El “Truko” musical de Randy Pedrón

Foto: CiudadCCS

Randy Pedrón se fusionó con la calle en 1999. Cuando el siglo XX daba su último respiro, este joven caraqueño se vinculó con el movimiento urbano que nacía en el Paseo Los Próceres. En aquel entonces, los cuatro elementos del hip hop hervían en los alrededores de Los Monolitos. Raperos, disyoqueis, breakdancers y grafiteros hacían vida en un espacio que vio nacer al que años después se convertiría en Truko.

Texto: CiudadCCS

Ese fue el alias con el que se dio a conocer Pedrón cuando se unió al movimiento urbano. “Yo hacía grafitis con el llamado ‘estilo salvaje’, en el que las letras van entrelazadas. Cuando plasmaba mi arte, por la misma forma de las letras que dibujaba, me pareció bien ponerme el nombre de Truko”, contó el artista.

Pedrón relató que durante esa época los muchachos que se reunían en Los Próceres compartían como familia. “Yo estuve vinculado con el grafiti hasta el 2005 más o menos. Aunque siempre improvisaba música. En ese tiempo me alejé de Los Próceres, lo que me llevó a un acercamiento a la gente de La Vega”, indicó.

En esta parroquia capitalina, Pedrón continuó nutriendo sus conocimientos artísticos. Señaló que en esa etapa visitó el llamado Point de La Vega, ubicado en el sector La Veguita. Allí se reunían los exponentes de la cultura urbana del Oeste de la ciudad.

“En La Vega conocí a mi crew (grupo) de grafiti. Nos llamábamos DMG (Destrucción Masiva Gráfica). Todo era más familiar, pues cuando uno forma parte de un crew es como tener una relación personal de pareja. Se debe compartir y tener confianza con todos. Hasta el mismo arte debe ser un reflejo colectivo”, consideró el músico.

SEPARACIÓN Y REGRESO

Después de varios meses en el crew DMG, Truko conoció a la que es la madre de su hijo. A partir de ese momento decidió enfocarse en su relación personal y en sus estudios, por lo que se alejó del mundo urbano. Se tomó un tiempo.

No obstante, explicó que luego de un par de años fuera de la movida artística callejera, unos amigos lo invitaron a una cumbre internacional de hip hop que se realizó en el país. Allí fue a ver a su amigo de infancia Moisés Paredes, mejor conocido como Ardilla. “Me vacilé el espectáculo. Puedo decir que él fue una de mis primeras influencias musicales. Era versátil. Abarcaba tanto temas sociales como amorosos. Me inspiró”.

Entrar en contacto nuevamente con el mundo del hip hop fue crucial para el destino de Pedrón. Ese espíritu urbano que yacía dentro de él se encendió. Justo en ese momento se reencontró con otro amigo de su infancia en la Cota 905, Yoel Pinto, conocido como Profeta.

“Él estaba junto a Osman Poleo, uno de sus panas, metido en la onda del reggaetón. Cuando nos vimos me dijo para hacer música. Y así fue como, en 2008, grabé mi primera canción. Se llama No puedo. Era un reggae fusionado con hip hop”, dijo Truko.

CRECIMIENTO MUSICAL

Después de grabar No puedo, Truko y Profeta lanzaron su canción al ruedo. “La metimos en Internet. La promovimos por esa vía en algunas páginas que apoyaban el talento emergente. La gente empezó a preguntar por nosotros, pues la pieza gustó. Eso nos impulsó y seguimos escribiendo juntos. Empezamos a ahondar en temas más crudos del hip hop”.

En el mismo 2008, Truko y Profeta grabaron también No se equivoquen. Con esta canción se consolidaron en el ámbito urbano. A pesar de que en 2007 ya se habían montado en una tarima por vez primera, fue gracias a esta pieza que se le abrieron puertas. “Fue un éxito. Nos invitaban a todos lados”, acotó.

REVOLUCIONARIO

En 2009, el panorama cambió para Pedrón: Profeta decidió involucrarse con un rap un poco más suave sobre relaciones personales, mientras que él se decantó hacia líricas más sociales. “Me vinculé con el colectivo Hip Hop Revolución (HHR). Aunque ellos siempre fueron mis panas desde La Vega, en ese momento fue cuando me enserié con su movimiento, me identifiqué con sus ideales revolucionarios”.

Dentro de las filas del HHR, Truko dictó talleres a jóvenes y grabó su primera canción de carácter social denominada Re-evolución. “Soy amante de cantar en los barrios. Es inigualable ese contacto que uno tiene allí con la gente”, expresó.

Ya en 2010 comenzó a trabajar en su primera producción musical que denominó Truko.S. En julio de ese año, presentó el álbum en las instalaciones del Núcleo Endógeno Cultural Tiuna El Fuerte. “Contiene todo el hip hop que yo hice, menos el romántico. Lo llamé de esa forma porque cada tema es diferente, es un truco distinto”.

En la actualidad Pedrón dijo que trabaja como productor musical. Esta labor la combina con su gran pasión: rapear.

LUIS R. DONALLE/CIUDAD CCS
FOTOS FERNANDO CAMPOS

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz