“Sólo queremos una vivienda digna”

Foto: CiudadCCS

“Cuando llegamos todo el edificio estaba lleno de escombros. Dormíamos en planta baja. Algunos tenían colchonetas y otros no. Entre todos nos organizamos para cocinar. Fue una lucha bastante dura”, contó Yulimar de Guerrero, una de las primeras ocupantes del edificio Kolster, ubicado en la avenida Baralt. Después de reunirse unas 100 personas con la necesidad de una vivienda digna, el 18 de agosto de 2002 tomaron este edificio.

Texto: Ciudad CCS

Cuentan que al llegar, este lugar estaba lleno de indigentes y basura. Poco a poco los vecinos fueron limpiándolo y acomodándolo. Se organizaron por familia y dependiendo de la cantidad de personas iban ocupando los 20 apartamentos disponibles. A los dos meses formaron la Organización Comunitaria de Vivienda (OCV).

Nunca han tenido conocimiento de quién es el dueño de la propiedad. “Cuando llegamos queríamos pagar por el apartamento, no queríamos vivir fácil, pero nunca apareció un propietario”. El primer problema que enfrentaron como grupo organizado fue la falta de agua. “Nos dirigimos a Hidrocapital en Catia y nos informaron que el edificio tenía una deuda de nueve mil bolívares fuertes y que para poder cancelarla teníamos que conformarnos como OCV. Poco a poco la pagamos”.

Por el condominio se paga una mensualidad de BsF 50 por apartamento. Esto sirve para cubrir los recibos de agua, hacer el mantenimiento de las bombas, la limpieza semanal de las áreas comunes que hace la presidenta de la OCV, y comprar materiales.

Nelson Guzmán, vicepresidente de la OCV, informó que uno de los grandes problemas que tienen es el sistema eléctrico. Actualmente se están reuniendo con la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) para colocar un medidor colectivo, ya que ahora tienen uno por cada apartamento.

Luego de esta ocupación vino la de otros edificios abandonados por parte de quienes no pudieron habitar el Kolster. Dentro de esos edificios están El 26, Ítalo, Ayacucho y El Castillo.

MOVIMIENTO DE POBLADORES

El presidente Hugo Chávez hizo la expropiación de cuatro edificios en el casco central: El 26, Bolívar, El Castillo y Kolster. Esto ocurrió despúes que el Movimiento de Pobladores diera a conocer el trabajo que viene realizando desde hace cuatro años para lograr que al más necesitado se le garantice una vivienda digna.

Al Kolster se le aprobaron los recursos para la compra y reparación de la propiedad. “Ahora es que viene el trabajo duro. Tenemos que organizar y hacer las mesas de trabajo para ver qué se va a hacer con esos recursos”, dijo Guerrero. Tienen pensado discutir proyectos socioproductivos como estampado, confección y venta de ropa, una farmacia social, una barbería, y un Infocentro.

OTRA EXPERIENCIA

Un caso contrario pasó con los ocupantes del edificio Bolívar, ubicado en la avenida Baralt cerca del puente Llaguno. En el año 2001, 40 familias hicieron la toma del edificio. “Vinimos y violentamos un candado. Ahí había puros indigentes que consumían drogas. Todo estaba lleno de escombros, pero por la necesidad que teníamos no nos importó y nos quedamos”, relató Aura Rivas.

A diferencia del Kolster, en esta propiedad la policía mantuvo la guardia durante 15 días. Rivas contó que las amistades eran quienes les pasaban la comida y el agua a través de un balde. “Finalmente un comandante de la Guardia Nacional entró, vio la situación de las familias y se fue tranquilo”.

María Pulido, presidenta de la OCV del edificio Bolívar, informó que gracias al Movimiento de Pobladores la organización está funcionando como debe ser. “Antes estábamos desorientados, ya tenemos quien nos guíe”. Están haciendo diligencias para empezar a pagar los servicios básicos. El Gobierno nacional otorgará recursos para la remodelación de las instalaciones. “Cada familia se encargará de los arreglos en su apartamento”, añadió Pulido.

Crédito adicional en la Asamblea Nacional

La Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional aprobó un crédito adicional por un monto de BsF 2.538.179,70 para la adquisición y remodelación de cuatro edificios ubicados en el casco central de Caracas, que servirán de vivienda a las familias organizadas que actualmente los ocupan.

Los recursos que fueron solicitados por la Vicepresidencia de la República serán transferidos a la Fundación Propatria 2000.

Los inmuebles a ser adquiridos y rehabilitados son el edificio Kolster, ocupado por 20 familias desde hace ocho años; edificio 26, donde habitan seis familias desde hace ocho años; inmueble Bolívar, ocupado por 17 familias desde hace diez años; y el edificio El Castillo, donde conviven 14 familias desde hace ocho años.

Este esfuerzo colectivo por recuperar espacios abandonados como fin social viene a proteger a los ciudadanos que habitan en el país.

Normas de convivencia

Nelson Guzmán, vicepresidente de la Organización Comunitaria de Vivienda del edificio Kolster, informó que todos los vecinos se rigen por varias normas de convivencia. Entre ellas está no permitir el uso de los pasillos para formar relajos o acostarse en el piso, así como no tirar basura en las áreas comunes.

Otra de las normas es que sólo se podrán hacer construcciones dentro de los apartamentos de lunes a viernes hasta las 4:00 pm y los sábados hasta las 12:00 del mediodía. Los domingos está totalmente prohibido realizar algún arreglo que perturbe la tranquilidad de los vecinos. Las mudanzas o fiestas deben ser notificadas con anterioridad.

Lusbi Gutiérrez, vicepresidenta de la OVC del edificio Bolívar, dijo que las reglas se centran en mantener las áreas limpias, los animales dentro de los apartamentos, no hacer bulla después de las 12:00 m, entre otras.

Mensualmente se paga un condominio de 50 bolívares fuertes para la limpieza de las escaleras, compra de cables y bombillos. Para limpiar, los vecinos se organizan por torre y entre todos colaboran.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz