Ni los brasileños están a salvo del acoso de Capriles

Renata Mielli, la segunda de derecha a izquierda (Archivo)

La periodista brasileña Renata Mielli, que ha estado reportando para medios alternativos como Alainet y ComunicaSul su experiencia en las elecciones presidenciales venezolanas, escribió su experiencia en Caracas con la campaña electoral desarrollada por la oposición. “En el segundo día de mi estadía en Caracas, habilité un chip para un celular de Movistar, la empresa de Telefónica en Venezuela. Para eso, me registré con nombre y dirección, y, como soy extranjera, con pasaporte y dirección en Brasil. Me asignaron un número de teléfono. Al día siguiente, menos de 24 horas después de estar habilitado el teléfono, recibí el siguiente mensaje: Quieres ser voluntario de Capriles Radonski? Envía SMS al 212…”


Por Renata Mielli

La disputa electoral en Venezuela está reñida. Tras 14 años al frente del gobierno, es natural que Chávez sufra desgastes en algunos sectores. Muestra de ello es el hecho de que la oposición ha logrado avances desde la última elección, en 2010, cuando el PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) alcanzó 95 diputados para la Asamblea Nacional, contra 61 de la oposición, perdiendo la mayoría calificada de la Asamblea, pero manteniendo la mayoría simple.

El candidato Henrique Capriles se aprovecha de los desgastes del gobierno, utiliza un discurso supuestamente de izquierda para intentar ganar apoyo de sectores populares, diciendo que va a mantener los programas sociales y, a la vez, envía un mensaje a los sectores económicos indicando el fin del “socialismo del siglo XXI”. Cuenta explícitamente con el apoyo de grandes empresas multinacionales y usa todos los medios posibles para intentar una victoria el día 7, entre ellos asediar venezolanos y no venezolanos.

Chávez se apoya en la movilización popular con brigadas en cada esquina que distribuyen materiales de campaña y convocan al pueblo a defender las conquistas de la revolución bolivariana. Se forman filas en las carpas para coger materiales y carteles del comandante.

Asedio electoral, un testimonio particular

En el segundo día de mi estadía en Caracas, habilité un chip para un celular de Movistar, la empresa de Telefónica en Venezuela. Para eso, me registré con nombre y dirección, y, como soy extranjera, con pasaporte y dirección en Brasil. Me asignaron un número de teléfono. Al día siguiente, menos de 24 horas después de estar habilitado el teléfono, recibí el siguiente mensaje: “Quieres ser voluntario de Capriles Radonski? Envía SMS al 212 con *HCAPRILES + Cedula + Correo-y Ya sabes! VOTA SEGURO por Primero Justicia Abajo a la Izquierda”.

Quedé pasmada. ¡Eso que es asedio electoral! A la noche, sintonizando el informativo en el hotel, vi que proliferaban denuncias de las personas que estaban recibiendo mensajes de varios tipos provenientes de la campaña de Capriles. No sólo mensajes, sino también llamadas telefónicas, algunas hasta de madrugada.

Bueno, está claro que las grandes empresas de telecomunicaciones están apoyando la campaña de Capriles. Ok. Pero el esquema electoral del candidato de la oposición va mucho más allá.

Tras mucho trabajo para postear un web-periódico en el Youtube con entrevistas hechas aquí, pasados algunos minutos apareció un banner publicitario en mi canal del youtube con una propaganda de Capriles. Como no creo en coincidencias, inmediatamente entendí el motivo. Al postear el vídeo, seleccioné palabras claves, entre ellas Venezuela elecciones que fueron reconocidas por la publicidad del candidato opositor.

Estos dos episodios dan una pequeña idea de la dimensión de la crispación de la disputa electoral en Venezuela y de la ofensiva de la candidatura de Capriles. En Brasil, ese tipo de propaganda es totalmente ilegal según la Justicia Electoral. ¡Y los medios de comunicación acusan justamente al gobierno de Hugo Chávez de promover un atentado a la libertad de expresión!

Chávez ocupa las calles

Este jueves, día del cierre de la campaña electoral, el presidente Hugo Chávez hace una gran marcha en Caracas. La meta del comando chavista es ocupar las 7 principales avenidas de la ciudad y llevar mucho más gente a la calle del que su opositor llevó el último domingo.

(*) ComunicaSul – Comunicação Colaborativa / Tomado de alainet.org

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz