Hace nueve años se develó plan magnicida contra el comandante Chávez

finca-paramilitaresEl 9 de mayo de 2004 fue develado un plan magnicida de la derecha venezolana, apoyado por el entonces gobierno de Colombia, para asesinar al presidente de la República, Hugo Chávez Frías.

En una operación que se efectuó a las 2:30 de la madrugada del domingo 9 de mayo, funcionarios de la extinta Dirección de Inteligencia Policial (Disip) y de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) entraron a la Hacienda Daktari, ubicada en una zona boscosa cerca de Caracas, y detuvieron a 153 paramilitares colombianos, que tenían la misión de acabar con la vida del líder de la Revolución Bolivariana.

Texto: AVN

Quien era el jefe de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), Miguel Rodríguez Torres, hoy ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, explicó en ese momento que el grupo de paramilitares estaba dividido. El primer grupo, conformado por unos 80 o 90 hombres, que estaban mejor entrenados y con mayor experiencia, eran los que pretendían tomar el Palacio de Miraflores.

Los paramilitares eran los encargados de concretar el atentado el 12 de mayo: un grupo élite asesinaría a Chávez durante una cena con banqueros en La Casona (residencia presidencial), un conjunto irrumpiría en los depósitos de armas ubicados en el Comando Regional Nº 5 de la Guardia Nacional y en la base aérea Generalísimo Francisco de Miranda, en La Carlota. Además, un oficial de la aviación secuestraría una aeronave para bombardear la sede del gobierno.

Tras su detención, los detenidos admitieron que la derecha venezolana, con la participación del dueño de la finca Daktari, Rodolfo Alonso –hermano de la actriz cubano-venezolana María Conchita Alonso, radicada en Estados Unidos–, los trajeron a Venezuela para cumplir la “misión” de asesinar al Jefe de Estado.

aramilitaresdaktari1336572182

Sin embargo, la actuación de las autoridades venezolanas permitió la detención de los terroristas, entre los cuales se encontraban al menos tres líderes implicados en numerosos asesinatos en zonas campesinas de Colombia, expertos en “corte de corbata”, una incisión que se hace en la garganta para desangrar a la víctima. Su prontuario de atrocidades también incluía mutilaciones y castraciones.

Entre los implicados venezolanos en esta frustrada acción, de acuerdo con las investigaciones que siguieron a la captura del grupo paramilitar, figura un grupo de políticos, empresarios y el actor Orlando Urdaneta.

Encabezaron el plan Pedro Carmona Estanga, alias “Pedo el Breve”, quien también participó en el golpe de Estado del 11 de abril de 2002; Ovidio Poggioli, participante del Carmonazo; la entonces diputada de Primero Justicia (PJ) Liliana Hernández, el militar Jael Contreras Rangel y el empresario Gustavo Zigg Machado.

Y hoy, a 9 años del fracaso de aquella acción terrorista, el pueblo venezolano se mantiene alerta y vigilante ante posibles acciones de la derecha venezolana contra la democracia y la paz del país.

 

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz