Honorio Brito parrandeó hasta el final

agrupacion-en-concierto-desde-la-ribasLa partida del músico carabobeño Honorio Brito entristece la cultura popular, pero al mismo tiempo la enaltece al recordar su labor junto a la parranda La Verde Clarita. El ministro del Poder Popular para la Cultura, Fidel Barbarito, se pronunció ante el triste hecho a través de su cuenta en Twitter @descolonializa con el siguiente mensaje: “Lamentamos la muerte del maestro de tradición Honorio Brito, requintista, cantante y compositor de la parranda La Verde Clarita”.


Texto: CiudadCCS (Cristal Colmenares)

El cultor falleció el pasado viernes a las 12:00 am, a causa de un infarto. Sin embargo, su hijo Norkis Brito aseguró que era un ser humano muy saludable. “Nunca padeció enfermedad. Lo único es que era invidente, pero eso no lo tumbó nunca a la cama”, contó telefónicamente.

En este sentido comentó que su padre perdió la visión hace más de 20 años, a causa de unos fuertes dolores de cabeza que le dañaron el nervio óptico. No obstante, eso no fue obstáculo para que siguiera desempeñándose en lo que más le apasionaba: la música.

“Siempre mantuvo su interés por ampliar sus conocimientos en esta área, avanzando continuamente en su aprendizaje. Yo siempre lo acompañaba en las presentaciones debido a su invidencia. Ahí me sembró el interés por la música. Ahora soy vocalista y percusionista en la misma agrupación, todo eso lo aprendí de mi papá”, manifestó.

Este maestro de tradición tuvo una formación autodidacta tan eficaz, que sus compañeros de la agrupación La Verde Clarita, en la que tocó por 23 años, lo llamaban el “utilitis”. “Sabía tocar de todo, pero se dedicó en La Verde Clarita a tocar el requinto. También era músico de guitarra, cuatrista, compositor y cantante”, destacó el director del grupo Pedro Ochoa.

TRAYECTORIA MUSICAL

Según lo que Honorio Brito contó en vida a sus familiares, él empezó a interesarse por la música a los 11 años de edad. Nunca tuvo una formación académica, pero aprendió por lo que veía y sentía cuando agarraba un instrumento.

Participó en la Parranda Brisas de Chirgua, siendo esta su primer hogar musical. Luego fundó La Unión Sonora, grupo aún vigente.

“A pesar de que era invidente, se compenetraba con los compañeros y todos le teníamos afecto. Lloramos mucho su partida. Ahora somos 12 integrantes con la pérdida de nuestro amigo. Este año le haremos un homenaje”, dijo Ochoa.

DEDICACIÓN FAMILIAR

“Él era un excelente padre, nos dio la formación básica, pero la mejor para cada quien. Siempre nos enseñó las cosas buenas, a mí y a mi otra hermana”, precisó su hijo.

De igual modo resaltó que, junto a su madre, Lili Flores, “él estuvo muy pendiente de la familia y las cosas de la casa, hasta cocinaba”.

El músico nació el 7 de abril de 1954 en el pueblo de Chirgua, ubicado en el estado Carabobo. Ahí vivió hasta la década de los noventa, época en la que se residenció en el municipio Bejuma, de esta misma región. Hasta el día de su muerte fue uno de los mejores compositores al improvisar, llevándose todas sus creaciones en la memoria.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz