Froila Gil: El cuatro deber una materia obligatoria en la educación básica

Froila-GilCon la declaración del cuatro como Patrimonio Cultural de Venezuela, Froila Gil, una de las voces y rostros de Un solo pueblo, espera que el instrumento se siembre en los corazones de las nuevas generaciones mediante su estudio con una cátedra obligatoria en la educación básica. Gil y su esposo, Jesús Querales, son los dos cuatristas acompañantes de la agrupación que, como muchos músicos de Venezuela, son los que hacen posible que suenen la mayoría de los géneros tradicionales de la patria de Bolívar. La cantante, que ha acompañado al grupo durante 34 de los 37 años que suma, sabe que no es una gran concertista del instrumento, pero está orgullosa de tener un papel secundario para dar el tono a las formas musicales del país, y en especial las que interpreta el grupo.


Texto: Correo del Orinoco (Várvara Rangel Hill, Foto: Manaure Quintero)

“Recibimos esa noticia (la declaratoria) con mucha alegría, con mucha emoción, porque esa es una decisión que debió haberse tomado hace muchísimo tiempo. Todos los venezolanos saben que ese es el instrumento nacional. Gracias a Dios se hizo ahora y he recibido con mucho beneplácito eso, tanto por los que lo tocan como por los que no y que entienden que ese es nuestro instrumento”, declaró al Correo del Orinoco.

Gil está de acuerdo con que el Estado implemente el estudio de cuerpo sonoro de Venezuela desde la educación básica, uno de los propósitos del Ministerio del Poder Popular para la Cultura con la declaratoria que se hizo oficial en abril: “Como grupo y de manera individual nos hemos planteado siempre que debería implementarse una cátedra en todas las escuelas públicas y privadas del país desde la primera etapa de educación básica”, aseveró.

Sostiene que toda persona que pase por una escuela debe salir “tocando cuatro, y saber por lo menos, los aspectos básicos”, como los principales ritmos de Venezuela: el joropo, el merengue y el golpe.

Insistió en que toda niña o niño que egrese de primaria debe saber estos géneros y conocer todos los tonos. “El cuatro es una herramienta importante para toda persona, porque la música la llevamos todos dentro del alma. Nadie puede decir que no, y con un cuatro se pueden hacer muchas cosas por si te ocurre una melodía, o si se te ocurre un pensamiento le puedes poner música, se pueden hacer infinidades de cosas teniendo las nociones básicas del instrumento”, argumentó Gil.

La cantante recalcó que el cuatro debe ser “una materia obligatoria en la educación primaria”. Según la cultora, para aprender a tocarlo se requiere de disposición y perderle el miedo a la ejecución. “Es cuestión de práctica; cuando se agarra el instrumento por primera vez te emocionas de tal manera que no lo quieres soltar. Esa es mi experiencia”.

DESDE CHIQUITICOS

Gil opinó que en las primeras etapas de la infancia las niñas y los niños están en capacidad de aprender música y tocar el instrumento nacional. Contó que su nieto de dos años y medio ya es una promesa del cuatro.

“Agarra el instrumento como si fuera un ejecutante; eso, porque se lo hemos enseñado. Ya tiene las posiciones correctas de las manos. Así como él cualquier otro niño puede, porque todos los niños son brillantes. Así como aprenden a leer, a agarrar el lápiz, a colorear, igualito aprenden el instrumento”, explicó.

La integrante de Un solo pueblo cree que en el país hay suficientes fabricantes de cuatro con capacidad para elaborar los que se requieren en todos los centros educativos de Venezuela.

“En el país hay cualquier cantidad de fabricantes de instrumentos, de luthiers que pueden surtir al país de buenos instrumentos. Y al comprar esas grandes cantidades de cuatros los precios serán muy accesibles”, estimó.

Señaló que en Carora, estado Lara, se concentra la mayor cantidad de fabricantes de cuatro, desde el más básico para el aprendizaje de principiantes hasta los profesionales que se utilizan en conciertos. Por lo general son elaborados con cedro y con tapas de pino, pero pueden ser frágiles para el tratamiento que les puedan dar las y los infantes.

“Hay cuatros con maderas más económicas y accesibles de conseguir”, acotó.

En una reciente visita que Gil realizó a Carora para comprar instrumentos destinados a Un solo pueblo, los fabricantes de instrumentos le manifestaron que tienen problemas para conseguir madera, por supuestas limitaciones que impone la Guardia Nacional Bolivariana. “Es una situación contradictoria ahora que el cuatro es declarado Patrimonio de la Nación”. No obstante, indicó que esta situación no debe ser un obstáculo para que la música popular llegue a los más jóvenes con los acordes del cambur pintón.

“Lo principal, lo más importante, es que el cuatro entre en las escuelas, como materia obligatoria para que haya cuatro de generación, en generación y se mantenga como el instrumento principal, básico de la música venezolana. Esa es la forma más importante para que el cuatro esté en todas las casas de Venezuela”, subrayó.

El objetivo del estudio del cuatro en la educación básica debe ser la conservación y vigencia del instrumento, por excelencia, de la música tradicional. También reconoció que las y los ejecutantes del cuerpo sonoro de madera de Venezuela debe contribuir con su promoción mediante talleres.

POR INICIATIVA PROPIA

Froila Gil aprendió a tocar el cuatro “por iniciativa propia”, cuando tenía 10 años de edad.

“Agarré un cuatro y me gustó. Después mi papá me compró un cuatrico, le di, le di y le di hasta que el cuatrico se fue a pedir auxilio. Después me compré un manual y tenía un amigo que tocaba un poco más que yo, que me enseñó algunas cosas y por amor al instrumento seguí”, recordó la integrante de Un solo pueblo.

SE DEBE MULTIPLICAR LA SIEMBRA

La declaratoria del instrumento típico como Patrimonio Cultura del Venezuela debe servir para “multiplicar” experiencias como el festival de la Siembra del cuatro, una iniciativa del maestro Cheo Hurtado que ya lleva nueve años.

“Tiene casi una década dejando sus frutos”, apuntó Froila Gil, del grupo Un solo pueblo.

Este certamen recorre el país para distinguir a las y los mejores ejecutantes del instrumento nacional, con destrezas en todos los géneros musicales del pentagrama tradicional.

Gil celebró que de este festival han salido nuevas generaciones de cuatristas que han formado agrupaciones que promocionan la música venezolana.

“Una no pierde la capacidad de asombro de lo que se puede hacer con nuestro instrumento”, señaló. Para “hacer eso hay que tener amor por el cuatro, por la música venezolana”; esto “es lo que se quiere, lo que necesitamos que se mantenga”, recalcó.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz