FOTOS Y VIDEO: Presidente Maduro bautizó obra de Eduardo Lalo, ganadora del Premio Rómulo Gallegos

El presidente de la República, Nicolás Maduro, entregó el reconocimiento y la medalla al puertorriqueño Eduardo Lalo por su obra Simone, que este viernes recibió el Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos en un acto  realizado en la Sala José Félix Ribas, del Complejo Cultural Teatro Teresa Carreño. “En el nombre del Libertador Simón Bolívar quien siempre soñó por un Puerto Rico libre, bautizamos este hermoso libro, lleno de palabras muy puertorriqueñas. Felicitaciones”, expresó el Jefe de Estado. Simone compitió con otros 200 títulos de 17 países.

Texto: AVN

Maduro abogó este viernes porque Puerto Rico pueda convertirse, más temprano que tarde, en una República independiente del imperio norteamericano. “Yo estoy seguro que más temprano que tarde nosotros veremos reverdecer del pueblo que es capaz de parir un escritor como Eduardo ‘Lalo’, la fuerza de la dignidad, de la independencia, y escucharemos en nuestros oídos atentos el nacimiento de una República en Puerto Rico libre e independiente”.

005_fb_6896_1375495676

Simone fue seleccionada como ganadora por parte del jurado calificador, encabezado por el escritor argentino Ricardo Piglia, luego de estar nominada con obras como Arrecife, de Juan Villoro; Desde la penumbra, de la chilena Silvia Lago; Formas de volver a casa, de Alejandro Sandra; y Pájaros sin vuelo, de Mateo Díaz, entre otras.

Eduardo Lalo es creador de otros títulos como Los pies de San JuanEl deseo del Lápiz y el ensayo Los países invisibles(2008), texto galardonado con el premio Juan Gil-Albert Ciutat de Valencia, España.

img_0875a1375491014

Eduardo Lalo junto al ministro para la Cultura, Fidel Barbarito. Foto: AVN

En palabras del autor, la obra que se desenvuelve en la ciudad de San Juan, Puerto rico, con sus calles, bares y oscuridades profundas “se argumenta desde la sutileza del desgarro amoroso y transita dos recorridos fatales: el de entender una ciudad y el desenmarañar lo maldito del amor. Somos humanos, traemos la tragedia y las mayores felicidad a las peores cosas”.

Lalo manifestó este viernes que ningún pasaporte podrá silenciar completamente lo descubierto por millones de hombres y mujeres a través de la escritura. “Ningún pasaporte, ninguna ley imperial, ninguna de las incapacidades históricas de nuestra nación puede destruir o silenciar completamente lo que generaciones de hombres y mujeres han descubierto frente al océano que los separa y los reúne en las palabras que han reunido, cercados por el mar y por la historia”, expresó Lalo tras recibir de manos del presidente Maduro el referido premio.

img_0901a1375491016

Foto: AVN

Lalo agradeció a Venezuela por sacar de su bolsillo su verdadero pasaporte: “aquél que en ninguna de sus palabras me niega o me condena”.

“Esta noche mi pasaporte ya no es una equivocación o una decisión tomada por un extraño, una agenda inconclusa, una incapacidad histórica o un cúmulo de denuncias, sino una forma que generaciones de puertorriqueños se han enfrentado a la violencia de esa historia, al vacío del océano, a su dolor, a su lucha y al fracaso”, agregó.

En su alocución, refirió que el escritor marca la superficie del mundo con sus obras, pues “el texto contrario a las apariencias es una forma efímera” y manifestó que su escritura radica en la reivindicación de “nuestro derecho a la tragedia”.


003_fb_6866_1375495674

“Sobre esa muralla del Castillo del Morro, en San Juan, supe que mi palabra, como la de mi pueblo, como la de tantos hombres y mujeres y pueblos del mundo, se construía cuestionando, luchando, rompiendo los pasaportes que nos había reservado y a veces impuesto la historia”, relató Lalo, quien dijo que a su regreso a su tierra patria recordará la valentía y dignidad de la palabra.

img_0998a1375491019

Foto: AVN

Lalo resaltó venir de una sociedad perpetuamente amenazada de muerte por sus fantasmas, terrores y cobardías, pero que resistió sólo “por la fuerza de sus propias culturas a las imposiciones imperiales del país que domina y seduce desde comienzos del siglo XX”.

“He llegado aquí, ante ustedes, vengo de Puerto Rico, frontera extrema de América Latina, el único país latinoamericano conquistado dos veces, el país al que la administración colonial española le negó la imprenta hasta comienzos del siglo XIX, al que no le permitió crear una universidad por más de cuatro siglos, al que entregó como botín de guerra, como si fuera una hacienda o un cargamento de azúcar, a su nuevo a su nuevo dominador. Soy de ese lugar que acaso vivió la globalización antes que cualquier otra sociedad. Antes de que existiera el término y el conocimiento tanto de sus consecuencias como también de las formas de oponerlas”, expresó.

003_fb_8594_w1375495675

Eduardo Lalo recordó a Oscar López Rivera, quien guarda prisión desde hace tres décadas por su lucha a favor de la independencia de Puerto Rico.

“Oscar López Rivera lleva 32 años en prisión, su libertad está al alcance de una sola mano, de un solo hombre, se consigue con una firma humanitaria, con una firma que será digna para todas las partes. Pertenezco a una larga lista de escritores marginados, cuando no ninguneados, por el peso de un gentilicio que difícilmente se asocia a la grandeza y a la victoria”, sentenció Lalo.

img_0929a1375491017

Foto: AVN

Simone, una historia llena de no-lugares

Minutos antes de iniciarse el evento, el presidente del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, (Celarg), Roberto Hernández Montoya, leyó algunos párrafos de la obra de Lalo como parte de su discurso de apertura al evento. Durante su intervención, Hernández indicó que Simone ejemplifica lo que el antropólogo francés Marc Augé planteaba sobre los “no-lugares”, espacios transitorios que no reunían todas las condiciones para ser considerados como lugares.

006_ls_7378_1375495677

Roberto Hernández Montoya. Foto: AVN

Simone está llena de no-lugares. Quizá los no-lugares más típicos sean los aeropuertos, los centros comerciales, iguales en todo el planeta, sin país, sin raíces, sin identidad,  en donde todos los sabores son los mismos, en donde uno apenas sabe donde está. También ciudades, países y hasta continentes enteros pueden ser no-lugares”, expresó Hernández, quien explicó que el concepto puede trasladarse a América Latina y El Caribe.

“Algunos inmoralizados han dicho que esto no es un país sino un gentío, o que a este país hay que esconderlo”, agregó el licenciado en letras de la Universidad Central de Venezuela, quien citó al poeta Gustavo Pereira para explicar su punto de vista. “Tan invisibles y laboriosos y tan persistentes como las gotas de lluvias y a quienes debo, o tal vez deba decir debemos el papel donde escribo, el lecho donde duermo, el zapato donde calzo, el techo que me alberga y hasta el espíritu que me aliente“.

005_ls_7354_1375495676

013_ls_7444_1375495677

En ese sentido, refirió que “esos seres invisibles” han sido víctimas de la burguesía, que con su ideología se transformó en una fuerza de opresión que se adueñó de las academias, teatros y medios de comunicación, entre otros espacios, y fue allí cuando comenzó a gestarse una serie de signos que dieron paso a lo que la ingenuidad llamó cultura o incluso alta cultura. “Y en eso incurrimos en la ingenuidad de pensar que esa alta cultura no es para los invisibles, en eso nos volvemos cómplices de la burguesía, que sostiene que la miel no se ha hecho para el hocico del burro”, indicó.

img_0966a1375491018

El Presidente Maduro. Foto: Alexander Gómez, AVN

img_0888a1375491015

Foto: AVN

img_0924a1375491017

Eduardo Lalo tras recibir el premio. Foto: AVN

img_0918a1375491016

Foto: AVN

 

004_fb_6875_1375495675

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz