Humberto González: La Universidad no puede secuestrar la Autonomía

P1170970 (1)La afirmación la realizó el Profe. Humberto González, viceministro de Planificación Estratégica del Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria (MPPEU), quien estuvo la mañana de este martes en el programa de radio Pueblo Universitario por ALBA Ciudad 96.3 FM. En vísperas del arribo al décimo aniversario de la Fundación Misión Sucre, recordó la campaña en su contra que denomina “antipátrica” (mezcla de anti Patria y antipática) que comenzó el oposicionismo en 2003, al calificar alegremente y sin base, su puesta en marcha como “demogógica”.

Texto y gráficas: Daniel Liendo Jiménez

El viceministro Humberto González sostuvo que “la idea de la autonomía que han sostenido los sectores de la derecha universitaria, no es precisamente lo que se llama autonomía. La Autonomía en América Latina, en nuestra América, tiene una historia de ruptura con las universidades tradicionales. Los manifiestos de la reforma de Córdoba de 1908 son precisamente para señalar que esa universidad se había apartado de la sociedad para convertirse en una especie de momias del conocimiento que repiten las mismas cosas. Nosotros tenemos que salir en búsqueda del Pueblo y en búsqueda de la creación de República”.

Continuó diciendo que “la Universidad se declara autónoma en América Latina para irse a encontrar con su sociedad. En ese sentido es que la Universidad Latinoamericana tiene su mejor tradición autonómica que caracteriza igual a la Universidad Nacional Autónoma de México, a la Universidad de Buenos Aires en Argentina, a la Universidad de la Plata; a las Universidades brasileñas o a la Universidad de San Marcos en Perú. Lo que la impulsa es precisamente la rebeldía contra las injusticias sociales; la venta de las Repúblicas a las fuerzas imperialistas, las sociedades conservadoras y los prejuicios. En Venezuela aparece en 1958, en la Ley de Universidades, esa idea de la Universidad al servicio de la Nación, impulsando el hecho de que sea al servicio de la democracia, de la participación popular, de la superación de las desigualdades y la creación de la Soberanía”.

– No podemos hablar de una autonomía que sea para la conservación de la burocracia, para la crítica del Pueblo y para la exclusión. Eso no tiene absolutamente nada que ver con lo que es una tradición de autonomía en nuestra América. Lo que sí es ser autónomo, es mantener una posición crítica ante la sociedad, pero esa posición crítica no es la criticadera contra el Gobierno, la de la exclusión de las fuerzas progresistas de la Universidad, la de tratar de generar un conservatismo ultra burocrático al interior de las universidades donde nada se mueva sino solamente en función de poder tener clases o una idea todavía más reaccionaria que también ha estado surgiendo en algunas universidades que siendo nacionales, no pueden mantenerla y es algo así como lo que expresaba -creo- el rector de la Universidad Simón Bolívar en las discusiones, que el propósito de la Universidad era ser competitiva y formar profesionales competitivos internacionalmente, lo cual es un disparate porque ¿la intención es formar para que se fuguen los cerebros para servir a poderes internacionales?, enfatizó González.

Sobre la amplitud del Gobierno Bolivariano, el vice ministro de Planificación Estratégica del MPPEU sostuvo que “esta revolución ha sido escrupulosamente respetuosa a la opinión de los otros y así tenemos que defenderla, como plural donde todo el mundo opina y dice, pero es todo el mundo y no todo el mundo trata de tumbar al Gobierno que son dos cosas distintas. Tu no puedes tomar una institución del Estado para conspirar contra el Estado. Puedes opinar libremente, debatir con todas las fuerzas que quieras para protestar democráticamente, pero no para conspirar contra el Estado, porque la Institución es de toda la Nación y tiene que servir a objetivos como la Soberanía, el Poder Popular, al aumento de las capacidades económicos, sociales, políticas y culturales del Pueblo”.

P1170995

Recordó que “en eso que nosotros vivimos hasta julio que llamaban el conflicto universitario” y que se refiere a 11 universidades del país, “una de las cosas que más dolor pudimos experimentar fue la conversación con profesores de la Universidad Central o de la Simón Bolívar, donde nos enteramos cómo los Bolivarianos de la Universidad Central de Venezuela (UCV) se sienten perseguidos y pareciera que tenían que llegar con una bolsa en la cara. Una profesora nos contó que en una asamblea la habían acusado varias veces de infiltrada, cuando tiene 15 años como profesora asociada en la Facultad donde está”.

“Se quiere convertir la universidad en un templo de la conspiración, como lo hicieron en la Universidad de Los Andes (ULA) donde el Rectorado tenía un montón de macro afiches -llamados gigantografías- pagados con la colecta que hicieron con una latica, porque son económicas, 60 mil bolívares fuertes cada una nada más; que presentaban a los huelguistas con la boca cocida puestas en las fachadas del rectorado de la ULA con todas las autoridades puestas en una actitud de misa. Es decir, nosotros podemos efectivamente y tenemos que defender la pluralidad, la expresión múltiple, las formas de decir las cosas, pero esa es una forma de nueva religiosidad de la conspiración”.

El integrante del equipo ministerial de la educación universitaria del Gobierno Bolivariano realizó una pregunta al aire: “¿Tú puedes tener parada una Universidad que es de todos, en nombre de las instrucciones que te da un comando de la ultra derecha externo a la universidad? ¿Díganme si no violan la autonomía cuando se reúnen, conspiran y preparan las movilizaciones universitarias -dentro de Mérida en este caso- con Leopoldo López o cuando marcha con María Corina Machado?”

“También atendieron un llamado del que era candidato presidencial de la oposición, ¿cómo es que se llama? que se me olvidó el nombre… Capriles ajá, con un señor Capriles que convoca a una marcha universitaria pero que no es tal, sino que tiene fundamentalmente gente de Voluntad Popular, de Primero Justicia o de lo que llamamos ahora la burguesía amarilla o mejor dicho de la base paga de la burguesía amarilla y de aquellas personas que están enloquecidas por el movimiento opositor”.

“La Universidad sí es plural pero no puede secuestrar la autonomía para si. Todas nuestras Universidades son autónomas donde son escenario de debate pero también de construcción de la paz y tolerancia donde confluyan las corrientes y se puedan debatir los programas y los problemas mucho más allá de lo que es el escenario más político”, señaló el profesor Humberto González.

Misión Sucre

El 3 de noviembre de 2013, estaba el entonces Presidente, el Comandante Supremo Hugo Chávez en Guiria (capital del Municipio Valdéz del estado Sucre) inaugurando la primera clase del programa de Iniciación Universitaria (PIU) de la Misión Sucre. “Apenas de julio a noviembre – en una gesta reveladora de la fortaleza y de la capacidad de gestar historia a partir del Pueblo venezolano y de lo que es y sigue siendo el liderazgo del Presidente Chávez-, pasamos de tener alrededor de 28% de tasa bruta de matriculación antes de la Misión Sucre, a 86% de matriculación y es un indicador de cuán grande es la educación universitaria pero que uno lo podría decir algo así como que para el año 2000 solo 28 de cada mil venezolanos podrían ingresar a la Universidad y para este año alrededor de 86 de cada mil”.

Prosiguió esbozando González que “el ingreso de esa diferencia entre 28 y 86, esas 60 personas por cada mil habitantes que es Pueblo venezolano y que no se siente asociado a clases dominantes tradicionales, sino que se identifica a nuevas posibilidades para el Pueblo, es poder para el Pueblo. Allí en cada una de las Aldeas Universitarias, en cada uno de los rincones y espacios territoriales, lo que está impulsando la Misión Sucre es directa y definitivamente es Poder Popular que lo alimenta para darle cada vez mayor fuerza”.

Enfatizó de igual forma que la educación universitaria “no es solo una oportunidad de aprender algo específico como comunicación social ó gestión social del desarrollo local, ó medicina, no; es fundamentalmente una fuente empoderamiento. Históricamente ha sido uno de los vehículos para legitimar el poder y la fuerza para acceder a los niveles de decisión por parte de los grupos sociales”.

La ruptura de la universidad tradicional se ha producido mucho más en la realidad que a veces en la conciencia pública que aún en menor escala, la sigue asociando con la universidad tradicional que teníamos en la década del setenta. Esa no es la realidad. En la Misión Sucre tenemos más de 200 mil graduados lo cual quiere decir que solamente en graduados y graduadas, el espacio de la Misión Sucre que se comporta totalmente distinto a la universidad tradicional, ya tiene más graduados que muchas de las universidades que tienen más de 100 años en ese tema o al menos tiene un número de graduados comparable”.

 

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz