Patrimonio documental de la Biblioteca Nacional: semillero para la investigación

BIBLIOTECA-NACIONAL-CARACAS-VENEZUELA-130Como bien sabemos, la información es estratégica para la toma de decisiones de carácter gubernamental. Prueba de ello es que “la historia de la Biblioteca Nacional está vinculada al desarrollo de las leyes del Congreso en el año 1833 y nació con Publicaciones Oficiales; ahí estaba la información actualizada relevante en ese momento para la nación venezolana”, cuenta Santos Himiob, coordinador de la Unidad de Investigaciones Documentales Ángel Raúl Villasana.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Texto: Prensa IABN

Cabe destacar que “libertadores, como Andrés Bello y Juan Germán Roscio, manifestaron la necesidad de traer libros a la Biblioteca Nacional para poder legislar en diferentes áreas. Por ende, la primera colección fue legislativa y contaba con documentos de la Gran Colombia y de los Archivos de Indias. En el decreto del año 1833, se exhorta a generar información en materia legislativa venezolana, ya que para la época sólo se tenían referentes extranjeros”, continúa Himiob.

En la actualidad, la Biblioteca Nacional continúa generando información relevante para investigadores. Al respecto, Yadira Díaz, investigadora de la UIARV, al describir su experiencia en la Dirección de Libros Raros y Manuscritos, comentó que “la búsqueda de información en esa colección ha trascendido lo esperado. Hemos encontrado cantidad de documentos en otros idiomas como, por ejemplo, algunas cartas de 1896 que exponen la problemática limítrofe entre Guyana y Venezuela; unas de ellas en italiano que se pudo traducir gracias a la colaboración de traductores profesionales que la evaluaron”.

“La primera carta que se tradujo es la de un cónsul venezolano en Italia que expone que los límites expresados en un documento no corresponden a la descripción acordada por la Sociedad Científica Geográfica; los mapas establecidos y confirmados por España se fueron heredando de generación en generación; y se debe corregir ese error”, enfatizó la investigadora.

Los investigadores concluyeron que la Biblioteca Nacional no sólo cumple con el 5to. objetivo del Plan de la Patria, referido a la preservación, sino que está vinculada a todos sus objetivos, por ser un agente generador de información para la investigación, no sólo un servicio de préstamo de libros.

A lo que manifestó Díaz, “ no sólo preservamos la memoria documental dando respuesta a un paradigma custodial, sino que rescatamos la memoria de un país, lo que implica dar a conocer un acervo documental que expresa la cotidianidad de una sociedad y que no debe mantenerse oculto; lo ideal es sacar a la luz, a través de la investigación, esa documentación que responde a un período histórico”.

 

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz