“Difundir la buena nueva de la revolución” es el principal objetivo del colectivo Comunicalle

fs_05541435450257

Armando Carías junto al presidente Nicolás Maduro y el equipo de ComuniCalle al recibir el Premio Nacional de Periodismo 2015. Foto: Prensa Presidencial.

ComuniCalle es un colectivo artístico comunicacional que constituye la unión de dos palabras que expresan en este caso el concepto de un proyecto: una propuesta comunicacional que vincula lo artístico con lo informativo desde la calle. Los medios de comunicación masivos como la radio, la televisión la prensa y ahora las redes sociales, ocupa un espacio muy importante en lo que tiene que ver con la divulgación a grandes audiencias para dar la información del mensaje. Así lo explicó el comunicador social y director de este colectivo, Armando Carías, tras una entrevista realizada en el programa Son Ara de Alba Ciudad 96.3 FM el viernes pasado.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Texto: Angie Vélez, Alba Ciudad
Entrevista: Programa SonARA

Sin embargo hay otros espacios que no son masivos, que tienen también importancia y trascendencias, no tanto desde el punto de vista de la cantidad de audiencia, sino de la calidad del mensaje. Carías se refiere a cuando se está hablando en cualquier medio y está siendo escuchado por unas 100 o más personas; esto tiene más audiencia que la cantidad de personas que puedan congregarse en una esquina de una calle o en una plaza. Por eso son masivos, atienden a la masa.

El trabajo comunicacional personalizado tiene una cualidad que no siempre tienen los medios masivos, refiriéndose a la calidad de la comunicación, la calidad afectiva. “Decimos siempre en Comunicalle que la comunicación será más efectiva, en tanto más afectiva. Si tú construyes un puente de afecto con este usuario que nos está escuchando, o con el que te escucha en una esquina, en una plaza; es más probable que ese mensaje que estas intentando hacer llegar vaya más allá de lo perceptivo desde el punto de vista de la inteligencia”, afirmó Carías. “Le puedes llegar a los efectos”, añadió.

Señala que las artes escénicas tienen ese efecto, porque una obra de teatro puede llegar a conmover hasta las lágrimas. Difícilmente un periodista o una narrador de noticias podría llegar a lograr ese efecto dando una información. Lo que quiere decir con todo esto, es que si la comunicación llega a tocar el alma y los sentimiento de quien está percibiendo la información, será más efectivo el propósito básico de la persuasión o el convecimiento de esa persona. No es únicamente informar.

Cuando se comunica, se intenta ganar adeptos a una causa y ganar personas a la propuesta que se expone. Es por ellos que Comunicalle busca desde el espacio público y desde la calle, construir puentes de afectos de quienes reciben ese mensaje. Puentes de afectos que están cargados de una temática que es dar a conocer esos logros que tiene todo el proceso que está viviendo el país en este momento.

“Difundir la buena nueva de la revolución” fue una frase tomada de una de las integrantes de este colectivo, que tienen que ver con el proceso y que también se inclina en desmotar matrices que intentan descalificar esos logros de la revolución. Por eso, en Comunicalle se trabaja en dos direcciones: una para difundir y apoyar las políticas informativas o comunicacionales del estado; es decir, si se inaugura una escuela, un centro de salud o alguna vía que facilite el acceso a otra ciudad, son obras que no se verán reflejados en una medio de la derecha.

También desmotan los ataques sobre la base de mentiras o manipulaciones a la revolución bolivariana. El ejemplo más cercano a esto es el caso del Esequibo, en el que lo medios de la derecha están invisibilizando los logros que en materia de política internacional tiene la revolución.

Carías asegura que en este colectivo se aborda el sistema como una pauta informativa. Narra la historia desde el punto de vista de informar lo básico, porque hay elementos básicos que no han sido difundidos. Por ejemplo, cuando se firmó el Acuerdo de París, que no tiene valor desde el punto de vista histórico ni legal, ya que fue un acuerdo completamente amañado donde no hubo ningún representante venezolano. Todos eran abogados del Reino Unido y de Estados Unidos quienes representaron a Venezuela. Por eso, el Presidente Nicolás Maduro recurre al acuerdo de Ginebra, que es el que en efecto tiene los basamentos legales. “El grueso de las personas desconoce eso”.

Asumen matrices informativas como las guerra económica, los derechos humanos: cómo un medio de comunicación no convencional, con una pauta diaria periodística como lo hace cualquier medio de comunicación, pero desde la escena, el teatro, el circo la danza y la música.

De teatro infantil a Comunicalle

Cuando Carías estaba a punto de jubilarse de la Universidad Central de Venezuela (UCV), después de haber estado 28 años dirigiendo el grupo teatral “El Chichón” el cual fundó y dirigió durante ese tiempo, pensó irse al campo a sembrar papa “hacer un trabajo de hombre jubilado o con su familia: a criar gallinas, todas esas cosas que uno dice… ¡me retiro del mundanal ruido!”.

Pero recibió la llamada de Helena Salcedo, entonces directora de Radio Nacional de Venezuela (RNV), haciéndole una oferta para que se encargara de la creación del Canal Juvenil de RNV. A ese llamado respondió: “Helena , yo estudié comunciación social y apenas vi un semestre de radio, yo no sé nada de radio. Me dice: no importa, aquí vas a aprender, tienes toda una vida trabajando con jóvenes y conoces la situación, los temas que pueden ser de interés y cómo trabajar con jóvenes”.

Ya siendo un adulto contemporáneo, asumió el reto de crear una emisora juvenil. A partir de ahí se reencontró con su oficio de periodista. “Tenía engavetado ese título, que había obtenido en la UCV, muy orgullosamente porque había tenido excelentes profesores. Mi tutor de tesis de grado fue el profesor Earle Herrera”, expresó Carías.

Desde ese momento en que asumió esa responsabilidad aprendió a hacer radio. Ya tiene ocho años dirigiendo el canal juvenil de RNV. Estando en ese canal, fue cuando el entonces ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, le propuso fusionar su experiencia teatral con su experiencia periodística .Fue entonces cuando nació Comunicalle, el 25 de julio de 2013 en la Redoma de Petare.

El nuevo ingrediente que tiene esta propuesta comunicacional, es la calle, ya que Carías había hecho muy poco teatro callejero. Recurrió a un libro escrito por el brasileño Augusto Boal, quien tiene un trabajo investigativo llamado El Teatro de lo Oprimido (teatro social, revolucionario, de calle). Con ese material se lanzó a la aventura de crear Comunicalle, haciéndole un llamado a grupos de artistas, teatreros, y músicos.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz