EN FOTOS: Banda Marcial de Caracas y destacados cantores realizaron un merecido tributo para el joven Alí Primera

 

img_8355jl1477781749

Fotos: AVN (Juan Carlos De La Cruz)

Alí Alejandro Primera, Sergio Tachón, Marta Doudiers, Oriana Ramos y otros grandes cantores protagonizaron, junto con la Banda Marcial, el concierto “Cantando a Alí” en el Teatro Bolívar de Caracas. Presentamos un reporte gráfico de Juan Carlos La Cruz, fotógrafo de AVN, y la reseña de Angel Méndez para Correo del Orinoco.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Texto: Correo del Orinoco (Ángel Méndez)
Fotos: AVN (Juan Carlos De La Cruz)

El asunto no era solo cantar, porque cualquiera puede hacerlo, pero cuando la canción va acompañada de dignidad siempre surge un cantor, un reclamo en medio de la nada o del bullicio del conglomerado. La voz del trovador irrumpe con fuerza e inunda el Teatro Bolívar, allí donde pocas veces tuvo oportunidad de hablar, para dar paso a a un programa establecido. Todo siempre está establecido Alí, pero esta vez el “tumbao” va en tu honor.

“Cantando a Alí” ha sido llamado este sentido homenaje que ha de contar con la intervención de otros Primera, como tu sobrino Alí Alejandro, nuevo presidente de la Banda Marcial; Marta, una voz imprescindible y de la que uno se enamora fácilmente; Alí Alejandro Primera García, a quien no conociste, pero que te adora; Wilfredo Petit Primera… ellos secundan otras voces que han de intervenir. ¡Qué comience la función! Son las 5:45 y vamos en vivo por Vive TV, comenta Andrea Mier y Terán, la despampanante colega –tendrías que verla Alí- encargada de presentar el espectáculo.

img_8251jl1477781749

De seguro habrías aplaudido a rabiar esa primera canción. Acaso te habrías trepado en la tarima con tu cuatro cantarín. Esas cosas ocurrían contigo cuando algo te gustaba y la presencia de Sergio Tachón, un tenor con todos los timbales te habría emocionado. Eso me ocurrió, porque Tachón es invidente y sustituye con su voz la imposible mirada. Acompañado magistralmente por esa banda que ya cuenta 150 años, se lanza con “Los techos de cartón” y te juro que pude ver los techos y ese cartón piedra del que hablaba tu amigo Juan Manuel.

img_8328jl1477781751

Le siguió “Blanquísima gaviota” en la voz timbrada de una neoespartana que endulzó la tarde-noche: Oriana Ramos. Vendría seguidamente ese sobrino nieto tuyo con voz de jilguero: Alí Alejandro Primera García, a quien de seguro habrías calificado de “larguirucho”. Él se encargó de brindarnos una pieza que a cada rato escuchamos cuando nos duele la Patria, porque hablamos de “Dolor mayor”.

img_8322jl1477781751

Retumban en nuestros oídos esas palabras tuyas hablando de Carlos Andrés, Octavio Lepage o Jimmy Carter; de lo bueno que eran algunas cosas para ellos aunque fuese malo para el pueblo. Ese verbo tuyo tiene la vigencia de ayer y se nos recuerda que el llamado tuvo lugar en esa Aula Magna de la UCV que siempre te respeto.

Hoy lunes estarías cumpliendo 75 años en esa vida azarosa que decidiste asumir. Fue tu canto una protesta permanente, la canción ahíta de humanidad extrema. Cierto que tus palabras ocasionaban piquiña en algunas esferas, pero igual el amor estaba presente y de eso se encargaría, en tu homenaje, Marta Doudiers, a quien aplaudí hasta que las manos enrojecieron. Por Dios, que manera de cantar y que hermoso es su decir. ¿Dónde se había escondido esta dama con su hermoso trinar? Se me ocurre pensar que mi pasión por otro género musical es culpable de no haberla descubierto antes. Los ángeles cantan, definitivamente cantan. Y sí, Alí Alejandro, yo voy a comprar ese CD de Marta para solazarme una y otra vez con su canción. Calzar “Los zapatos de mi conciencia”.

img_8263jl1477781750

Digo que los músicos de la Banda Marcial de Caracas disfrutaban mas que nosotros el Concierto “Cantando a Alí”. Sus composiciones, melodías hechas a destiempo en medio de las cuerdas de un cuatro, se agigantan en los clarinetes y los chelos. Andrea y Alí Alejandro entran de nuevo en la escena para una especie de pausa. Esa que nos permite de inmediato escuchar a Wilfredo Petit Primera en un número que dice demasiadas cosas “En yunta”, para de inmediato entrar en una especie de bambuco lleno de son. No te asombres porque te llame ¡Camarada!, que a fin de cuentas es una manera de decir amigo.

Vendría luego uno de los momentos mas emocionantes de la noche. Lucía Valentina Barbosa con sus 15 años agradecía los aplausos y a mí, Alí, se me aguó el guarapo. Una niña hermosa con ojos de vidrio, una muñeca que se mece en cada nota. “Coquivacoa” fue su canción para evocar ese Maracaibo tan tuyo como de todos. Simplemente espectacular.

 

img_8286jl1477781750

En un homenaje a tu recuerdo no podía faltar “Cunaviche adentro”, esa canción que escuché por vez primera en La Vega de mi infancia y mas tarde con El Gran Combo en El Poliedro de Caracas. Esa vez te subiste a la tarima y con el cuatro al hombro dijiste: “…Voy a cantarle una vainita”. Fue Fátima Sulbarán la encargada de brindarte esa versión que me sonó sensual, tal vez por la estampa de quien la cantaba.

El cierre fue espectacular. “Caña clara y tambor”, donde todos y cada uno de los participantes se montó para conformar un tributo espectacular. Cada quien con su registro vocal, lo que permitió poner punto final al evento con un sello extraordinario. Bien por todos… y bien por ti, hermano. ¡Feliz cumpleaños!

img_8318jl1477781751

 

 

img_8334jl1477781751 img_8342jl1477781752 img_8305jl1477781750

 

 

img_8260jl1477781750

 

 

img_8267jl1477781750

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz