Wikileaks pide que se publiquen todos los Papeles de Panamá

6 abril, 2016
Kristinn-Hrafnsson

Kristinn Hrafnsson, vocero e investigador de Wikileaks, pidió que los Papeles de Panamá sean publicados en su totalidad

Periodistas y analistas de diversos países han resaltado el sesgo político en la publicación de los primeros 149 documentos de los Papeles de Panamá. Desde el domingo 3 de abril, la organización Wikileaks ha señalado no estar involucrada con la publicación de los Papeles, y reclaman que la mayor parte de los documentos no se harán públicos. Este martes, Kristinn Hrafnsson, vocero e investigador de Wikileaks, pidió en una entrevista en RT que los Papeles de Panamá sean publicados en su totalidad. “Ellos dicen hacer periodismo responsable, pero, en términos generales, yo no estoy de acuerdo conque estén haciendo eso”.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Texto: Alba Ciudad (Luigino Bracci)

Programas como Keiser Report, de RT, y artículistas como Laura Lacaze, de Resumen Latinoamericano, han resaltado que la selección inicial de documentos de los Papeles de Panamá (unos 149 de los más de once millones existentes) tienen un fuerte sesgo: obedece más a intereses de los medios occidentales, que a una auténtica intención de dar a conocer la verdad. Junto a numerosos expertos e investigadores de todo el mundo, solicitan a la ICIJ (Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación) la publicación de todos los Panama Papers.

“Entre los países involucrados en la información difundida en el denominado “Panama Papers” no figuran personas de Estados Unidos, Alemania, Israel y Japón, y si la mayoría de América Latina, Rusia y China. ¿Casualidad?”. Así inicia un artículo Laura Lacaze, periodista de la Agencia Paco Urondo y Resumen Latinoamericano, en torno a los Papeles de Panamá. Y es que, aunque se ha anunciado con bombos y platillos que son más de 11 millones los documentos correspondientes a Mossack Fonseca, empresa de servicios legales con sede en Panamá, la verdad es que sólo se han publicado 149 hasta los momentos. La mayoría han sido dados a conocer por corporaciones mediáticas, algunas de ellas muy sesgadas con una tendencia política, como ocurre en Venezuela.

En Gran Bretaña ocurrió algo curioso: casi todos los medios se enfocaron en la figura de Vladimir Putin, aún cuando el padre del Primer Ministro David Cameron aparece señalado de tener empresas offshore.

“La producción de noticias a nivel internacional estuvo concentrada en un puñado de casos con un marcado sesgo geopolítico. Se publicaron casos que involucran a residentes de Rusia, China, Irán, Siria y casi la totalidad de los países del cono sur, con excepción de Bolivia”, explica Laura Lacaze.

Wikileaks pide la publicación completa de los papeles

Desde el domingo 3 de abril, la organización Wikileaks ha señalado no estar involucrada en la publicación de los Papeles de Panamá pues, de haberlo estado, hubieran manejado la situación de una forma mucho más transparente. “La mayor parte de los documentos no serán publicados y usted no tendrá acceso a una base de datos en la cual pueda hacer búsquedas”, tuitearon desde su cuenta oficial. Ese mismo día también publicaron encuestas aupando a la publicación en Internet de la base de datos completa. Wikileaks también recordó que el verdadero héroe de estas revelaciones, es el “hacker” anónimo que consiguió los documentos.

Este martes, Kristinn Hrafnsson, investigador de Wikileaks de procedencia islandesa, pidió en una entrevista en el programa Going Underground de RT en inglés que los Papeles de Panamá sean publicados en su totalidad. Hrafnsson, quien trabajó en la liberación de cables del Departamento de Estado en 2010 realizada por Wikileaks, sugirió que la no publicación de documentos podría ser entendible al comienzo porque buscan maximizar el impacto de las noticias, pero que tarde o temprano los 11,5 millones de documentos deben ser publicados en su totalidad.

“Ellos dicen hacer periodismo responsable, pero, en términos generales, yo no estoy de acuerdo conque estén haciendo eso”, dijo Hrafnsson. Indicó que, si bien Wikileaks hizo publicaciones a cuentagotas en 2010 y 2011 con los llamados Cablegates, “al final todos los documentos se colocaron en Internet, en una base de datos. Eso es lo que quiero que pase con los Papeles de Panamá: tienen que estar disponibles para el público en general, de forma tal que cualquier persona ―y no sólo los periodistas que trabajan en los datos― puedan hacer búsquedas”.

Los documentos revelan el uso de cuentas en paraísos fiscales por parte de políticos, empresarios y celebridades de todo el mundo.  La publicación de algunos de estos documentos, es el resultado de una selección elaborada por la ICIJ, en base a la filtración de una fuente anónima. Los resultados del trabajo habrían revelado 214.000 empresas off-shore vinculadas con residentes de 200 países.

Sesgo contra Vladimir Putin

Craig Murray

Craig Murray

Craig Murray, ex diplomático británico y activista de derechos humanos, destacó en su sitio de internet que la prensa internacional, incluyendo al periódico británico The Guardian, dirigió sus objetivos contra Vladimir Putin, a pesar de que él no es mencionado en los documentos. Pero tres amigos del presidente ruso estarían implicados, lo que bastó para colocarlo en sus titulares.

Para explicar el porqué de este sesgo, Murray cita al medio alemán Süddeutsche Zeitung, el primero que publicó sobre la filtración. Debido a que hay 11 millones de documentos, no fue posible examinarlos uno por uno, sino que se hicieron búsquedas globales. “Ellos han buscado nombres asociados a regímenes que han roto las sanciones de las Naciones Unidas”, denunció Murray. The Guardian también confirma esto, y señala que se buscó en los documentos a personalidades de países como Zimbabwe, Corea del Norte, Rusia y Siria.

Por ello, Murray está convencido de que “la filtración de información de Mossack Fonseca por los medios corporativos sigue una agenda dictada por los gobiernos occidentales. No hay ni una sola mención de grandes corporaciones o milmillonarios occidentales en las listas de Mossack Fonseca, siendo ellos sus principales usuarios”.

The Guardian incluso asegura que “mucho del material obtenido va a permanecer privado”. Por ello, Murray concluye: “No esperes que estas investigaciones expongan los secretos del capitalismo occidental. Éstos quedarán a salvo”.

El exdiplomático recordó que ICIJ fue creada por el Centro para la Integridad Pública, una organización estadounidense a su vez financiada por la Fundación Ford, Carnegie Endowment, el Fondo de la Familia Rockefeller y la Fundación W.K. Kellogg, organizaciones caritativas propiedad de grandes transnacionales. Otro de sus financistas es la Open Society Foundation de George Soros, filántropo hungaro-estadounidense responsable de financiar y apoyar el conflicto y golpe de estado en Ucrania. La propia ICIJ reconoce, en su página web, a varias de estas organizaciones como sus financiastas.

Difícilmente ellos apoyarían un ataque directo contra las bases del capitalismo occidental.

Stacy Herbert, quien acompaña a Max Keiser en el programa “Keiser Report” de RT, coincide con Murray. “The Guardian reconoce que de los millones de documentos que se han filtrado, el periódico solo ha hecho una búsqueda de aquellos que están incumpliendo las sanciones impuestas por EEUU, lo que pone de manifiesto lo chivatos que son”, opina. “En un mundo gobernado por el libre mercado, lo único que les importa es poder decirle al Departamento de Justicia de EE.UU.: ‘Estos han incumplido una sanción comerciando con Irán, con Irak o con Sudán'”, añade la copresentadora.

Herbert destacó que, en Gran Bretaña, medios de gran importancia como The Guardian, Gawker o BBC acompañaron sus noticias sobre los Papeles de Panamá con una fotografía del presidente ruso, Vladimir Putin, a pesar de que su nombre no aparece en los 11 millones de documentos. En cambio, los medios británicos dejaron como notas marginales que Ian Cameron (padre del Primer Ministro David Cameron) es uno de los directamente señalados, al igual que el rey de Arabia Saudi, el presidente argentino Mauricio Macri, el presidente de Ucrania, el primer ministro de Pakistán, el hijo del exsecretario general de la ONU o el primer ministro de Islandia, Sigmundur Gunnlaugsson, quien renunció a su cargo como consecuencia de las protestas por su vinculación con los Panamá Papers.

“Deberíamos centrarnos en hablar sobre los 12 líderes mundiales que sí aparecen en los papeles y de los cuales los medios británicos no quieren hablar”, acotó la periodista Herbert.

Venezuela: Periodistas sesgados

En Venezuela, todos los periodistas y medios que participan en la revelación de los casos que tienen que ver con el país son reconocidos opositores al gobierno de Nicolás Maduro. Varios son fundadores de páginas web sesgadamente opositoras, como El Pitazo, Armando.info o Efecto Cocuyo, o son periodistas en medios como RunRunes, una página web que publica constantemente chismes y rumores contra el gobierno de Maduro. Muchos de estos investigadores han sido apoyados o reconocidos por el Instituto Prensa y Sociedad (IPyS), organización no gubernamental que ha recibido fondos de la National Endownment for Democracy (NED), la USAID y el Departamento de Estado norteamericano.

El propio presidente de IPyS Venezuela, Ewald Scharfenberg, participa como escritor en el sitio web panamapapersvenezuela.com. Joseph Poliszuk ―coordinador del equipo― y Alfredo Meza, otro de los periodistas participantes, reciben abiertamente fondos de la Open Society Foundation de George Soros para su sitio web Armando.info. De allí que no extraña que los 7 artículos publicados hasta ahora en panamapapersvenezuela.com tengan un fuerte sesgo anti-chavista e intenten, de forma rebuscada, implicar al gobierno en el caso de los paraísos fiscales.

Sobre estas relaciones de los periodistas venezolanos con organizaciones de financiamiento del gobierno estadounidense, Scharfenberg sólo atinó a burlarse, escribiendo en su cuenta en Twitter: “Frente a los Panama Papers de Venezuela, el oficialismo solo ha podido decir que somos de la CIA”.

eward-cia

Suponemos que “Nicolás Maduro”, “Cilia Flores” y “Diosdado Cabello” fueron tres de los primeros nombres que intentaron ubicar en la base de datos de 11 millones de documentos, aunque sin éxito. Pero también nos preguntamos qué harían estos periodistas si se topan con algún documento que tenga nombres de grandes empresarios venezolanos, o de reconocidos políticos de la derecha local.

Hay 270 mil papeles de Panamá que mencionan a Venezuela implicando a 146 clientes, pero sólo se conoce a un puñado de ellos. ¿Podremos conocerlos a todos? Habrá que esperar para ver.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

Gobierno venezolano está presto a cualquier investigación en caso “Papeles de Panamá”
Papeles de Panamá fueron financiados por organismos estadounidenses, admite el Departamento de Estad...
Presidente Temer fue informante de EEUU, asegura Wikileaks
Filtraciones de Wikileaks revelan esfuerzos de Hillary Clinton por sabotear a Venezuela

Etiquetas: ,

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600

wpDiscuz