Videos: Cuando a algunos no les conviene recordar la Historia

Foto: Cortesía de Noticias24

Una fuerte disputa se armó este jueves en la Asamblea Nacional, cuando las y los diputados se aprestaron a debatir la Memoria y Cuenta que el Presidente Hugo Chávez presentó el pasado sábado 15 de enero. La disputa tuvo como centro los alegatos del diputado Julio Borges: “La gente que ve este debate por televisión debe estar pensando que esto es la Academia de la Historia y no la Asamblea Nacional, porque aquí todo el mundo está pegado en el pasado, en el resentimiento del pasado”. La respuesta que le dio el diputado Diosdado Cabello, basada justamente en la historia del partido Primero Justicia, le hizo perder a Borges los estribos y casi agrede a Fernando Soto Rojas, presidente de la Asamblea Nacional.

Texto: Alba Ciudad


Los hechos de hoy (10 minutos)


El intento de agresión de Borges a Soto Rojas (1 minuto)

Este jueves, una nueva sesión de debates en la Asamblea Nacional, pautada originalmente para debatir en torno a la Memoria y Cuenta que el Presidente Hugo Chávez presentó el 15 de enero, se convirtió en el centro de la atención para buena parte de las y los venezolanos, ello por la conducta del diputado Julio Borges, del partido de derecha Primero Justicia, quien perdió los estribos luego de una serie de hechos que él mismo inició.

Tras varias intervenciones de diputados del PSUV que recordaban los sucesos que ocurrían en los gobiernos del pasado, Borges inició su derecho de palabra indicando que “la gente que ve este debate por televisión debe estar pensando que esto es la Academia de la Historia y no la Asamblea Nacional, porque aquí todo el mundo está pegado en el pasado, en el resentimiento del pasado”. Julio Borges duró 15 minutos en su derecho de palabra (cinco minutos más de los pautados), usando diferentes cifras para criticar y atacar la Memoria y Cuenta presidencial, con un tono muy distinto al Julio Borges conciliador que se vio apenas el día anterior en el canal estatal Venezolana de Televisión, cuando fue invitado a debatir con Soraya El Achkar, directora del Consejo Nacional de Policía.

“Nosotros sí queremos hablar del pasado”

Al terminar Borges su derecho de palabra, intervino el diputado Diosdado Cabello. “No les gusta el pasado, pero nosotros sí queremos hablar del pasado”, le recordó, para entonces mostrar un cheque por Bs. 25 millones, entregado en 1998 por la petrolera estatal PDVSA a la Asociación Civil Primero Justicia, recibido en aquel momento por Julio Borges, y luego otro por 60 millones de bolívares, también entregado a Borges como contribución de la empresa petrolera. Estos fondos habrían permitido que la entonces Asociación Civil Primero Justicia se constituyera como partido político; el pejotista asegura que los fondos se usaron para crear un sistema de jueces de paz.

“Se refieren al Presidente como Don Regalón y después no quieren que hable de que estan cargados de odio y malas intenciones”, dijo Cabello. Las cámaras mostraron a un Borges muy molesto.

Mientras el diputado pesuvista continuaba su derecho de palabra y cuando aún le restaban 4 minutos para culminar, Borges se acercó al estrado de la Asamblea Nacional, aparentemente exigiendo al Presidente del Parlamento un derecho a réplica. “El diputado Julio Borges se sienta, por favor”, dijo Soto Rojas, siendo ignorado por Borges, quien dándole la espalda se dirigió al resto de los diputados, gritando frases que no fueron captadas por los micrófonos. “¡Se sienta! ¡Fuera del estrado!”

Borges se volteó hacia Soto Rojas y de forma agresiva lo apuntó con el dedo e intentó manotearlo. Un grupo de más de 20 diputados se acercaron al estrado, en un ambiente de gritos que no cedió a la violencia física. La sesión finalizó sin inconvenientes, luego de las intervenciones de varios otros diputados revolucionarios y de oposición.

Cabe destacar que desde el mismo comienzo Borges se mostró agresivo. Al iniciar su derecho de palabra fue bastante grosero, dirigiéndose a Fernando Soto Rojas, presidente del Parlamento, y diciéndole: “Espero que nos dé el tiempo que nos corresponde” (de 10 minutos). El veterano político y ex combatiente guerrillero le respondió: “¡Te voy a dar a ti 20 minutos! (…) Tiene 20 minutos, diputado; yo tuve 60 años esperando”.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz