, presidente de Conatel, y a la socióloga y analista de medios Maryclen Stelling.

La entrega de este tercer capítulo será a partir de las 9:00 pm por la pantalla de Venezolana de Televisión.

Este trabajo audiovisual es un espacio reflexivo en el que a través del diálogo se exponen puntos de vista y argumentos que invitan al pensamiento y a la reflexión para la construcción de ideas propias.

El seriado que debe su nombre a la colección de Monte Ávila Editores, está conformado por once capítulos en los que intelectuales de América Latina reflexionan sobre temas del mundo moderno y que persigue potenciar la vocación filosófica como parte del espectro cultural que crece en Venezuela, así como complacer el deseo natural del saber.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz