Biblioteca Nacional conmemora gesta del 4F

biblio1Este viernes 6 de febrero, a las 10:00 am, se inauguró la exposición Febrero Rebelde: 4F En la Memoria del Pueblo, a objeto de conmemorar la gesta cívico-militar de 1992 en la que el Comandante Eterno asumió la responsabilidad del fallido golpe de Estado. La exposición se inauguró en la Sala Hugo Chávez Frías de la Biblioteca Nacional, ubicada en el nivel AP1 del cuerpo de los servicios, en el Complejo Cultural Foro Libertador. La muestra de las colecciones bibliográficas y hemerográficas de la Institución, relativas al tema; así como también la colección de afiches del concurso realizado por el Centro Nacional de la Historia, al cumplirse 20 años del 4F, forman parte de la reedición de la exposición realizada en el 2012, bajo la curaduría del Profesor Enrique Nóbrega, del Centro Nacional de la Historia.


Prensa IABN (Texto: Jufany Toledo / Fotos: Luis Franco, Correo del Orinoco)

Luego de escuchar las gloriosas notas del himno nacional, en la voz del comandante Chávez, Sady Loaiza, director general encargado del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas, fue el encargado de dar la bienvenida y saludar a los presentes, en nombre del Ministerio del Poder Popular para la Cultura. “Es para nosotros un placer reinaugurar esta exposición en tan emblemática sala, que debe estar siempre abierta a la difusión del pensamiento crítico, integracionista y revolucionario del comandante Hugo Chávez; y por supuesto para mostrar los logros de la revolución, que en este momento encabeza el presidente Nicolás Maduro”, dijo el director.

Loaiza, quien para entonces contaba con apenas 11 años y cursaba el sexto grado, relató: “En ese momento y con una educación muy tradicional, ni sabía lo que era un Golpe de Estado. Hoy podemos decir que somos parte de esa historia, que el 4 de Febrero partió en dos la realidad, no solamente venezolana sino latinoamericana, porque gracias a ese día, pudimos parir la nueva patria y respirar vientos de cambio en toda la región”.

“A ese 4 de Febrero le debemos el amor por la patria y por la libertad (…) Ese 4F en que el comandante Chávez se atrevió a decir tan gallardamente que por ahora los objetivos no estaban alcanzados, hoy se han alcanzado; tenemos misiones sociales, independencia tecnológica y un país en vías de desarrollo, y aún nos falta más, porque no somos conformistas, somos autocríticos, y cada día reflexionamos sobre la construcción del proyecto bolivariano y sobre el pensamiento integracionista de hombres como Simón Bolívar, José Martí y San Martín…” continuó el director.

biblio2

Foto: Luis Franco, Correo del Orinoco

La ocasión fue propicia para recordar a Fabricio Ojeda, con motivo de cumplirse 86 años de su nacimiento, un hombre que aún vive gracias a sus ideas y a su convicción, uno de los enemigos acérrimos del pacto de Punto Fijo, y al respecto dijo: “Sus ideas viven en todos los que creemos que un mundo mejor es posible, y que la revolución bolivariana aún va a seguir creciendo y generando la mayor suma de felicidad posible a las y a los venezolanos”.

“Esta es nuestra historia y no la podemos olvidar, no se puede quedar solamente en un libro guardado en la biblioteca. Por ello sacamos parte de esa colección, para que nuestras usuarias y usuarios se reencuentren con la historia y vean la vigencia que aún tiene el pensamiento del Comandante Chávez después de 23 años (…) hoy el presidente Maduro continúa librando una guerra terrible y permanente contra un imperio que pretende pisar al pueblo venezolano, y a los pueblos del mundo, pero la Revolución Bolivariana, la Unasur, la Celac, nacieron gracias a ese gran parto del 4 de Febrero”, recordó Loaiza.

Para finalizar, en nombre de los trabajadores combativos, combatientes y revolucionarios del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas, invitó a Gilberto Colmenares, coordinador de la Red de Bibliotecas Públicas del estado Falcón, para que lo acompañara al despeje de la cinta; y lo denominó “el Quijote del estado Falcón, luchando contra 500 molinos de vientos….”

Por su parte, Gilberto Colmenares, en principio sorprendido, aseguró que como dijo el propio comandante Chávez, por ahora nuestros objetivos no han sido logrados, pero los estamos logrando, hoy podemos decir que estamos viendo luz al final del túnel (…) y explicó: Vine de Falcón a ponerme a la orden de las nuevas autoridades, a hacer algunas críticas constructivas y alertas para mejorar las bibliotecas públicas, creyendo que todavía hay mucho que dar y mucho por hacer: ellas son el hogar de la historia local y mundial.

La tarea de las y los trabajadores bibliotebiblio3carios es la de contribuir con la difusión de la memoria viva del pueblo venezolano, especialmente cuando todavía existen personas interesadas en que los venezolanos olvidemos nuestra verdadera historia, y en que seamos consumidores del presente, desconociendo nuestro pasado; de allí la importancia de recordar que lo que ocurrió el 04 de Febrero de 1992, se correspondía con un contexto mundial y nacional, que estamos obligados a dar a conocer a las nuevas generaciones.

El trabajo de las instituciones encargadas de preservar la memoria, es justamente mantenerla viva; y desde el 04 de Febrero del 92 a esta parte, hemos estado plenos de sucesos de gran dimensión histórica, de allí el esfuerzo de la Biblioteca Nacional por recordarlo, reconstruirlo, desde todas las ópticas y con la mayor pluralidad posible, pero defendiendo el protagonismo del pueblo; y en ese sentido, fueron consultadas algunas personas asistentes a la exposición:

  • Omar Carrera, “Realmente es muy necesario reforzar siempre la conciencia revolucionaria, y con estas pequeñas cosas es mucho lo que podemos lograr, los venezolanos no podemos olvidar lo que ocurrió, lo que sucedió y que realmente nos lleva a un pensamiento libre”.
  • Luisangela Fernández: “Me parece importante que se reactiven este tipo de actividades para conocer nuestra historia reciente. No recuerdo nada porque estaba muy pequeña, pero evidentemente esa fue la puerta de entrada del Comandante Chávez a la vida pública y política del país, a partir de ese día nuestra historia contemporánea tuvo un punto de inflexión”.
  • Luisa Mota: “Recuerdo que me tiré al piso con mi hija, los aviones pasaban muy cerca, primero teníamos mucho miedo, pero al saber lo que estaba pasando me llené de alegría y empecé a apoyar el Golpe con una cacerola; pero luego al saber el desenlace de la situación me puse a llorar, pero siempre creyendo y confiando en ese “Por ahora”.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz