Jorge Eliécer Gaitán hizo temblar a la oligarquía colombiana

4e400d7a-b704-4c60-ab7e-6db6355e121fEl 9 de abril de 1948 es asesinado de varios disparos, a la entrada del edificio donde tenía su bufete jurídico, Jorge Eliécer Gaitán, aspirante presidencial por el Partido Liberal de Colombia que gozaba de las simpatías mayoritarias de su pueblo para las elecciones del año 1949 en que debía competir.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page
Texto: Correo del Orinoco (Néstor Rivero)

Nacido en 1898 en la ciudad de Bogotá, Gaitán egresa como abogado en 1925. Tras viajar a Italia adhirió las tesis criminológicas de Enrico Ferri, quien rechazaba las características fisiológicas del comportamiento criminal postuladas por Césare Lombroso. Magna Cum Laude en sus estudios, Gaitán une al talento de jurista su pasión por la política y el don discursivo. En 1929 liderará debate sobre el asesinato de trabajadores de la United Fruit Co, en La Ciénaga, suceso conocido como “Masacre de las Bananeras”, mereciendo Gaitán el título de “Tribuno del Pueblo”. Se convertirá en la figura mas avanzada y progresista del liberalismo, animado por reformas laborales y contra el latifundio, que disgustaban a los dueños de la tierra y el capital neogranadinos.

CANDIDATURA

En 1936 gana con apoyo del liberalismo la alcaldía de Bogotá. Para 1940, el Presidente Eduardo Santos le nombra Ministro de Educación, desde donde ejecuta programas de alfabetización, e implanta “el zapato escolar gratuito, restaurantes escolares, cine educativo…e inicia el Salón Nacional de Artistas”, acrecentando adherencias en los sectores desasistidos y grupos progresistas de la sociedad colombiana. En las elecciones de 1946 la presencia de Gaitán en el seno del liberalismo, lo hace abanderado de una de sus dos corrientes. Sin embargo, la división del liberalismo facilita el triunfo del conservador Mariano Ospina Pérez.

BOGOTAZO

A finales de 1947 la pugna política en Colombia había provocado la muerte de numerosos partidarios del liberalismo. En protesta, Gaitán convoca movilizaciones, como la Marcha del silencio. El día 9 de abril a mediodía, tras haber gestionado en tribunales de Bogotá, Gaitán sale a almorzar al hotel Continental. Al regreso a su oficina, le aguarda Juan Roa Sierra, quien acciona su arma y le provoca la muerte de varios disparos.

Ídolo de las mayorías populares, la muerte de Gaitán desembocó esa misma noche en una revuelta de grandes proporciones, que ha pasado a la historia con el nombre de Bogotazo. Ese mismo día se instalaba en la capital neogranadina la conferencia inaugural de la Organización de Estados Americanos (OEA). De modo que figuras de distintos países como Rómulo Betancourt por Venezuela, y el joven Fidel Castro -entonces estudiante de la Universidad de La Habana-, se encontraban en Bogotá el día de la tragedia. La posibilidad cierta de que Gaitán alcanzase la Presidencia e implantase reformas sociales que pechasen el bolsillo de los grupos opulentos y reordenase la gran propiedad de la tierra, asustó a la oligarquía conservadora neogranadina, que no temió correr los riesgos de una guerra civil, ni usar crueles métodos, con tal de impedir la opción del carismático y generoso líder.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz