Casa de las Letras Andrés Bello bautizó El habla del venezolano

W-Osuna-y-autoraNuestra lengua con sus variantes fue el tema de discusión en la Casa de las Letras Andrés Bello, con la presencia de William Osuna, Gabriel Saldivia e Isabel Rivero de Armas, quien presentó su último libro en CD, bautizado con el nombre El habla del venezolano y que próximamente estará en físico.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Texto: Ciudad Caracas

Esta tertulia se realizó en el marco de las actividades programadas dentro de las acciones para conmemorar el Mes de Andrés Bello en los 234 años de su natalicio.

En su condición de presidente de la Casa de las Letras Andrés Bello, el poeta William Osuna fue el primero en tomar la palabra para pasearse por los recuerdos de sus tiempos de antaño, cuando de niño y adolescente soñaba con ser el mejor lanzador de los Dodgers de Los Ángeles o el center field de los Yankees de Nueva York.

Pero la conversación en la biblioteca de esa institución no se suscribió a los sueños del poeta, solo fue un preámbulo para entrar en el mundo de las palabras, citando a Julio Cortázar y su Rayuela con todo el universo que significó la manera de narrar de este escritor nacido en Bruselas y nacionalizado en Argentina y Francia.

Resaltó que a pesar de que todos los latinoamericanos tenemos un mismo idioma, en cada una de las naciones existen maneras diferentes de nombrar las mismas cosas o de dar significados a las palabras.

De la misma manera, señaló que en las diversas regiones de Venezuela también se da ese mismo fenómeno, lo cual nos enriquece por la dinámica que encontramos en nuestro hablar cotidiano.

Gabriel Saldivia, quien desde hace muchos años se encarga de custodiar y administrar los libros antiguos de la Biblioteca Nacional, elogió el trabajo de Isabel Rivero de Armas, “… porque el habla es nuestro trajinar de todos los días con el idioma”.

En un resumen sucinto se remontó a los tiempos de antaño, cuando el idioma de los invasores europeos llegó a estas latitudes para “criollizarse” o hacerse nuestro.

Explicó la dinámica de la empatía que tenemos con la lengua, tomando como ejemplo a los haitianos, quienes, colonizados por los españoles y luego por franceses, crearon su propio idioma al cual llamaron creole o criollo; es decir, la voz de la crianza.

Por esta razón, afirmó que nosotros no hablamos castellano, como nos enseñaron hace algunos años en la escuela. Según su criterio, nuestras voces son españolas americanas y por eso conseguimos diferentes dialectos en nuestro país.

Finalmente, la autora del libro El habla del venezolano, Isabel Rivero de Armas, tomó la palabra para agradecer a sus antecesores en la tertulia y a los directivos de la Casa de Bello, quienes le “… concedieron el honor de publicar su obra en esta editorial”.

Destacó que su trabajo se basa en artículos publicados en el diario Últimas Noticias y en la revista Bohemia, entre los años 2002 al 2005, basados en la necesidad de ahondar en el análisis de la forma como se usa el lenguaje en el país.

Basada en esto y en la creencia generalizada de que el venezolano tiene pobreza en su lenguaje, refirió que, por el contrario, en nuestro país existe una cantidad de léxicos que se generan de las actividades cotidianas, colocando como ejemplo lo que sucede desde siempre con el béisbol.

Recordó los aportes de Andrés Bello a nuestra lengua y los estudios de Ángel Rosenblat, quien tocó temas similares a los suyos en sus libros.

Como cierre, William Osuna, Gabriel Saldivia y el hijo de Isabel Rivero vertieron los pétalos de rosa sobre un CD simbólico del libro bautizado en el acto.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz