Película venezolana “La gran pelea” se estrenará el viernes 27 en los circuitos comerciales del país

ChtFgAPW0AAGIFmEl próximo viernes 27 de mayo se estrena en Maracay, Barquisimeto, Valencia, Maracaibo y Caracas, entre otras ciudades del país, el filme nacional La gran pelea, dirigido por Luis Cerasa y elaborada enteramente en Anaco estado Anzoátegui, en el contexto del proyecto de formación Cinencurso, con el apoyo del CNAC (Centro Nacional Autónomo de Cinematografía) y la Fundación Villa del Cine.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Texto: Correo del Orinoco 

La gran pelea aborda, desde los códigos del drama social,“la vida real de nuestras mujeres orientales”, la lucha cotidiana de una madre que no cuenta con el apoyo de la figura paterna para sustentar el hogar y debe salir adelante junto a sus hijas que, en este caso, son dos damas en ese complejo tránsito de la adolescencia a la juventud, justo cuando se están consolidando los caracteres de sus respectivas personalidades que luchan por imponerse.

La historia eminentemente femenina dentro de la cual los hombres ejercen roles complementarios, tal como en la vida de las madres solteras, gira en torno a la familia conformada por Marielena (Juliana Cuervos), madre de Helena (Andreína Calderón), una joven promesa del boxeo a quien apodan La Ruda y María (Ronnelys Guevara), estudiosa, amante de la música e integrate del Sistema Nacional de Coros y Orquestas Juveniles e Infantiles, quien también estuvo involucrada en el deporte de los golpes, disciplina que abandonó por insistencias de su progenitora.

Helena siente que le falta atención por parte de su madre y en ese sentido su relación con María se debate entre el amor fraternal y la rivalidad. Por otra parte a Marielena no le gusta que su hija se dedique al boxeo, lo ve como una actividad de hombres, pero La Ruda lo asume como un modo de vida y una manera de demostrarle a su madre que puede salir adelante y triunfar por medio de este agresivo deporte.ChtHQi2XAAA5DFd

En la historia interviene como contrafigura el personaje de La Diabla (Yulyannys Medina), líder de una red de micro tráfico que pretende imponerse en el barrio. La malvada intenta cobrarle a Helena una duda que no le pertenece, pro en realidad es una excusa para intentar sacar del camino a la boxeadora que se ha convertido en una figura importante en su localidad.

El deporte real

En palabras del director, La gran pelea “es básicamente es un homenaje a la mujer venezolana, que hace referencia a la templanza y la grandeza de la mujer oriental al momento de enfrentar la cotidianidad dentro de una sociedad que aún es desigual y competitiva”.

Desde esa perspectiva, dentro de la historia el boxeo simboliza el reto femenino de sobreponerse no solo a la figura masculina sino al entorno hostil, usando como plataforma una disciplina deportiva agresiva, asociada casi exclusivamente a los hombres.

“La gran pelea usa el boxeo como símbolo de ese reto de vida, de trasformación humana. Pero el deporte no se muestra aquí como el boxeo del show bussines, con grandes luces y mucho público en las gradas, sino como es en su dimensión real el boxeo femenino aficionado, más íntimo y humilde, sin exageraciones. Si son peleas algo rudas, las chicas usan sus protectores correspondientes”, aclaró Cerasa.

Un año de entrenamiento

Para poder mostrar las pelas reales, sin dobles, las actrices se sometieron a un entrenamiento de un año con el director y fundador de la Escuela Popular de Boxeo de Anaco, José García, quien a su vez recibió formación como actor para interpretar al coach de Helena dentro de la historia. Igualmente las intérpretes contaron con la asesoría de la campeona nacional María Baena, formada en Anaco.

Con lamentables fallas que no anulan el valor narrativo de la historia, La gran pelea es, por encima de todo, una película con una historia muy venezolana, especialmente oriental, que interpreta nuestra realidad de manera esencial.

En este sentido la narración muestra la mujer venezolana con su belleza real, se aleja de los códigos estéticos artificiales que se han pretendido imponer. Se despoja de pudores hipócritas y, por ejemplo, muestra de manera bien lograda a adolescentes que hacen el amor, como en efecto es, al tiempo que proponen la responsabilidad sexual.

Así mismo, mencionan tanto las lacras de nuestra sociedad, como por ejemplo la violencia, pero también lo positivo: el deporte como alternativa de vida y el Sistema Nacional de Coros y Orquestas Infantiles y Juveniles, además de la Red Nacional de Producción Audiovisual.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz