Hace seis meses Chávez se hizo eterno

 

BTMFSuHCQAAlzknEl día más trágico en la historia de la Revolución Bolivariana será siempre el 5 de marzo de 2013. Específicamente a las 4:25 minutos de la tarde. Poco después, al presidente (encargado para entonces) Nicolás Maduro, le tocó dar la trágica noticia del fallecimiento del Comandante Supremo, Hugo Rafael Chávez Frías.


Texto: CiudadCCS (Miltiño Ochoa)

El impacto de la noticia trajo el recuerdo del 8 de diciembre del 2012, cuando en su última alocución nacional, realizada en el Palacio de Miraflores, lo que fue para muchos su despedida, Chávez expresaba en aquella inolvidable cadena: “Si se presentara alguna circunstancia sobrevenida que a mi me inhabilite para continuar al frente de la presidencia de la República y sobre todo para asumir el nuevo período; repito, si algo ocurriera que me inhabilitara de alguna manera, Nicolás Maduro debe concluir el período. En ese escenario que debería convocar a elecciones presidenciales, les pido desde mi corazón que elijan a Nicolás Maduro como presidente Constitucional de la República”.

Estas palabras fueron las más impactantes de esa cadena, la cual se convirtió en la última oportunidad que tuvo Venezuela de escucharlo y verlo. A los pocos días viajó a Cuba, para proseguir su tratamiento médico.

El gigante Chávez, quien apenas hacía dos meses y unos días había resultado reelecto para su tercer período, soñaba con llegar a ser un adulto mayor, en su natal Sabaneta, rodeado de su familia y viendo crecer su legado: la Revolución Bolivariana.

En Cuba pasó casi cuatro meses. Desde la isla se anunciaron varios informes sobre su estado de salud, procedimientos médicos y resultados en torno al tratamiento.Siempre estuvo acompañado por sus familiares, aliados y amigos.

Previo a su retorno a la Patria, el 15 de febrero, se revelaron varias fotos, donde el Comandante estaba leyendo el diario Granma en compañía de sus hijas Rosa Virginia y María Gabriela, lo que llenó de esperanza a todo el país y buena parte del mundo. Tres días más tarde (18 de febrero) el presidente Maduro anunció sorpresivamente que Chávez había llegado en la madrugada de esa fecha. Inmediatamente fue trasladado al Hospital Militar, para continuar su tratamiento.

El presidente Hugo Chávez nunca dejó de trabajar. Mantuvo reuniones permanentes y prolongadas con su Gabinete Ejecutivo y siempre estuvo al tanto de la situación del país, de acuerdo a lo expresado por los voceros oficiales en repetidas oportunidades.

Pero en la noche del 4 de marzo el ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas, informó una desmejora de la salud del presidente Chávez. Al día siguiente le llegó la inmortalidad al Hijo de Bolívar, quien fue homenajeado por el mundo entero y ahora reposa en La flor de los cuatro elementos, en su siempre recordado Cuartel de la Montaña.

BTRCu5VCcAAZ4Ug

Heredero legítimo

Mientras el pueblo lloraba y recordaba la gesta del Comandante Supremo, comenzó la campaña electoral para los comicios del 14 de abril. En la justa venció el hijo de Chávez, Nicolás Maduro, quien de inmediato comenzó a realizar el Gobierno de la Eficiencia en la Calle.

La reducción de la inseguridad, continuidad de las grandes misiones, creación del Estado Mayor de Salud, el Plan Patria Segura y la política de desarme y paz han sido algunos de sus logros. Según una reciente encuesta de Hinterlaces, 62% de la población respalda la gestión de Maduro y 52,3% espera que su gobierno siga los ideales de Hugo Chávez.

Siembra en homenaje

El colectivo de trabajo Montaraz realizará hoy un homenaje al Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez, en el Huerto comunitario Ezequiel Zamora ubicado en Caño Amarillo. El acto ha sido denominado “Una siembra por Chávez”.

Dicha actividad forma parte de la misión Agro Venezuela que impulsa los cultivos agroecológicos urbanos con el apoyo de la Fundación de Capacitación e Innovación para Apoyar la Revolución Agraria (Ciara). La siembra del colectivo Montaraz será bendecida por el párroco de la iglesia San Francisco, el padre Numa Molina.

Huella perenne del nieto invicto de Maisanta

Hace seis meses dijo adiós aquel hombre que apareció a la luz pública un 4 de febrero de 1992. “Los objetivos que nos planteamos no fueron logrados, por ahora”. Con esta frase se dio a conocer Hugo Chávez a la humanidad. Con él nació la última Revolución del siglo XX y la primera del siglo XXI.

Gobernaba el país en ese entonces (1992) Carlos Andrés Pérez, quien con su paquetazo neoliberal, había destrozado la economía y derramado la sangre del pueblo en las calles el 27, 28 y 29 de febrero de 1989.

Chávez fue a la cárcel de Yare tras la rebelión cívico militar del 4-F, hasta que en 1994 recibió la amnistía de Rafael Caldera. Cuatro años más tarde, en 1998, se postuló para las elecciones presidenciales como candidato del Movimiento V República. Su propuesta principal fue la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Ganó las elecciones ese 6 de diciembre, derrotando a la élite criolla representada por el pacto de Punto Fijo de AD y Copei. En diciembre de 1999 triunfó el referendo para convocar una ANC y un año más tarde nació la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Entre 2002 y 2003 derrotó el golpe de Estado del 11 de abril y el paro petrolero. Arrasó en el referéndum revocatorio de 2004, que terminó convirtiéndose en un referendo ratificatorio.

En 2006, año de las elecciones presidenciales, venció por paliza (62,84% contra 36,90%) al candidato de la derecha (hoy prófugo) Manuel Rosales. Seis años más tarde, en 2012, nuevamente salió victorioso cuando el 7 de octubre fue reelecto con más de 8 millones 191 mil 132 votos (cifra tope de votos registrada para un candidato en Venezuela).

Estas algunas de las marcas indelebles del nieto de Maisanta en la historia venezolana. Pasó invicto y triunfador en cada una de las vicisitudes y elecciones que tuvo que encarar. MO

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz