Artistas del cuerpo buscan organizarse (+Fotos)

10952065_796360760418715_4627035403022222625_nDel cuerpo humano se trata, de pintarlo, de tatuarlo, de perforarlo; pero siempre el cuerpo como hecho u objeto artístico. Bajo esa premisa se encontraron tatuadores, perforadores y pintores corporales este martes en los espacios de la Galería de Arte Nacional, en Caracas. “El cuerpo es el templo, es el eje donde nace nuestra vida, es lo único verdaderamente nuestro, palpable. De lo único que tenemos control, es de nuestro cuerpo”, expresó Gisel Soto, perforadora de Aragua.

Prensa MPPC (Texto: Laura Farina / Fotos: Milángela Galea)

La artista considera que hace un arte vinculado a lo tribal porque utiliza joyería de vidrio, la cual tiene una tradición de 5 mil años en Egipto. De esta forma, reconoce que sus creaciones son adaptaciones actuales de una práctica milenaria. También sostiene que el legado de los pueblos originarios de América fue interrumpido por la colonización española, pero que es la raíz de lo que está presente.

“Cuando nos formamos como perforadores corporales modernos lo hacemos bajo regímenes completamente actuales; en un sistema capitalista donde la pieza ya no es de bambú manufacturada por el indio sino que es de acerco, de titanio o niobio”, aseguró Soto.

De estas y otras cosas conversaron cerca de cincuenta artistas de la región central de Venezuela (Distrito Capital, Vargas, Aragua, Miranda y Carabobo), quienes se reunieron con el objetivo principal de organizarse para poder proponer políticas culturales y defender sus derechos como trabajadores de la cultura.

10325753_796383487083109_5225797103984505382_n

Así es como sugirieron revivir encajonados proyectos de ley garantes de unas condiciones laborales dignas, prestaciones sociales y seguridad, tanto a los creadores como al público que destina su cuerpo para ser intervenido: medidas de sanidad que hagan viable este oficio.

“Con el boom que hay con el tatuaje, hay mucha gente que está experimentando ser tatuador de un día para otro. Por eso es necesario que se cree conciencia. Que esto es algo delicado, que lleva tiempo de aprendizaje, que uno se tiene que especializar en ciertas cosas…”, expresó Leonel Castro.

10612782_796383153749809_4225188473809968936_n

En cuanto al contenido de los dibujos, la mayoría de las y los asistentes resaltó la diferencia entre ser un mero tatuador y ser un artista del tatuaje. En ese sentido, es esencial que haya una conexión entre el “cliente” y el que va a realizar la obra, explicaron.

“Que la gente entienda que tenemos unas raíces, y valorarlas, entender que esto es algo más que sólo lo monetario. El tatuador tiene que buscar un valor cultural al tatuaje y apartar un poquito lo monetario. Y el que se tatúa también tiene que entender eso”, aseguró Castro.

Uno de los temas más importantes fue la preocupación por garantizar la trasmisión de conocimientos. Que el arte corporal venezolano, considerado de muy buena calidad, no muera en unos pocos exponentes, sino que sea accesible a otros y otras. Para eso, propusieron crear espacios de capacitación en escuelas como la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte).

La iniciativa no es crear un pensum, sino realizar talleres, seminarios o charlas donde participen artistas internacionales, pero sobre todo venezolanos.

10801745_796360683752056_2780472204273214922_n

En cuanto a la adquisición de los insumos, tanto para tatuar como para realizar perforaciones o pintar un cuerpo, la definieron como “un milagro”. “Los que traen materiales traen la peor calidad, y lo venden al mayor precio”, sentenció Javier Maestre. Las ganancias rondan al 1.600 por ciento.

La solución: apropiarse de los medios de producción. Crear una fábrica de productos en base a los conocimientos que ya existen –¿cómo los pueblos originarios realizan sus pinturas?– e incorporar los que sean necesarios. Por ejemplo, haciendo uso de los convenios con China o Brasil, a través del Mercosur.

“Lo importante es que nosotros podamos organizar los movimientos artísticos que no están tan ligados a la cultura tradicional”, concluyó Gustavo Reinaldo Colman, tatuador y músico.

10264306_796383173749807_6973282268562646193_n

Con estos primeros pasos se busca conformar un movimiento nacional de arte corporal que garantice mejores condiciones –tanto para los clientes como para los artistas–, reconozca esta práctica como parte del acervo venezolano y, en un año de retos económicos, fomente la producción nacional.

Éste fue el primer encuentro, el cual continuará su viaje por la región oriental (Anzoátegui, Nueva Esparta, Sucre, Monagas) el próximo 6 de febrero en la ciudad de Barcelona. Para más información, puede comunicarse a través del Twitter: @RedArteCorporal o el Facebook: redvartecorporal.

10348376_796383190416472_5702511878043955984_n

10689685_796360603752064_5154463053397592915_n

10922419_796360620418729_9065810986555279845_n

10968491_796360613752063_7729302587553226834_n

10959811_796383277083130_4421875592543543150_n

10984033_796360757085382_5666251848993512184_n

10408116_796383327083125_675840034422449948_n

10955344_796383540416437_905576859476144001_n

10930169_796360787085379_8253757395865633923_n

1454715_796360833752041_5080671592439004590_n

1904205_796360843752040_7233127513711481178_n

10984025_796360873752037_2705933046521452758_n

10435612_796360923752032_2825782350527727546_n

1604700_796360947085363_6320927386161312951_n

10953221_796383087083149_9006370809559260623_n

10306400_796383100416481_636453530434666335_n

1925250_796383093749815_6929348873546494660_n

10417654_796383167083141_4945505573184367079_n

10440186_796383257083132_6613232275407130041_n

10933908_796383273749797_1390294255317346314_n

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz