19 de marzo, Chávez y después (+Fotos)

23 marzo, 2015

11082343_819881464733311_5659336469145501073_o La inmensidad y sus distintos verdes de cultivos y árboles desparramados; los ríos anchos, marrones, tumultuosos; venados, búfalos, chigüires y babos, conforman el espectáculo de esta tierra. Hombres y mujeres con alpargatas y sombreros se mezclan cada 19 de marzo con los carros que vienen de todos los rincones del país: “de Lara pa’ Elorza”, tiene escrito uno; “1.539”, dice otro, y el conteo continúa hasta más de 5 mil automóviles visitantes. El golpe de cuatros, arpas y maracas se repite casi sin variantes y su canto rememora paisajes o mal de amores.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Texto: Laura Farina / Fotos: Oscar Eduardo Arria Zerpa

“La emoción es colectiva, no es de un grupo preparando un teatro, es un pueblo que está compartiendo un espacio y una tradición. Todo eso que está ocurriendo, está decodificando ese mensaje a través del joropo. Si no hay joropo, no hay fiesta”, proclama Ramón Ojeda, cronista de Elorza, más conocido como Moncho.

11052235_819878131400311_7374003888428536176_o

Dos tarimas concentran la atención, una en la Plaza Bolívar, apenas a cien metros de la costa del Arauca. La otra, en la orilla contraria del río. Para cruzar de un lado al otro, se puede ir a pie, hacer una cola interminable en carro o subirse a una curiara y llegar en apenas dos minutos.

11071678_819878971400227_2736429890783046605_o

El tumulto de gente, las maniobras de los carros que recuerdan al tetris y un sol intenso y constante parece no escatimar los ánimos. Risas, abrazos y unas cuantas cervezas completan el encuentro, musicalizado por ese ritmo llanero que pocos se animan a cambiar por reggaetón o salsa.

En los patios, chinchorros de todos colores cuelgan de árboles o de pilares de las casas. Una gran cantidad de carpas se apoderan de las plazas. En el poco espacio libre que queda dentro del pueblo, se asa carne de res o pollo en vara.

10925513_819889631399161_6906264016504783634_o

“Es un sentimiento festivo que ha traspasado el entendimiento o el factor denominado cultura, porque se ha ido más hondo, más allá, se ha internalizado en el alma como diálogo, hasta como silencio, con personas ajenas de Elorza”, asegura Moncho.

1899732_819887198066071_317173412374433874_o

11083932_819887118066079_6053929435143734191_o

A la hora del show, los grupos de joropo se continúan uno tras otro. Los comentarios del presentador varían entre “quiénes son los hombres que dejaron a sus mujeres en casa” a “¿dónde están las muchachas solteras?”.

Pero el espectáculo más llamativo se observa en un desfile de los bailarines y bailarinas de cada estado, cada cual representando su particularidad. Niños desde cinco años hasta jóvenes de treinta zapatean y zarandean al compás de la música. Los hombres vestidos con liqui-liqui color caqui, o pantalón y camisa negros o blancos; las mujeres con blusa y falda amplia que varían de tonalidades, con o sin estampado.

11051897_819879571400167_3474543393799796876_o  10848526_819879271400197_7005822873374607182_o

11080525_819879478066843_9061855279026525016_o

10255915_819879811400143_1536190882847326931_o

11075293_819886004732857_2011651795839717549_o

11070089_819885901399534_680947558683347700_o

10459083_819882548066536_2366941299158020218_o

10828049_819882428066548_7398187580965764140_o

También aprovechan la ocasión artesanos y comerciantes que arman sus puestos alrededor de la plaza. Unos, venden alpargatas, sombreros y adornos; otros, franelas y gorros como recuerdos que llevan estampados “Elorza”.

10359001_819878284733629_7626077796418086099_o

11083819_819879081400216_707094263939412788_o

Marleny Corrales hace sombreros tejidos con fibra natural y artesanías con masa flexible y bambú. Nació y se crió en Elorza. Es licenciada en educación. Tiene cinco hijos, dos de ellos morochos. Dice que la fiesta “es algo muy importante, porque es la manera de tener ingresos. Si no hay feria nosotros perdemos”.

“Aunque no bailo mucho, me encanta el joropo. Es algo divertido, te sirve para mantener el cuerpo, la salud”, asegura la orfebre.

También está presente el ministro del Poder Popular para la Cultura, Reinaldo Iturriza, para quien la Fiesta de Elorza expresa “la venezolanidad, la identidad popular venezolana”.

11082273_819889931399131_5725543297446730136_o

Reinaldo Iturriza reconoce que hay un reclamo de los cultores y cultoras por rescatar las raíces del joropo, expresión folclórica de los hombres y mujeres que hacen vida en esta tierra.

“Hay que tener mucho cuidado con los esencialismos, sin embargo uno no puede permitir que se termine imponiendo una versión estandarizada que le quita su riqueza, las formas diversas como se expresa. Es un debate. En ese contexto, Elorza es muy importante para reafirmar la manera que se considera tiene que expresarse esta manifestación”, explicó Iturriza.

Todas esta multiplicidad de vivencias se reúnen cada 19 de marzo en “lo más criollo del mapa” para celebrar una fiesta patronal que, “permite masificar una tradición, una identidad. Y esa identidad es símbolo de soberanía, y esa soberanía es símbolo de libertad, y esa libertad es símbolo de independencia”, dice Moncho Ojeda.

11079562_819880428066748_5077012200055796727_o

“Tú sabes que soy tu hijo/ llanura venezolana/ y en mi mente se desgrana/ tu belleza soberana/ cuando voy por tus caminos/ la soledad me acompaña/ le presto mucha atención/ al susurrar de las palmas/ que juguetean con el viento/ como novios que se aman”, relata “Motivos llaneros” de Eneas Perdomo.

“La vida del llanero es dura” cuenta Moncho, como quien previene para ahorrar más explicaciones. Y agrega: “Decía un poeta, ‘la vida es un joropo donde nos toca versear y en los momentos difíciles nos da por zapatear'”. De eso se trata, de bailar al ritmo de los acontecimientos y de hacerle frente a las dificultades, con la fuerza necesaria para ahuyentarlas, girar si es necesario, cambiar de rumbo y volver a danzar.

La vida en el llano –como en tantos sitios- ha sido alterada por el correr del tiempo y sus nuevas tecnologías. Hay quienes prefieren alejarse lo más posible de esas transformaciones, otros eligen un equilibrio y están los que se adaptaron y forman parte del vendaval moderno. Cada cual opta por lo que le conviene, o no le queda otra que aceptarlo, o una combinación de ambas.

11054814_819882081399916_3539189782220856449_n

“Hay tres tipos de llaneros –explica Moncho-, hay un llanero de sabana, el que se levanta temprano a arrear el ganado, el que enlaza, el que doma caballo, el hombre duro, no se arrincona, no se siente débil ante un sol intenso o un aguacero o un rio desbordado o un caimán. Vive en ese mundo de retos, de contrariedades, pero emocionalmente es un ser equilibrado, que no siente rencor, vive en su mundo real pues. Para él su mundo es ese: su silla, su caballo, su familia”.

11051897_819886454732812_6387282808659741693_o

11076792_819886514732806_8344350723543432487_o

“Y hay otro llanero que es de campo, el campesino, de la orilla de los ríos, y él también es duro pero se mueve en el mundo del conuco, de la pesca, hay una armonía más con esa geografía que es el monte. Y hay un llanero de pueblo, que ha logrado incluir otros elementos de la civilización urbana, ya no es tan duro, ha humanizado un poco la vida. Ya ese llanero de pueblo ha recibido un beso cuando chiquito de la mamá o el papá, pero a ese de la sabana nadie lo besó por temor a que se debilite”.

Fuera del pueblo, en una finca o en un hato, uno puede girar el cuerpo 360 grados y ver el horizonte, sin que se atraviese una montaña, sin que aparezca un edificio. Sólo los animales o los árboles interfieren la panorámica, que parece llegar hasta el infinito.

11080295_819890338065757_8007568801578805635_o

“Uno no entiende esto hasta que lo vive –reconoce Reinaldo Iturriza- uno no entiende la noción de espacio que tienen los llaneros sino no ve la inmensidad, si uno no ve el horizonte”.

11072175_819886111399513_6091930023058851495_o

La vista llega hasta un punto no muy lejano del suelo colombiano. Las fronteras creadas por los Estados se desvanecen por acción de la naturaleza y la propuesta bolivariana de la Gran Colombia adquiere un completo sentido en estas latitudes. Pero la historia más reciente acentúa las barreras que separan a ambos pueblos.


El capitán Hugo Chávez se hizo cargo del fuerte José María Carreño Blanco, más conocido como Escamoto, un 22 de agosto de 1985. Pronto comenzó a cambiar la desconfianza popular hacia el Ejército por el cariño de la gente.

11050126_819881771399947_690659501620466379_o

“Cuando él llegó a este pueblo, el militar era visto como un elemento bien pesado, porque era el que atacaba a los campesinos, les quitaba la tierra para proteger a los terratenientes, se reunía era con los doctores, los de la alta esfera. Y Chávez volteó la tortilla. La población más pobre, más débil, los más humildes, esos eran los amigos de él. A ese era al que le bebía el café”, relata Moncho.

Tal punto alcanzó el aprecio hacia ese soldado que fue elegido por voto popular como presidente de la Fiesta de Elorza. “A mí me postularon –dice Moncho-, competí con Chávez. Yo decía adentro mío ‘será que ese militar me va a ganar’, y resulta que me ganó y me nombraron vicepresidente y trabajé con él”.

1669743_819887264732731_6253027288591718301_o

En tanto que la artesana Marleny Corrales recuerda que cuando el entonces capitán Hugo Chávez presidía la celebración, la fiesta era sencilla, todo era criollo y las casetas estaban forradas en guapa.

“Yo siempre lo admiré –plantea Corrales-. Antes de que fuera Presidente que decían que iba a ser candidato yo decía, ‘si se lanza a candidato, yo voy a votar por Chávez. Me parecía una persona muy sencilla, no tenía problemas de tratar con los demás. Hay personas que no te quieren tratar porque eres pobre. Él no discriminaba a nadie”.

1401674_819888728065918_2705166345213505962_o

En cada esquina de Elorza, hay una historia sobre aquel hombre que comenzó allí a delinear sus ideas, a comprender la diversidad de la pobreza: la vida del campesino, la condena histórica contra los indígenas, la soberbia de los terratenientes y el trato amable del pueblo.

11080768_819888131399311_6783900066973743905_o

“Jamás podré decir con palabras la emoción que vi palpitar en los ojos de esa gente humilde cuando decía ‘yo soy amigo del Capitán del Ejército'”, cuenta Moncho Ojeda, casi sin darse cuenta que esa misma emoción se refleja en su mirada con cada recuerdo.

11082182_819889091399215_4442949212612175098_o

11081226_819888898065901_37657108971527238_n

1266395_819888438065947_1240006232463187377_o

 

1266395_819887778066013_6426484059179474316_o

11066522_819887728066018_622323129655512412_n

1492549_819890504732407_3008574156089443138_o  10848548_819890168065774_2302784711599262664_o 11082267_819890058065785_1097197385488607293_o  10956478_819889731399151_7132355019688875024_o 11054398_819889374732520_1370384167028479368_o11082182_819889091399215_4442949212612175098_o 11080370_819887588066032_2627848682470330204_o 11075159_819887498066041_5281287066748568232_n 11080728_819887391399385_2357264567496304376_o 1975099_819886931399431_8238479239352234383_n 11053679_819886851399439_4354841559418018323_n 11075222_819886708066120_1426520279965549635_o 11080879_819886591399465_6218789443450396792_o 1462789_819886361399488_6896272707093275456_o 1796580_819886238066167_1145729216334885417_n 11072175_819886111399513_6091930023058851495_o 10900018_819882328066558_3967631033471322333_o 11082485_819882138066577_4595449914430994232_o  11058744_819881991399925_1310246864262827164_n 1932781_819881844733273_6554830631739971263_o 10255915_819881668066624_8166446394158092241_o 1495410_819881601399964_5713756593687855172_o 10847528_819881564733301_7271796123356067656_o 10497868_819880771400047_5051010816256296372_o 11022611_819880654733392_2276337199715656283_o  11011058_819880314733426_3278811942675376132_o 10548230_819880108066780_5155158427214769632_o 10497868_819880221400102_3712600031003507519_o  11080801_819879698066821_2669585921107418911_o 11051897_819879571400167_3474543393799796876_o 10353453_819878814733576_8403877987428488683_o10355478_819879131400211_3827114174053666917_o

 

10845638_819878591400265_4731471506724230250_o

11074643_819878524733605_8136583085036870457_o

11073467_819878434733614_5040265047927916019_o

11053435_819878338066957_655913056507381797_n

 

10987729_819878198066971_71646114930420485_o

11070907_819884348066356_413526178137949237_o

11035706_819878721400252_7588161204296857847_o

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

El Comandante hecho obra de arte
Mural en honor al comandante Hugo Chávez fue inaugurado este jueves en el Bronx
Al ritmo del joropo y el estribillo oriental sucrenses celebran Día del Turismo
Inician Festival de Joropo y Feria del reciclaje en Pdvsa La Estancia este fin de semana

Etiquetas: , ,

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600

wpDiscuz