Develan busto para recordar a Livia Gouverneur, mientras otros tratan de borrarla de la Historia

Foto: CiudadCCS

Este martes, la Juventud Comunista de Venezuela rindió homenaje a la joven Livia Gouverneur, develando un busto de ella en uno de los sitios donde se formó, el Liceo Andrés Bello, justo cuando se cumplen 50 años de su asesinato. El gran Alí Primera la recordó en su canción “Dispersos”, pero la banda de ska Desorden Público versionó la canción cambiando la letra y borrando a Livia, al Chema Saher y a Camilo Torres, en lo que algunos consideran un intento de eliminarla de la Historia.


Texto: CiudadCCS y JCV

Trataron de borrarla de la Historia

Texto: Alba Ciudad

En 2011, la reconocida banda venezolana de ska Desorden Público publicó su disco Los Contrarios, en el cual incluyó una versión de la canción “Dispersos” de Alí Primera. El cantor del pueblo la publicó originalmente en 1973, exhortando a la unidad del pueblo venezolano en la lucha contra el Imperialismo, y haciendo un llamado de atención a aquellos movimientos progresistas que luchaban únicamente por sus propias causas y no por un objetivo común. “Pregunto, ¿por qué nos dividimos? Si sólo alegramos a nuestros enemigos. ¿Por qué nos empeñamos en aislar nuestras luchas? Las luchas que nos deben llevar a la victoria final”, dice Alí en una parte de la canción. “Juntemos nuestros brazos, la Patria lo reclama: la lucha es de todo el que la quiera liberada”.

Camilo Torres

“Dispersos” resalta el ejemplo del sacerdote colombiano Camilo Torres (pionero de la Teología de la Liberación, quien se unió al Ejército de Liberación Nacional, ELN), de la propia Livia Gouverneur y de José Manuel Saher Eljuri, mejor conocido como “El Chema” Saher, combatiente revolucionario venezolano herido por el ejército en Barlovento en 1967, capturado vivo y luego rematado. La versión original de la canción de Alí, dice en parte: “¿Por qué no unirnos? Sí, porque si ya se unieron el fusil y el evangelio en las manos de Camilo. ¿Por qué no unirnos? Y gritamos como hermanos: viva Livia, viva El Chema, agarrados de la mano”.

Desorden Público cambió la letra de esta manera: “¿Por qué no unirnos? Sí, porque si ya se unieron, quienes piensan diferente, pero unen sus caminos. ¿Por qué no unirnos? Y gritamos como hermanos, Venezuela aquí vivimos, agarrados de la mano”.

El cambio causó molestias y fue rechazado públicamente por numerosos cantores populares. Centauro Saher, miembro del Frente de Creadores Militantes, escribió: “Solo a una mente socialmente abstraída y disociada se le puede ocurrir grabar una canción de Alí Primera y pretender cambiar su contenido en cuanto a composición y peso histórico. Esta canción es un llamado a la necesaria unidad del pueblo venezolano para la construcción de una patria buena y nueva, por encima de los partidos políticos y diferencias de formas en la acción, para darnos una Venezuela distinta a la de AD y COPEI. Estoy seguro que Alí para unirnos hubiese suscrito la consigna ‘en Bolívar nos encontramos todos'”.

Por su parte, Horacio Blanco, vocalista de Desorden Público, comentó en una entrevista para la Nueva Prensa de Oriente que la versión de “Dispersos” es un trabajo “muy respetuoso”. Las personas que admiran a Livia, al Chema y a Camilo Torres posiblemente discrepen de su opinión.

Para recordar en el ejemplo la entrega por los ideales ante el peligro de la muerte, la Juventud Comunista de Venezuela (JCV) rindió este martes un homenaje a la joven militante, Livia Gouverneur. Desde el liceo Andrés Bello, en el centro de Caracas, militantes de la Juventud del PCV develaron un busto de la activista asesinada durante una operación para hostigar a agentes contrainsurgentes traídos desde Estados Unidos por el gobierno de Rómulo Betancourt.

Acompañados por dirigentes políticos, familiares de la joven y liceístas del plantel donde Gouvernuer culminó su bachillerato, se rindió un acto para reivindicar la lucha de sectores progresistas durante la persecución instalada en el primer gobierno de la IV República.

Miles marcharon en el funeral de Gouverneur.

“Como Livia cayeron muchos, miles de jóvenes en liceos, universidades e institutos de Caracas, Monagas y Zulia que dieron su vida defendiendo un sueño que hoy vemos con esperanza cómo se realiza. Este busto tiene como objetivo recordarle a los jóvenes cómo éramos tratados en esa época y resaltar la importancia de estar organizados”, señaló el secretario general de la Juventud Comunista, Héctor Alejo Rodríguez.

Para entonces, en 1961, la suspensión de garantías constitucionales decretada por parte del presidente Betancourt había dejado un saldo de 90 muertos, 970 heridos y mil 630 presos políticos, según las cifras oficiales. La profesora Vladimira Moreno, militante de izquierda en la época, recordó que en ese contexto se desarrolló la lucha armada contra las bandas violentas del partido de gobierno.

Moreno reiteró que para ese entonces, luego del Pacto de Punto Fijo, el gobierno de Betancourt encubrió la llegada de agentes cubanos anticastristas para realizar actividades de contrainsurgencia contra la militancia izquierdista.

Gouverneur

Gouverneur participaba en la Unidad Táctica de Combate de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, un grupo armado organizado a raíz de la ilegalización del partido comunista y la continua persecución contra líderes políticos, activistas comunitarios, sindicales y estudiantiles que protestaban contra las políticas del gobierno de Betancourt.

El 1° de noviembre de 1961, Livia y otros jóvenes realizaban labores de hostigamiento colocanto petardos contra los cubanos anticastristas traídos por Betancourt, que se hospedaban en la quinta La Hogareña en Las Acacias. A Livia le tocaba colocar el petardo y accionarlo, pero éste tardó en accionar. Los jóvenes decidieron replegarse, pero entonces un policía municipal que custodiaba el lugar dispara, hiriendo a Livia en la espalda.

Héctor Alejo Rodríguez señaló que en ese entonces los jóvenes luchaban por la gratuidad y el acceso universal a la educación, la salud, la alimentación y la igualdad de oportunidades. “Para mí, Livia Gouverneur es un ejemplo increíble. Luchó por todo lo que es justo, incluso hoy día. No todos hacemos eso, para mí es una heroína”, señaló Alonso Ojeda, de 14 años, y estudiante de segundo año en este liceo.

Más relatos

Diferentes sitios web han publicado relatos recordando a Livia Gouverneur. Destacan los del PCV Carabobo, que resume el contenido de un libro de pronta aparición, y otro publicado por Tribuna Popular y CiudadCCS. “Su breve y fulminante historia -dice este relato- levantó un repudio público que el mismo gobierno no pudo soportar, al desenmascarar la enorme carga represiva del aparato policial bentancourista contra la llama libertaria que prendía todavía en el pueblo venezolano luego de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez”.

“Su muerte ocurrió en una ciudad controlada bajo el toque de queda que ejercía la Digepol y bandas armadas del betancourismo. Las acciones eran dirigidas por personajes siniestros entrenados para ello como Carlos Andrés Pérez, Hugo Soto Socorro, Erastos Fernández, entre otros que prestaron servicio en la Seguridad Nacional de Pérez Jiménez y que luego pasaron a la policía política del gobierno adeco”.

La vida de Livia quedará como fuente de debate, discusión e inspiración para generaciones futuras, en particular en aquellos lugares y momentos en los cuales se cierran a los pueblos los caminos democráticos para emanciparse y lograr sus justas reivindicaciones.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz