Congreso “Inventar la Democracia del Siglo XXI”: Llaman a tomar los espacios públicos para la transformación

DSC09184

La cantautora utruguaya Diana Reches, el ministro Reinaldo Iturriza, el periodista cubano Omar González y el filósofo argentino Vicente Zito Lema

Como parte de las actividades del Congreso Internacional “Inventar la democracia del siglo XXI”, este viernes se llevó a cabo el foro Producción Cultural y movilización social en la Sala Juan Bautista Plaza de la Biblioteca Nacional, donde se dieron cita diversos ponentes de América Latina y Europa, entre ellos el poeta venezolano Edmundo Aray, el músico vasco Fermín Muguruza, la artista y cantautora uruguaya Diana Reches; el escritor y periodista cubano Omar González, el filósofo argentino Vicente Zito Lema y el ecuatoriano Julio Peña, Presidente del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (Ciespal).

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Texto: Prensa Alba Ciudad (Johny Marquina) / Fotos: Luigino Bracci

El Ministro del Poder Popular para la Cultura, Reinaldo Iturriza fue quien dio las palabras de inicio al conversatorio, al tiempo que celebró el alto nivel de reflexión que estas actividades pueden conferir a la conciencia colectiva a través del debate, y manifestó el gran interés que representa para nuestro país, el resultado de estas discusiones en términos de Planificación para la acción.

En su participación, Edmundo Aray, poeta venezolano, indicó que la educación es clave para la producción en ámbitos como la alimentación, la energía eléctrica, la ciencia y la tecnología, las cuales constituyen nuestra soberanía: “Una revolución socialista como la nuestra, no puede construir una sociedad nueva con valores viejos”, declaró.

El primero de los invitados internacionales en tomar la palabra fue el músico vasco Fermín Muguruza, quien compartió la experiencia de su pueblo que, en la dictadura franquista, fue obligado a olvidar su lengua euskera, y cómo a través de la música, se dedicó al rescate de la misma.

La también artista y cantautora uruguaya, Diana Reches, destacó la importancia que tiene la diversidad de pensamientos e ideologías entre los individuos de un pueblo. Abordó, además, el tema del espacio público como lugar de encuentro para la vida y la transformación humana, recordando que en su tiempo, el fascismo levantó monumentos y estatuas en espacios públicos, pero nunca pensó en el individuo como creador social y cultural.

Por su parte, Omar González, escritor y periodista cubano, recordó al filósofo Noam Chomsky y las estrategias de la manipulación mediática, y cómo éstas se hacen presentes en el día a día de los países de nuestra región. La necesidad de asumir el rol crítico frente al poder de la hegemonía mediática.

DSC09101

Omar González

Eduardo Galeano: Siempre presente

El Congreso Internacional “Inventar la democracia del siglo XXI”, también rindió homenaje al recientemente fallecido escritor y periodista uruguayo, Eduardo Galeano. Entre los ponentes invitados al foro, estuvo el filósofo argentino, Vicente Zito Lema, que recordó al compañero Galeano, junto a quien fundó la revista “Crisis” y con quien compartió la experiencia del exilio.

DSC09164

Lema afirmó que es esencial que el pueblo desarrolle el sentido de la crítica y recordando al pensador alemán Friedrich Nietzsche, invitó a siempre “sospechar”.

Por otro lado, afirmó que la construcción de la revolución “nos demanda, cara a cara, a cada uno de nosotros”. Cada individuo es actor de la revolución, y por ende, todos deben contribuir en esa transformación, por el bien social, haciendo así más fácil la tarea de “detener al imperio y el mal que se mueve en las aguas de Venezuela, sin dejarlo todo en manos del Presidente”.

DSC09135

En otro orden de ideas, Julio Peña, Presidente del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL), de Ecuador, profundizó acerca del fortalecimiento de la democracia en el siglo XXI, la transformación de la cultura para poder hacer frente a la sociedad de consumo imperante, y el socialismo del buen vivir.

La emisora Alba Ciudad, a través de su señal FM y su página web,  y las redes sociales del Ministerio del Poder Popular para la Cultura (Twitter: @minculturave y Facebook.com/Mincultura)  continuarán informando sobre  las actividades en el marco del Congreso Internacional “Inventar la democracia del siglo XXI”, el cual finalizará este sábado 30 de mayo en la Biblioteca Nacional.

DSC09201

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

Dejar un comentario

1 Comentario en "Congreso “Inventar la Democracia del Siglo XXI”: Llaman a tomar los espacios públicos para la transformación"

Notificar en
avatar
600
Grace Vargas
Invitado

Ya que se discute sobre alternativas para reinventar la democracia, me gustaría compartir algunos fragmentos de uno de los recientes informes de la Oxfam, que aunque plantean un enfoque económico, todos sabemos que el desarrollo de la economía en una nación, está estrechamente vinculada a su política pública.

Entonces, aquí algunos fragmentos del informe de la Oxfam, que aunque mucho ya se conoce, siempre es bueno recordar.

La desigualdad económica crece rápidamente en la mayoría de los países. El Foro Económico Mundial considera que esta desigualdad supone un grave riesgo para el progreso de la humanidad.

La desigualdad económica extrema y el secuestro de los procesos democráticos por parte de las élites son demasiado a menudo interdependientes.

La falta de control en las instituciones políticas produce su debilitamiento, y los gobiernos sirven abrumadoramente a las élites económicas en detrimento de la ciudadanía de a pie.

La desigualdad extrema no es inevitable, y puede y debe revertirse lo antes posible.

Dada la magnitud del incremento de la concentración de la riqueza, la monopolización de oportunidades y la inequidad en la representación política, suponen una tendencia grave y preocupante.

Por ejemplo:

• Casi la mitad de la riqueza mundial está en manos de sólo el 1% de la población.

• La riqueza del 1% de la población más rica del mundo asciende a 110 billones de dólares, una cifra 65 veces mayor que el total de la riqueza que posee la mitad más pobre de la población mundial.

• La mitad más pobre de la población mundial posee la misma riqueza que las 85 personas más ricas del mundo.

• Siete de cada diez personas viven en países donde la desigualdad económica ha aumentado en los últimos 30 años.

• El 1% más rico de la población ha visto cómo se incrementaba su participación en la renta entre 1980 y 2012 en 24 de los 26 países de los que tenemos datos.

• En Estados Unidos, el 1% más rico ha acumulado el 95% del crecimiento total posterior a la crisis desde 2009, mientras que el 90% más pobre de la población se ha empobrecido aún más.

Algunas de las políticas recomendadas por Oxfam son:

• La eliminación de la desigualdad económica extrema como objetivo mundial en todos los países. Esta meta debería ser un elemento esencial del marco posterior a 2015, que debería incorporar una supervisión coherente de la participación en la riqueza del 1% más rico de la población en todos los países.

• Una mayor regulación de los mercados, para así fomentar un crecimiento equitativo y sostenible; y

• Poner freno a la capacidad de la población rica para influir en los procesos políticos y en las políticas que mejor responden a sus intereses.

No obstante, el ejemplo de los países desarrollados y en desarrollo que han conseguido reducir la desigualdad económica, nos ofrece algunos puntos de partida, entre los que destacan:

• La adopción de medidas firmes contra el secreto bancario y la evasión fiscal;

• Las transferencias redistributivas y el fortalecimiento de los mecanismos de protección social;

• La inversión en el acceso universal a la atención sanitaria y la educación;

• La fiscalidad progresiva;

• El fortalecimiento de los umbrales salariales y de los derechos de los trabajadores.

• La eliminación de las barreras a la igualdad de derechos y oportunidades de las mujeres;
entre otras.

A esta información compartida por Oxfam, quisiera añadir que recientes declaraciones de algunos economistas y científicos estiman que el incremento vertiginoso de las nuevas tecnologías en la producción de bienes y servicios, alcanzará dentro de un relativo corto periodo de tiempo, el desplazamiento de hasta un 90% de los recursos humanos empleados en la producción.

Es decir, las oportunidades de empleo serán tan limitadas, que podrá provocar un colapso en el sistema. Menos capacidad adquisitiva en la mayoría equivale a una mayor concentración de riqueza en una minoría, pero además equivale a un vertiginoso descenso en el movimiento de la producción, necesario para que una economía fluya y prevalezca al menos estable.

Esto implica que debemos escoger entre dos alternativas:

– detener la ciencia y las nuevas tecnologías; algo que a mi juicio, además de difícil resulta aberrante;
– o establecer nuevos paradigmas, totalmente revolucionarios.

Y ya hace algún tiempo surgen algunas ideas, que aunque parecen imposibles, soy de las que prefiero decir como Silvio Rodríguez:
” prefiero hablar de lo imposible, pues de lo posible se habla demasiado “.

Entonces, les comparto un breve discurso de Jacque Fresco, creador del “Venus Project”; y luego les sugiero que vean el documental sobre este proyecto.

https://www.youtube.com/watch?v=Wavw-Y71-xw

wpDiscuz