Así derribaron avión con 81 pasajeros en 1980, en un intento de asesinar a Gadafi

Reconstrucción de la tragedia

Reconstrucción de la tragedia del vuelo 870 de Itavia

De confirmarse que el avión MH17 de Malaysia Airlines, con 295 pasajeros a bordo, fue derribado tras ser confundido con el avión presidencial de Vladimir Putin, no sería la primera vez que un vuelo civil es atacado intentando acabar con la vida de un mandatario. El 27 de junio de 1980, el vuelo 870 de Aerolinee Itavia fue derribado aparentemente por un misil, acabando con la vida de 81 personas inocentes. La teoría más difundida es que fuerzas de la OTAN intentaban derribar un avión que transportaba a un importante funcionario libio: al parecer, el propio Muamar el Gadafi.

Texto: Alba Ciudad (LBR)

El vuelo 870 de Aerolinee Itavia fue un vuelo comercial italiano que operaba un avión McDonnell Douglas DC-9-15. El mismo se estrelló en el mar Tirreno, entre Ponza y la isla de Ustica, mientras viajaba desde Bolonia a Palermo. Ninguno de sus 77 pasajeros ni sus 4 tripulantes sobrevivieron. El caso fue conocido en los medios de comunicación italianos como la masacre de Ustica (“Strage di Ustica“).

En 1989, la comisión parlamentaria italiana contra el terrorismo, encabezada por el senador Giovanni Pellegrino, emitió un comunicado oficial sobre el desastre, indicando que “el incidente del DC9 ocurrió tras una operación de intercepción militar. El DC9 fue derribado y la vida de 81 personas inocentes fue destruida por una acción descrita apropiadamente como un acto de guerra, sin declararse una guerra real; una acción de encubrimiento policial internacional contra nuestro país, que violó sus fronteras y derechos”. La investigación fue archivada tras ser imposible identificar a los perpetradores.

En junio de 2008, fiscales en Roma reabrieron la investigación luego de que el expresidente italiano Francesco Cossiga (quien era primer ministro cuando ocurrió el incidente) afirmó que el avión civil fue derribado por cazas franceses. El 7 de julio, una demanda por daños fue enviada al gobierno francés. El 23 de enero de 2013 un tribunal penal superior de Italia dictaminó que había “abundante” evidencia clara de que el vuelo fue derribado por un misil.

Entre las teorías que se mantienen sobre este incidente, se encuentran los alegatos de que aviones libios, estadounidenses, franceses e italianos se encontraban en ese momento en un enfrentamiento, durante un intento de asesinato por parte de la OTAN contra un importante líder político de Libia, probablemente el propio Muammar al-Gaddafi, quien volaba en ese mismo espacio aéreo aquella tarde. A esa conclusión llegó el juez Rosario Priore en 1999, considerado -según The Guardian- una de las figuras legales más respetadas en investigaciones de terrorismo. “Él concluyó que el avión fue probablemente interceptado en una ‘pelea de perros’ (combate aéreo) entre aviones de la OTAN y MIGs libios”.

El magistrado informó que el cree que hubo un plan para derribar un avión que transportaba al coronel libio Muammar Gadafi y que el avión comercial se vio involucrado involuntariamente en este “escenario parecido a una guerra”. Indicó que el avión de pasajeros bien habría sido derribado por un misil, o se estrelló contra el mar tras intentar evadir una colisión en el aire con alguno de los aviones de combate.

En su reporte de 5.488 páginas, Priore señaló que él no estaba seguro de qué causó la muerte de los 81 pasajeros a bordo, pero indicó que la investigación fue obstruida deliberadamente por militares italianos y miembros del Servicio Secreto, quienes recibieron solicitudes de la OTAN de encubrir la tragedia.

Según otro reporte de Reuters en junio de 1997, registros de radar publicados ese año por la OTAN mostraron que al menos 7 aviones de combate estuvieron en la zona cuando el avión de pasajeros se estrelló en el mar cerca de la isla de Ustica. De acuerdo con esas fuentes, el radar mostró que uno o dos aviones MIG-23 libios intentaron evadir la detección de los radares volando cerca del avión comercial. Tres aviones F-104S de la fuerza aérea italiana, un avión A-7 Corsair III de la marina estadounidense y un avión francés persiguieron a los aviones libios y se inició una batalla entre ellos. Los restos de un avión MIG-23 libio fueron hallados 21 días después en Calabria, sur de Italia, con el cuerpo del piloto en descomposición.

Treinta y cuatro años después, la verdad definitiva sobre lo ocurrido con el vuelo 870 de Itavia aún no se conoce, pero el mundo se ve sacudido ante un nuevo acontecimiento: el aparente derribo del vuelo de Malaysia Airlines sobre Ucrania, acabando con la vida de sus 295 pasajeros.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz