Ñáñez reta a críticos del Estado Mayor de la Cultura a opinar sobre nuevos “cascos azules” de la Unesco

3DE

(Foto referencial)

Italia y la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) anunciaron el pasado martes la creación de una fuerza de tarea, llamada los “cascos azules de la cultura”, formada por 60 expertos, con el supuesto fin de proteger y conservar el patrimonio cultural del planeta en lugares afectados por conflictos. Se anuncia que la fuerza especial, que por ahora cuenta con 30 agentes especializados de los carabineros y 30 expertos, entre arqueólogos, restauradores y especialistas en arte,  será desplegada en los lugares donde el patrimonio cultural corre riesgo, por conflictos, terremotos o catástrofes naturales. “¡Vaya, vaya! ¿Qué dirán los detractores de nuestro Estado Mayor de la Cultura?”, se preguntó el ministro venezolano de Cultura, Freddy Ñáñez.  “Esos Cascos azules deberían ir a buscar el Patrimonio Cultural saqueado de América, África y Asia por los países colonialistas”.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Texto: Agencias y Alba Ciudad

El anuncio fue hecho en el curso de una ceremonia oficial a la que asistieron los ministros italianos de Cultura, Defensa, Educación, además del comandante general de los Carabineros y la directora general de Unesco, Irina Bokova. El acuerdo entre Italia y la Unesco fue alcanzado en el marco de la coalición mundial “Unidos por el patrimonio”, aprobada en junio pasado. El pasado 17 de octubre, 53 países votaron en París, sede de la Unesco, a favor de la iniciativa italiana.

La creación de esos inéditos ‘cascos azules’, que intervienen con conocimiento y sin armas ―según la nota de prensa― surge con la excusa de responder a “la reciente escalada de destrucción y saqueo sistemático de sitios culturales así como a los ataques contra símbolos de la cultura, monumentos arqueológicos y templos de minorías religiosas”. La ministra de Defensa italiana, Roberta Pinotti, actuó como vocera de esta fuerza intervencionista y señaló: “Tenemos la capacidad de intervenir en el corazón de cualquier civilización. Proteger la cultura y los monumentos es un arma importante para derrotar las amenazas terroristas”. El ministro italiano de Cultura, Dario Franceschini, indicó: “Son operativos y listos para trabajar cuando la Unesco decida”.

Daesh en Siria: el desencadenate

Las agencias señalan que una de las motivaciones para crear estas “fuerzas especiales” fue la destrucción en mayo pasado de las ruinas antiguas de Palmira, en Siria, por parte de miembros del grupo fundamentalista Daesh, mal denominado “Estado Islámico” por la prensa occidental. Templos, torres funerarias y el arco del triunfo de la milenaria ciudad situada en pleno desierto, fueron destruidos con explosivos por los yihadistas, que consideran que santuarios y estatuas son símbolos de idolatría. Bovoka reiteró en Roma que la destrucción de tales monumentos es considerado como un crimen de guerra.

Fleur-Pellerin-veut-reconstituer-Palmyre-en-3D

La lamentable destrucción de las ruinas de Palmira por parte del mal llamado Estado Islámico (Daesh) es usada como excusa para la conformación de los “cascos azules de la cultura”. Foto: Agencias

Numerosos expertos internacionales han señalado, sin embargo, el apoyo monetario, con armas, entrenamiento y logística que Estados Unidos y sus naciones aliadas dieron para la conformación de Daesh, como una forma de intentar acabar con el gobierno sirio de Bashar al-Ásad. El apoyo estadounidense a este grupo fundamentalista y a otros movimientos de rebeldes sirios desencadenó una guerra civil en dicho país y una migración masiva de ciudadanos sirios a Europa, dejando a su paso miles de muertos, millones de desplazados, ciudades enteras destruidas, una crisis humanitaria sin precedentes y graves daños a la cultura de los países afectados.

Sólo la reciente intervención militar de Rusia ha ayudado a frenar un poco el avance de Daesh.

17434244

Ruinas antiguas de Palmira custodiadas por un policía del gobierno sirio, antes de ser tomadas por Daesh (Estado Islámico)

“¿Qué opinarán quienes atacaron al Estado Mayor de la Cultura?”

Al respecto, el ministro de Cultura venezolano, Freddy Ñáñez, ha resaltado la noticia a través de su cuenta en Twitter @luchaalmada, y se pregunta qué pensarán al respecto quienes criticaron duramente el anuncio, hace dos semanas, de la creación de un “Estado Mayor de la Cultura”. Se preguntó: “¡Vaya, vaya! ¿Qué dirán los detractores de nuestro Estado Mayor de la Cultura? Esos Cascos azules deberían ir a buscar el Patrimonio Cultural saqueado de América, África y Asia por los países colonialistas”, dijo el ministro.

El Estado Mayor de la Cultura fue instalado el pasado 29 de enero, y tiene como propósito “blindar los elementos subjetivos de nuestros país, atacados ya con el correlato de la guerra económica. También buscará honrar el imaginario heroico y los elementos afirmativos de la venezolanidad”. Está conformado por figuras de distintas áreas culturales de nuestro país, como Luis Britto García, Omar Cruz, Fruto Vivas y Laura Antillano.

“¿Los ‘cascos azules de la cultura’ traerán de vuelta nuestra Piedra Kueka? Opinen y, como dice Bernardo Núñez, seamos parciales por nuestro país”, señaló Ñáñez en referencia a la piedra ancestral y sagrada del pueblo pemón venezolano, cuya extracción fue autorizada en 1998 por el gobierno del entonces presidente Rafael Caldera sin el consentimiento de los pemones, para formar parte del proyecto Global Stone en el parque metropolitano Tiergarten, en Berlín (Alemania), liderado por  Wolfang von Schwarzenfeld. El gobierno bolivariano ha calificado esta acción de secuestro, y está realizando las acciones necesarias, junto al pueblo pemón, para traer la piedra nuevamente a Venezuela.

Ñáñez también se dirigió vía Twitter a Tulio Hernández, quien recientemente escribió un artículo en El Nacional despotricando del Estado Mayor de la Cultura. “Señor @tulioehernandez, me gustaría conocer su opinión sobre la ‘creación’ de semejante órgano supranacional”, increpó el ministro a Hernández preguntándole sobre los “cascos azules de la Cultura”. Hernández había afirmado en su artículo que el Estado Mayor de la Cultura es “algo tan excéntrico, patético o chocante como un general obeso, pantalones de malla ajustada, zapatillas blancas y boina roja, haciendo de Príncipe Sigfrido en una puesta en escena socialista del Lago de los Cisnes”.

An aerial view taken on January 13, 2009

Ruinas antiguas de Palmira antes de ser tomadas por Daesh

isis05

Daesh realizó ejecuciones de sirios en las ruinas de Palmira.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz