Díaz-Polanco: Las comunidades pueden cultivar la identidad en respuesta al neoliberalismo

unnamed-6En el marco de la XII Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven) 2016, este miércoles, 9 de noviembre, el antropólogo dominicano, Héctor Díaz Polanco, presentó oficialmente su libro El Jardín de las Identidades. La Comunidad y el Poder, obra que lo hizo merecedor del Premio Libertador al Pensamiento Crítico 2015, por su valioso análisis sobre la lucha de las comunidades frente a los modelos neoliberales.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Texto: Prensa MinCultura 

“Es un gusto, un honor para mi haber sido reconocido con este premio, porque se trata de un premio muy peculiar que se ha consolidado en los últimos años por la calidad de los jurados y de los libros premiados”, manifestó el escritor, durante una rueda de prensa, que tuvo lugar en la Sala de Exposiciones del Teatro Teresa Carreño.

Explicó que el objetivo de su obra es ofrecer a los lectores un análisis sobre el papel de la identidad en la etapa contemporánea, la cual ha ido desplazando nociones que en el pasado habían sido centrales, como la globalización, y se ha convertido en un enfoque obligatorio para estudiar cualquier fenómeno importante en los últimos años.

“La gran batalla en el marco de la globalización es la batalla por las identidades. Hay un renacimiento a escala global de la luchas identitarias y hay, además, una nueva formulación de proyecto global a través de este aspecto”, expresó Díaz Polanco.

Recordó que una de las características más notables del proceso de globalización es la destrucción de culturas, ya que sólo a través de el exterminio de las comunidades el neoliberalismo puede expandirse.

No obstante, aclaró que si bien este modelo se ha hecho célebre por mostrarse en contra de la diversidad cultural, “este sistema no rechaza las diversidad, sino que ha credo mecanismos para aprovecharse de ella, a fin de promover una nueva fase de desarrollo capitalista mundial”.

Por ello, reiteró la importancia que ha adquirido el tema sociocultural hoy en día para entender nuestra realidad y para trazar los caminos que se deben transitar hacia la independencia de los pueblos.

“El sistema vigente se ha propuesto destruir a las viejas comunidades y construir al mismo tiempo sus propias formas de asociación nuevas, pues el reto nuestro es encontrar la manera de revertir la destrucción de comunidades e iniciar un proceso intenso de construcción”, añadió.

Díaz Polanco aseguró que la comunidad pasó a ser un elemento estratégico para la consolidación del proyecto de una humanidad emancipada, como ocurrió en otros momentos históricos. “Hoy cada vez más lo político es construcción cultural, por tanto los temas relacionados con las identidades son fundamentales”, agregó.

En referencia al título de su obra, El Jardín de las identidades, aclaró que hace alusión al concepto de comunidad como “un jardín donde se puede cultivar la identidad”, frente al “gran cementerio de identidades” que se ha encargado de construir el neoliberalismo.

“El jardín de las identidades es un elogio a la comunidad, que es el único ámbito en que lo humano puede mantenerse, florecer y prolongarse antes de que se cree un colapso generalizado de nuestra sociedad”, concluyó.

Cinco siglos de resistencia

La actividad también contó con la participación del escritor cubano, Abel González Santamaría, quien fue reconocido con una mención honorífica del Premio Libertador al Pensamiento Crítico 2015, por su libro Los desafíos de la Integración en América Latina y el Caribe, dedicado al 200 aniversario de la Carta de Jamaica.

“Este libro es un recorrido histórico para el análisis y la puesta en perspectiva de los diferentes momentos por lo que ha transitado el proceso de emancipación, las ideas integracionistas y la formación de un pensamiento unitario en la región, a partir de ese proceso de luchas contra amenazas internas y externas”, explicó el autor.

Indicó que se trata de un punto de partida para la reflexión y el debate, pues hace énfasis en “cinco siglos de resistencia, a sangre y fuego, contra potencias, que han tenido su mirada muy atenta y sus ambiciones imperiales en estas tierras de Nuestra América”.

Al respecto, destacó que a través de su obra buscó resaltar los valores patrimoniales, las potencialidades y los elementos comunes que “nos unen como región, para entender que tenemos muchas más fortalezas que debilidades”.

Igualmente, señaló que el libro está dedicado a los jóvenes, quienes tienen en sus manos las riendas de este proyecto integracionista. “Hay quienes dicen que los jóvenes no leen, pero eso es una tergiversación para tratar de apagar ese impulso que tienen los jóvenes de Latinoamericana y el Caribe, esa juventud que se despierta, que tiene inquietudes“, añadió.

Finalmente, recordó el papel determinante que jugaron el comandante Hugo Chávez Frías y el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, en la construcción de la Patria Grande y en todo el proceso de resistencia en los últimos años.

“Dos Comandantes que por su valentía e inteligencia, por siempre estar muy cerca de los pueblos, de sus culturas, nos han demostrado que un mundo mejor es posible y que sí se pueden vencer muchos obstáculos”, exaltó.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz