Leonor Fuguet: La ecoguerrillera de Venezuela

FUGUET“No me considero artista ni cantora en el sentido tradicional de la palabra, soy propiciadora, despertadora de conciencias dormidas hacia nuestra Madre Tierra y nuestra responsabilidad de respetarla y protegerla, utilizando la música como un instrumento didáctico para dar mi mensaje a través de mis canciones”. Así lo aseguró Leonor Fuguet a Ciudad CCS.

Texto: Ciudad CCS

Bióloga de profesión, nació el 20 de febrero de 1958 en Cotiza, y recientemente el Concejo Municipal de Caracas le otorgó el Premio de Conservación y Difusión Ambiental Waraira Repano 2016, siendo también merecedora de otros importantes reconocimientos por sus 35 años de lucha dedicados a promover la conservación del ecosistema.

En su juventud fue investigadora en enseñanza de la biología y asesora institucional. Sin embargo, heredó de su padre Rafael Fuguet, cronista musical de Mitare en el estado Falcón, la vena artística, por lo que paralelamente a sus labores llevó con su guitarra su canción a todos los espacios y congresos ambientales a los que iba.

Resaltó que en ese tiempo el Cantor del Pueblo Alí Primera era intérprete del movimiento ambientalista venezolano. Cuando muere Alí “ … el movimiento se queda sin cantor, y varios de ese colectivo que eran profesores de biología me descubren en esas andanzas de cantarle a la Tierra, y ahí me convierto en la cantora del movimiento”, detalló Foguet.

Comentó que en el 92, cuando llegó Chávez, abandonó su profesión y comenzó a militar, ya que en él descubrió que para el país venía un cambio en beneficio del pueblo y nuestra biodiversidad.

Con mucho esfuerzo tiene siete producciones discográficas en su haber e indicó que actualmente maneja una gran cantidad de composiciones musicales y textos para un libro, a la espera de una oportunidad donde a través de su creación la Pachamama implore amor para continuar acobijando y brindándole sus frutos a los seres vivos.

“Todavía falta mucho para que el pueblo tome conciencia en relación a la Tierra como madre y ser vivo, que deje de verla como un depósito inerte de recursos para explotar, y la comience a ver como un ser vivo que debemos cuidar y proteger. Y mientras eso pasa yo seguiré en la calle con mi guitarra en la mano haciendo mi parte”, puntualizó entre risas Fuguet con la personalidad jovial que la caracteriza.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz