Ñáñez: Quintana Castillo arriesgó todo para defender a la Revolución

quintacaEl ministro del Poder Popular para la Cultura, Freddy Ñáñez, lamentó la partida física del destacado pintor Manuel Quintana Castillo, de quien confesó ser gran amigo, admirador de su obra artística y de su pensamiento. Desde la capilla ardiente que se realiza en la Galería de Arte Nacional (GAN), señaló que se tiene proyectada la reedición de su libro Cuadernos de Pintura, la publicación de su libro Cuaderno de Pintura II, la recopilación de sus ensayos y de su obra pictórica, como forma de homenajearlo y dar a conocer su pensamiento. “Le insistimos en que él debía publicar y promocionar aún más lo que hacía, y muy a su pesar iba aceptando lo que le íbamos planteando”.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Alba Ciudad (Karen Arencibia y Luigino Bracci)

“Hoy por primera vez la GAN se convierte en capilla ardiente para recibir en la Casa Eterna de Quintana Castillo a una de las referencias más grandes de la plástica nacional”, explicó.

Cf7xoygW4AA6-BE

Foto: Fundación Museos Nacionales

“Este 2016 nos pone duras pruebas. Hemos perdido muchísimos maestros, referencias importantísimas no solo del arte y de la cultura, sino del espíritu nacional: Anselmo López, Ramón Palomares, Carlos Márquez, entre otros. Y hoy despedimos a uno de los más grandes pintores de la actualidad, Manuel Quintana Castillo. No solamente era un gran pintor por las virtudes y el talento misterioso que tenía para transfigurar la realidad en sus cuadros, para hacerla más amplia, más rica, más asible a los ojos humanos”.

Señaló Ñáñez que Quintana Castillo era también un un gran pensador. “Era un filósofo de la estética, pero también de las realidades concretas del ser humano. Un hombre que pudo hacer fácil el acceso a las grandes obras de arte del planeta. Hablaba muy poco de sí mismo, pero hablaba muchísimo y bien elocuentemente de las distintas formas que el arte puede ir tomando para transformar el mundo y para transformarse a sí mismo”.

“A las 10 de la mañana, cuando su hijo me llamó para darme la infausta noticia de la desaparición física del maestro, fui a mi biblioteca a buscar Cuadernos de Pintura, un libro que él me había regalado y que me había autografiado, y leí 3 ó 4 ensayos rápidamente. Porque creo que la mejor manera de homenajear a un pensador, a un artista, es revisitándolo en su obra. Y allí me di cuenta de la magnitud del alma que nos estaba diciendo adiós en ese momento”.

“Era un gran patriota, un hombre que amaba a este país con todas sus fuerzas y toda su existencia”, explicó. “Tenemos que ser como Quintana Castillo, tenemos que eruditos, tenemos que ser ser fieles a nuestras ideas. Tenemos que ser inmensamente humildes, como fue el gran maestro”, dijo.

Arriesgó el prestigio que le dio la Cuarta República para defender la Revolución

El ministro Ñáñez señaló que Quintana Castillo “también arriesgó ese prestigio que en algún momento la Cuarta República otorgó a algunos artistas. Lo puso a prueba, para defender la verdad que estaba emergiendo este pueblo, la verdad que se constituyó en una revolución. Defendió la revolución hasta el final”, dijo.

Señaló que con él tuvo la amistad perfecta, recordando la amistad entre Simón Bolívar y Antonio José de Sucre. “Coincidíamos en las ideas, en la amistad y en la forma de practicar esas ideas, en la ética del mundo”.

“Despedirlo es asumir un compromiso, y no te estoy hablando como ministro de la Cultura, sino como venezolano. Como un hombre que ama las artes: es el compromiso de sostener su obra. Crecer a la altura de su entendimiento”, señaló.

Entre los homenajes póstumos planteados, está “el promocionar por todo el país lo que nos deja él. Se va un hombre, pero nos deja la vida plasmada. Ya estamos pensando con el Iartes, la Fundación Museos y la Casa del Artista todo lo que vamos a hacer para que su nombre se inscriba en la historia contemporánea del arte, y que los jóvenes puedan tener un horizonte de expectativas en todo lo que Quintana Castillo hizo posible”.

Pensamientos Imborrables

El maestro de la pintura del siglo XXI en nuestro país,  Manuel Quintana Castillo, además de su basta obra en lo que a este arte se refiere, también se dedicaba a la escritura.

Al respecto, la directora del Instituto de las Artes,  la Imagen y el Espacio (Iartes), Morella Jurado,  informó que, para la duodécima edición de la Feria Internacional del Libro de Venezuela,  Filven 2016, se bautizarán los cuadernos del pensamiento del maestro. “Será de una manera colorida, porque además se incorporará parte de sus pinturas”.

Entre los honores que se le rendirán a Quintana Castillo, se tiene prevista la realización de una retrospectiva sobre sus obras pictóricas, así como también una muestra de sus últimos trabajos,  que según Jurado “lindaban entre el blanco. Fue limpiando todo el trabajo y estuvo en el menos es más, apenas unas rayas, esbozos y dibujos extraordinarios de gran formato que están en su taller”.

 

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz