Freddy Ñáñez escribe sobre la poeta Ingrid Jonker y su influencia sobre Nelson Mandela

19 julio, 2016

mandela-ingrid-jonker

El ministro del Poder Popular para la Cultura resalta la figura de la poeta sudafricana Ingrid Jonker, quien siendo blanca e hija de una conocida figura del gobierno de ese país, sin embargo tuvo gran influencia sobre el líder revolucionario surafricano. “Ella hizo su fisura al régimen segregacionista, enemigo también de los imposibles del arte. Violando los límites de la literatura castiza y del orden espurio de la raza; Ingrid Jonker inauguró su naufragio. Pagó en orfandad y en pobreza lo que dio con desmesura: amor por las cosas caídas”. 

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

A continuación, su artículo “Jonker y Mandela” publicado originalmente en CiudadCCS.

1

Escribo este artículo en la víspera del nacimiento de Nelson Mandela y de la muerte de la poeta sudafricana Ingrid Jonker, el primer acontecimiento fechado en 1918 y el segundo en 1965. Es deci,r se reúnen acá dos espíritus que hicieron de su vida una obra altivamente humana y que se cuenta por encima de sus propios sacrificios. Una obra que alimentó a la otra como veremos más adelante.

De Mandela conocemos hoy la historia: su lucha, sus ideas, su martirio, su inquebrantable moral y su victoria; elementos que lo elevaron por encima de la coyuntura. No por ser un héroe predestinado, todo lo contrario, fue gracias a su fidelidad que el mundo le reconoció como sujeto de un pensamiento que no se agotaría en la lucha contra el inefable apartheid, sino que trascendía como apetito universal por la justicia y la igualdad. Y esto es lo sustantivo de toda política: que se despliega como una verdad para todos contra cualquier finitud. Aún más: es la política quien piensa y defiende el carácter infinito de lo humano en relación a lo posible.

La suerte de Mandela y de Sudáfrica habría sido otra si la reacción se hubiera impuesto ante la fuerza de su verdad. La igualdad étnica que hoy nos parece tan elemental como correcta, cinco décadas atrás residía entre las cosas inexistentes, inimaginables e imposibles. Hay que decir también que el resto de los pueblos oprimidos deben a Mandela un futuro emancipado. Y es que esas tres palabras que se aplican como forma de coacción social tienen como propósito producir ausencias. Mandela venció la finitud, venció su propia muerte y con ello la anulación de su gente ampliando así, de forma definitiva, la existencia humana.

No sorprende que, prisionero del régimen racista y de sus primeros fracasos, haya alimentado su gana libertaria con los versos de Ingrid Jonker.

2

Jonker no sólo era una mujer blanca, además era hija de un alto funcionario del gobierno que ejercía como censor editorial. Su rebelión familiar fue más que una ruptura doméstica: abrazó desde adolescente la poesía como un combate íntimo emprendido contra todo sesgo y por fidelidad a los propósitos de la misma poesía entró en la deliberación política, estremeció la indolencia y continuó su curso hacia la belleza.

Así hizo su fisura al régimen segregacionista, enemigo también de los imposibles del arte. Violando los límites de la literatura castiza y del orden espurio de la raza; Ingrid Jonker inauguró su naufragio. Pagó en orfandad y en pobreza lo que dio con desmesura: amor por las cosas caídas. Ella misma culminó su vida echándose al mar: una amarga metáfora de su alma.

3

Se conoce poco la obra de esta poeta. De hecho, la traducción al español que hizo la Universidad de Antioquia (Colombia-2015) de su poemario “Humo y Ocre” resulta un descubrimiento para muchos. Creo que el triunfo de Mandela fue el de Jonker y habría que recordarlos a ambos siempre juntos recitando:

El niño no ha muerto
levanta el puño contra su madre
que grita ¡África! grita el olor
a libertad y a brezo
en los emplazamientos del corazón acordonado

El niño levanta el puño contra su padre
en la marcha de las generaciones
que gritan ¡África! gritan el olor
a justicia y a sangre
en las calles de su orgullo armado

El niño no ha muerto
ni en Langa ni en Nyanga
ni en Orlando ni en Sharpeville
ni en la comisaría de Philippi
donde yace con una bala en la cabeza

El niño es la sombra oscura de los soldados
en guardia con fusiles blindados y porras
el niño está presente en todas las asambleas y legislaturas
el niño escruta desde las ventanas de las casas y dentro del corazón de las madres
el niño que sólo quería jugar al sol en Nyanga está en todas partes
el niño hecho hombre recorre toda África
el niño hecho gigante recorre todo el mundo

Sin un pase

¿Qué habría sido del líder cautivo sin ese poema?, ¿qué había sido de Ingrid Jonker si no conoce la rebelión de todos los Mandela?

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

Ñáñez: A pesar del asedio Venezuela garantiza el derecho a la educación con igualdad de condiciones
Pasajeros con destino a Panamá, por Freddy Ñáñez
Ministro Ñañez entregó computador escolar Canaimita número 90 mil en Yaracuy
Somari Noticiero Cultural se estrenará próximamente por VTV

Etiquetas: , ,

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600

wpDiscuz