Stephen Marsh: Casasola es un amigo desconocido que leo porque me alimenta

18 junio, 2014

P1270597El poeta y artista multidisciplinario Stephen Marsh Planchart estuvo presente el la cabina de Alba Ciudad 96,3 FM en calidad de invitado de lujo en el programa De letras, perros y ranas durante la tarde de ayer martes, donde conversó sobre la compilación de textos del poeta merideño Gelindo Casasola, titulada Espacios, reciente publicación de la Colección de poesía venezolana de la Serie Contemporáneos, en el marco del undécimo Festival Mundial de Poesía.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Alba Ciudad (Texto: Daniel Liendo Jiménez – Gráficas: Luigino Bracci Roa)

GUARDAR ARCHIVO: Haga click aquí con el botón derecho
y seleccione 'Guardar vínculo como...'

Marsh Planchart es músico, artista plástico y editor. Nació en Trinidad y Tobago y desde hace 55 años vive en Venezuela y 30 de ellos en Venezuela. Entre sus obras se encuentran: Desalojos (1983); Tarde piache (1985); Previa higuera (1991); La azucena Victrola (2001) y, en colaboración con Pedro Álvarez Vizoso, traducen Las Poesías de Georges Schehadé.

El poeta nació en Trinidad pero se crió en Caracas.

Comenzó su intervención precisando que se siente bienvenido porque “estoy visitando una ciudad que ha cambiado muchos mis recuerdos, sin embargo la se recorrer, no me pierdo en ella, tampoco tengo el nerviosismo de los que me han contado de la ciudad. La he recorrido de noche, de día en esta visita y he tenido buena impresión de la ciudad que ha cambiado positivamente y se ve que hay una visión de arquitectos (…) que nos da un nuevo concepto que precisamente fue lo que nos expulsó de Caracas y me fuí al campo”.

P1270577

En esta oportunidad, regresa a la cuna de Simón Bolívar por la presentación de la compilación de textos del poeta merideño Gelindo Casasola, titulada Espacios, reciente publicación de la Colección de poesía venezolana de la Serie Contemporáneos, dentro del marco del festival Mundial de la Poesía

Esto fue lo que dijo el poeta Stephen Marsh al respecto: “A mí personalmente me emociona mucho esta publicación porque Gelindo Casasola para mí es un poeta particular en el sentido que yo no le encuentro esa veta que viene de una tradición, por eso es un caso bastante acentuado de alguien que exploró la poesía por sí mismo a través de su propia entrega como humano, es decir, un porta cien por ciento”.

Siguió dándole rienda suelta a sus palabras y expresó que “tan extremada fue su fe en la poesía que incluso lo revela en algunas cartas, que este poeta terminó autoinmolándose y eso fue muy conmovedor para personas como yo que no nos conocimos en persona pero es un contemporáneo nuestro. Por un momento sentí la urgencia de investigarlo porque las nuevas generaciones de poetas que estaban surgiendo en los años 80 y 90, además de no conocerlo, nos daba la sensación de que corría el peligro que se olvidara, porque las personas que debieron haber defendido la poesís de Gelindo, guardaron un silencio casi absoluto de años. Hablaban de él entre ellos como si fuera un secreto y su poesía la tenían como si fuese un talismán de círculos muy reducidos”.

P1270585Es así como relata Marsh que comenzó a nombrarlo, escribir sobre él y eso trajo como consecuencia que “sacudimos el polvo de ese nombre y sus amigos cercanos comenzaron a sentir celos porque uno dijera cosas que no eran verdad y surgió la idea de participar y comenzar a hablar para darnos una imagen más correcta de cómo era el poeta como persona. Lo veo así. Como ser humano vivió 24 años y como poeta, su obra fue escrita en 5 años intensos al punto que cuando el poeta socialmente comenzó a sentir la necesidad de marcharse de esto, porque él ya no se sentía, ‘no se hallaba’, como decimos allá en Los Andes. Cuando uno está en un sitio extraño, uno dice: ‘no me hallo’. Bueno, así considero que el poeta llegó un momento que no se halló en la realidad que vivía y por eso optó por una determinación. No es que hagamos apología de ello, porque no defiendo acciones como esa. Llevamos por naturaleza el hecho de que vamos a dejar este mundo, violentarlo, nunca lo he compartido y sin embargo lo he tratado de entender en el caso de él”.

Enfatizó que la poesía de Casasola le parece “hermosa, luminosa y es un poco contradictorio la determinación de él y la poesía que dejó, cuestión que agradezco del poeta que nos dejó su poesía porque la manera como me lo han descrito cómo era él de ultracrítico hubierse sido capaz de destruir su obra incluso. Su último acto de nobleza que él tuvo fue entregar una obra completo de fotocopias a 4 amigos y él calculó su determinación, nadie sabía lo que él iba a ser consigo mismo, lo hizo y después de muchos años fue que se editó ese libro que él llamo Argonaútica”.

Refiere el invitado que fuera del mencionado libro, encontró “4 poemas maravillosos que me parecieron tan buenos como los que están contenidos en esa obra y me pregunté hasta qué punto el poeta los desechó o será que a última hora no los tenían consigo. Las 3 cartas que me cedió generosamente uno de sus mejores amigos más cercanos que fue el poeta Roldán Montoya Deceda, con el permiso de que se publicara, más una introducción que el mismo poeta Casasola escribió sobre su único libro publicado en vida por Fundarte (1979) que fue “Pasturas”.

Recuerda Stephen Marsh Planchart que “2 meses después que sale el libro, en 1980 él recibe una crítica a través de Papel Literario, tan fuerte como injusta, porque luego que uno lee el libro y busca un equilibrio, uno ve lo tendencioso del artículo que se imprimió dentro del libro y apaqrece de último, o sea lo cierra y lo escribe Alejandro Bardieri que pertenecía a un taller literario que se llamaba la Gaveta ilustrada que por un momento tomaron el ambiente literario en el sentido de la crítica y honestamente, ese artículo no lo conocí sino muchos años despues cuando hubo una reacción del poeta Carlos Danés (El poeta de los Ángels) en Mérida que echa ese cuento y hace una contra crítica, pero me reservo el problema en sí porque no estoy muy cerca del asunto”.

P1270596

“Gelindo Casasola es para mí, un amigo desconocido y lo leo todos los años, lentamente porque me sigue alimentando. Cuando hablo de lo personal de Gelindo, me refiero a que en Mérida, en esos años de Gelindo se hizo una poesía que para mí era nueva, que en nada tenía que ver con alguna tradición poética, era original, auténtica, legítima y que tenía que ver con una experiencia vital, mística con algo de bucólico en el caso de Gelindo que fue una persona que prácticamente su relación con lo urbano era su carrera universitaria pero era una persona que se metía en la montaña donde se perdía constantemente”.

Para Marsh, toda la poesía de Casasola “es tal vez, un resultado de ese ritmo que él experimentaba en esos escapes. El fenómeno es el siguiente. A medida que yo fuí entrevistando a personas y personas, sucedió que el poeta tenía más cosas de las que uno esperaba o de las que uno creía. Tiene un Ensayo Literario, 5 panfletos que él sababa antes en solitario en la escuela de Humanidades. Él tiene obras por ahí que no se sabe dónde están. Argonaútica es su obra completa que él entregó, pero Espacios para mí es una iniciativa abierta y aparte hay un material que anda perdido entre personas que los tendrán quien sabe en que estado. En el prólogo que le hago a Espacios de los 3 que aparecen, uno es de Luis Alberto Ángulo que me parece el más idóneo para introducirnos en la antología como tal. El mío se basa más que todo en la iniciativa a ver si abro y voy llamando la atención y esas personas encuentren, eso que uno anda buscando que es para darle más crecimiento a la obra del poeta.

De letras, perros y ranas -porque la palabra es acción-, es un programa es transmitido todos los martes de 3 a 4 de la tarde por la frecuencia 96.3 FM de Alba Ciudad y este portal web, con la producción de la Fundación Editorial Escuela El perro y la rana, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura del Gobierno Bolivariano de Venezuela, moderado por Karem Díaz, Víctor Fernández y Miguel Antonio Guevara.

Sus contactos de información y promoción permanentes por las redes sociales son:
www.elperroylarana.gob.ve @perroyranalibro y en Facebook Fundación Editorial El perro y la rana.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

También puede leer:

Juan Calzadilla gana premio de poesía León de Greiff de Medellín
Contra la desesperanza, la poesía realenga
Juan Calzadilla: El León de Greiff es un reconocimiento a los creadores de Venezuela
Festival de poesía Realenga "agarró tierra y está echando raíces”

Etiquetas:

Dejar un comentario

2 Comentarios en "Stephen Marsh: Casasola es un amigo desconocido que leo porque me alimenta"

Notificar en
avatar
600

Anonymous
Invitado
Anonymous
1 Año 1 mes atrás

Recomiendo leer con mucho cuidado la transcripciòn, pues se entiende la celeridad que deja consecuencias en el escrito que demoran el ènfasis que uno expone; me refiero a palabras como “beta” que se utiliza en la jerga actual cuando quise decir “veta” y, por ejemplo, cuando digo que el poeta “no se halla”, es decir, que se siente “EXTRAÑO” en el lugar o en el presente que vive. Casi todo lo demàs es fiel y lo mantengo. Agradezco la invitaciòn que se me hizo y, gracias a la concentraciòn brindada, el no haber divagado en la exposiciòn realizada gracias al espacio de tiempo brindado en la emisora… Felicito tambièn la existencia de un espacio radial como ese. Gracias de nuevo.

wpDiscuz